La radionovela de la SER sobre Camps, su mujer y El Bigotes

La radionovela de la SER sobre Camps, su mujer y El Bigotes

(PD).- La Cadena SER se supera día a día. Para dar la noticia sobre las supuestas conversaciones de Camps con El Bigotes no sólo han recreado el diálogo con tres redactores-actores. Ha presentado la parodia con la sintonía del «Teatro del aire«.

La SER -que afirma haber dejado a Camps «muy tocado» y en un alarde creativo a medio camino entre la zafiedad y el chiste- ha montado un simulacro de diálogo, con ribetes teatrales y supuestos acentos, en el que se usa como guión el texto filtrado a El País desde el Ministerio del Interior.

Uno hace el papel de Francisco Camps, otro imita a su mujer y un tercero a El Bigotes. Todos muy engolados y tratando de dar la impresión de que la conversación es real.

El primero en lanzarlo al aire fue el informativo Hora 14, dirigido y conducido por José Antonio Marcos, que destaca en la emisora del Grupo PRISA por su fe zapateril y su aversión a Esperanza Aguirre y todo lo que se refiere al PP.

Lo más chusco fue la introducción. De forma grotesca, Marcos dio paso a la representación de la información estrella de PRISA precedida del histórico indicativo que decía:

«La Sociedad Española de Radiodifusión presenta… el teatro del aire».

Eran los años de la posguerra. Tras ese indicativo, media España escuchaba el Don Juan Tenorio, Ama Rosa y otras radionovelas interpretadas por voces de primera. El cuadro de actores de Unión Radio poco tiene que ver con el doblaje que han llevado a cabo los redactores de PRISA.


La presentación de la «exclusiva», fruto de una filtración policial y judicial, fue reproducida también en «Hora 25» para gran alborozo de casi todos los tertulianos -en su inmensa mayoría afectos al «régimen»- que participan en ese programa nocturno.

Suponiendo que Francisco Camps hubiera aceptado esos regalos de Alvaro Pérez , alias «El BIgotes», y no los hubiera devuelto como indican fuentes de toda solvencia a Periodista Digital, habría que demostrar que ello facilitó la obtención de contratos, de lo cual no hay constancia alguna.

Es pues evidente que existe una gran desproporción entre la trascendencia penal, bastante limitada, y el enorme escándalo político que el juez Garzón, un sector de la Policía Judicial, el ministro Pérez Rubalcaba, el Grupo PRISA y los medios más visceralmente pro-PSOE están montando para eorisonar la carrera política del presidente de la Generalitat de Valencia.

Hay que destacartar que Mariano Rajoy -de forma clara y tajante- volvió a respaldar a Camps este jueves:

«Nadie se complica la vida por tres trajes»

El comentario tiene todo el sentido común del mundo.

El considerable daño político que la difusión de estas conversaciones con Alvaro Pérez ha hecho a Camps plantea la cuestión de quién está interesado políticamente en desacreditarle.

Periodisticamente, no se puede reprochar a El País que haya publicado la filtración. El embrollo es sin duda relevante informativamente, aunque revela una evidente y escorada intencionalidad política. Llama la atención la persistencia, vesanía y relevancia que dan a este asunto, en el que el director Moreno y sus redactores tienen la sensación de «haber mordido«.

Cuestión aparte, por lo ridículo es lo de Marcos, Delkader y los «titiriteros» de la SER.

En cualquier caso, lo relevante es que la persona o personas que han proporcionado a El País la transcripción de esas conversaciones han cometido un delito de revelación de secretos, castigado con multa y pena de inhabilitación, más grave que el del que se le acusa a Francisco Camps.

Sólo hay cuatro instancias que han tenido acceso a la totalidad del sumario: el juez Garzón, la Fiscalía, la Policía Nacional y el Tribunal Superior de Justicia de Valencia, que es quien instruye el caso y, por tanto, debería investigar la filtración.

Curiosamente, el Tribunal Superior valenciano advertía ya el pasado día 21 de abril que, a la vista de anteriores filtraciones, se veía obligado a recordar a todas las partes que están obligadas a respetar el secreto del sumario y que su vulneración es un delito tipificado en el Código Penal.

Es evidente que el delito se ha consumado, por lo que el Tribunal Superior debería abrir hoy mismo una investigación penal. La Generalitat apuntaba este jueves a la Policía Nacional, lo que sería extremadamente grave porque supondría que el Gobierno ZP está utilizando a esa institución para desacreditar a un rival político.

UN TIPO LLAMADO «EL BIGOTES»

Álvaroz Pérez Alonso, ‘El Bigotes’, antes de ser el flamante director de Orange Market, una de las empresas involucradas en la trama de corrupción investigada por el juez Garzón, tuvo un pasado de lo más peculiar.

Peréz Alonso, uno de los detenidos en la ‘operación Gürtel’, es sobrino político de Andrés Pajares (por su ex mujer Chonchi Alonso), al que representó como mánager durante varios años, y con el que rodó títulos como ‘Los bingueros’ o ‘Yo hice a Roque III’, junto a Fernando Esteso.

Cuando los negocios le empezaron a ir viento en popa, dejó la representación artística y se dedicó a organizar actos políticos por toda la Comunidad Valenciana. Su mayor éxito fue el gran mitin electoral de Mestalla que puso en bandeja de plata la Presidencia del Gobierno a José María Aznar.

A pesar de que -por órden directa del Mariano Rajoy- el PP nacional dejó de trabajar con «El Bigotes» en 2004, en la Comunidad Valenciana se siguió confiando en sus servicios. Incluso se le encargó el acto central de la última campaña electoral en Valencia, el pasado 7 de marzo de 2008.

De sus contactos se benefició y bastante su mujer, la actriz y ‘mamachicho’ Noemí Ramal, que llegó al centro de producciones de Canal 9 en Burjassot de la mano de su marido. Y en muy poco tiempo se convirtió en una figura dentro de la cadena, hasta que en 2008 dio la ‘campanada’ presentando, junto al veterano Paco Nadal, las uvas de fin de año de la televisión autonómica.

Álvaro Pérez es una persona que difícilmente pasa desapercibida. A sus llamativos bigotes, este fumador de puros habanos y amante de las motocicletas añade una imagen de tipo con muchos «amigos».

Entre sus amistades madrileñas se contaban el yerno de José María Aznar, Alejandro Agag; el ex secretario del presidente del Gobierno Antonio Cámara; y el financiero Juan Villalonga.

OFERTAS ORO

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 41 Y EL 50% !!!

Una amplia variedad de las mejores ofertas de nuestra selección de tiendas online

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído