Los ‘erectos’ principios de El País

Los ‘erectos’ principios de El País

(PD).- ¿Legitima la fama o el poder cualquier acceso al ámbito de lo íntimo? El País siempre defendió que la intimidad es un derecho y no tuvo reparos en atacar a la prensa rosa cuando los paparazzi se pasaban tres pueblos. Pero esos derechos pueden volar por el aire si el buque insignia de Prisa decide ir a por un rancio plutócrata como Berlusconi. ¿Se hubieran ensañado con Aído o con Zerolo de tener un material similar en su poder? ¿Seguirán pontificando sobre el derecho a la intimidad luego de que Berlusconi anunciara que los empapelaría por mostrarle ‘empalmado’ en su piscina?

Para empezar, ni una sola de las imágenes prueba comportameinto delectivo alguno por parte de Berlusconi. Ni siquiera tienen «contenido político».

El argumento, muy «periodístico», de que cualquier diario del planeta las hubiera publicado tiene poca entidad moral.

Se escandalizaron con el «periodismo de chequera tienta» que practican los tabloides británicos. Se horrorizaron con el asedio de la prensa rosa francesa a la ex candidata socialista a la presidencia de Francia Ségolène Royal… Y no les tembló el pulso a la hora de ser los inquisidores del mal gusto y los defensores del derecho a la intimidad. Al igual que Pedrojota, se la agarran con papel de fumar.

¿Se está contaminando de amarillismo la prensa seria? ¿Se está deslizando El País por la pendiente de la frivolidad? Se lo preguntaba la mismísima defensora del lector del diario de Prisa a propósito de las fotos de Carla Bruni y Letizia. Los dos culos subiendo las escaleras, vamos. El periodismo serio se sonrojaba por imitar a la prensa rosa. ¿Qué les dirá este fin de semana Milagros Pérez Oliva a sus lectores cuando le pregunten por las fotos de Berlusconi en pelotas? ¿A qué artículo de su sacrosanto Manuel de Estilo nos remitirá para defender ese ataque por tierra, aire y mar a un político que quieren destruir a toda costa?

Nuestro admirado columnista del diario de Prisa Enric González también pontificaba recientemente sobre los límites de la intimidad:

«La intimidad, como la dignidad, ya no forman parte de la esfera moral, sino de la económica. No son valores, sino mercancías, lo que explicaría su banalización».

Lo que él llama «oferta de intimidad ajena» ha fomentado, en su opinión, «el voyeurismo colectivo». «Los mismos afectados por un acontecimiento terrible, y pienso en el padre de Mari Luz, -recalcaba el periodista a Efe- son partidarios de la explotación comercial, en la creencia, muy comprensible, de que una recreación en la pantalla (de su tragedia) ayudará a que no se repitan desgracias de este tipo y a mantener la memoria de la persona desaparecida».

Pero ver a Berlusconi montándosela con señoritas no es voyeurismo. No. Es otra cosa porque la izquierda se siente legitimada a traspasar todos los límites cuando se trata de destruir al oponente.

Ya encontrarán la coartada para explicarnos que eso no es ni mercancia ni banalización. Que eso no es periodismo basura. Tendrán que demostrarlo en los tribunales. Berlusconi quiere ‘vendetta’.

Topolanek: «El que está en pelotas soy yo, pero es un montaje socialista»

Durante un viaje oficial a Washington en febrero de 2008, Mirek Topolanek, quien había sido ministro de la República Checa desde agosto de 2006 a marzo de 2009, recibió un regalo del entonces presidente de Estados Unidos George W. Bush. Se trataba de una pulsera de goma con la palabra «Cambio», en referencia al régimen de Cuba.

Topolanek mostró su pulsera ante los fotógrafos en Estados Unidos y al llegar a su país no se la quitó. Meses después, Topolanek viajó a Italia y fue invitado por el primer ministro italiano a su finca de Villa Certosa, en Cerdeña.

En las fotos que publicó este viernes El País y que fueron difundidas por los principales medios checos aparecía un hombre desnudo con lo que parecía ser también una pulsera blanca en el brazo derecho.

El diario digital checo Aktuálne.cz difundió la siguiente declaración en boca del ex primer ministro:

«Soy yo el que aparece en la fotografía. Pero es una fotografía retocada. No es auténtica».

En ningún momento concretó Topolanek en qué consistía el retoque. En Dnes, el diario de mayor tirada del país, Topolanek arremetió contra sus supuestos enemigos:

«No sabía que las elecciones europeas fueran tan importantes como para que los socialistas las utilizaran para ataques ridículos y para manipulaciones. Evidentemente, se trata de un fotomontaje. Por otro lado, lo considero como un ataque brutal contra mi intimidad: se trataba de unas vacaciones privadas. No lo veo como si fuera algo malo o comprometedor».

Topolanek añadió:

«El hecho de que El País, un diario de la izquierda, publique las fotografías el día de las elecciones [en la República Checa se celebran los sufragios europeos durante las jornadas de ayer y hoy] por supuesto que da pie a la especulación de que forma parte de una campaña izquierdista. Vamos a pensar en los pasos jurídicos, pero en estas situaciones es muy complicado. Probar que se trata de un fotomontaje será muy complicado. Pero no me sorprendería, porque son capaces de todo».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído