¿Por qué Berlusconi gana siempre y los italianos le perdonan todo?

¿Por qué Berlusconi gana siempre y los italianos le perdonan todo?

La pregunta trae de cabeza a media Europa. ¿Dónde reside el supuesto encanto de Silvio Berlusconi? La duda angustia de forma especial a sus mútiples crticos en estos días, coincidiendo con la publicación en El País de una serie de fotos que muestran al desnudo las fiestas repletas de ninfas que se celebran la villa de Il Cavaliere en Cerdeña.

Por muy discutible que –desde la ética periodística– sea la difusión de esas imágenes íntimas en uno de los grandes rotativos mundiales, la realidad es que obligan a analizar el asunto a fondo y abren enormes interrogantes:

¿Por qué los italianos le perdonan todo a ‘Il Cavaliere’? ¿Pero cómo demonios es posible? ¿De qué manera se explica? ¿Qué diantres les pasa a los italianos?

La explicación que da el sociólogo Giuseppe De Rita, quien lleva 45 observando y diseccionando las conductas de sus compatriotas desde el instituto Censis y a quien ha entrevistado para El Mundo la periodista Irene Hernández Velasco, es que Berlusconi personifica la idea de que el verdadero valor de una sociedad moderna es ser uno mismo.

«Su gran mérito ha sido el de subirse a un nuevo y largo ciclo histórico-cultural. En sus discursos electorales siempre insiste en que es él quien garantiza a los italianos la libertad de ser ellos mismos. Su mensaje es: «¿Quieren ser ricos?, ¿quieren ser internacionales?, ¿quieren ser de los que se van de putas? Pues yo les garantizo la libertad para serlo. Yo personifico eso, yo también soy alguien que quiere ser uno mismo»

Sobre la «affaire» con Noemi, la joven de 18 años con la que se relaciona a Berlusconi y que habría provocado la dimisión del primer ministro en cualquier país occidental, Giuseppe de Rita afirma:

«El italiano medio considera, y lo digo en términos brutales, que la mayor parte de las chicas de 15 y 16 años son unas pequeñas putillas… Porque se hacen un book con la esperanza de convertirse en modelos, porque se exhiben en las discotecas, porque van por ahí demasiado arregladas y con poca ropa… La idea de que Berlusconi haya podido ir a una fiesta con una chica de 18 años no escandaliza a nadie».

Algo similar ocurre con sus probelmas judiciales, porque cada 100 personas que entran por la mañana en un Palacio de Justicia, 80 salen enfadadas: porque consideran que el fallo ha sido injusto, porque la próxima vista se ha fijado para dentro de dos años, porque el proceso ha sido reenviado…

Entre la gente existe la idea de que la Justicia no es limpia. Y Berlusconi es muy hábil manejando esa situación y presentándose como alguien perseguido por ella.

La realidad es que durante una década de visitas, de fiestas y de escapadas, casi todas ellas, y otras muchas más, habrán pasado lógicamente por Villa Certosa. Los mejores cuerpos de Italia. Las caras más inocentes y bonitas.

Aspirantes a modelos, actrices, vedettes, majorettes, presentadoras. Muchachas jovencísimas, de 17 y 18 años hasta 28 o 29, no más: mariposas recién salidas de la crisálida familiar que han entrado a formar parte del harén del jeque.

La política-espectáculo de Berlusconi, su talante personalista y plebiscitario, su fascinación de magnate generoso y mujeriego, han seducido durante tres lustros a las masas de televidentes y votantes italianos con sus chistes, su estilo machista, sus meteduras de pata, su ascenso social, sus triunfos electorales, incluso las victorias y los fichajes de su equipo de fútbol (esta semana paralizó la comunicación del fichaje de Kaká hasta el lunes para no dejarse un solo voto).

Todo eso forma parte natural de su bagaje a-político y a-cultural, de su populismo abierto y mundano, que paradójicamente se apoya a la vez en un no-programa no-político, tradicionalista y católico, lejanamente inspirado en la trinidad «Dios, patria y familia».

Villa Certosa -como explica Miguel Mora en El País– es el símbolo de estatus del Cavaliere más discreto, su refugio no sólo nuclear.

Es su tesoro, su secreto mejor guardado, el lugar donde este hombre de casi 73 años, multimillonario y prepotente, simpático y mediático, recibe a sus amigas y amigos, celebra consejos de ministros informales, cierra o prepara negocios o hazañas políticas, agasaja a los líderes de la derecha mundial, cuida de sus crisálidas, sienta a sus velinas en las rodillas y las pasea en el carrito del golf por el parque, zona militarizada y secreto de Estado desde 2006.

Según narran las fotos de Antonello Zappadu difundidas por El País, Villa Certosa es también el lugar donde el magnate megalómano, el personaje excesivo, cómico y mitómano se olvida del abuelo que es (y que se alejó hace una década del dormitorio conyugal) y se convierte en macho otra vez, en el jeque del harén, en el Super-Silvio moreno perpetuo, y operado (también de la próstata), mientras Italia susurra preocupada que toma demasiado viagra y que sus médicos temen por su corazón.

Y El País publica fotos y consigue un tráfico en Internet que quita el hipo, aprovechando el morbo, como haría la prensa rosa más descarada o cualquier programa cutre de televisión basura.

Como subraya el columnista del diario de PRISA, Enric González, escribiendo en El País sobre los límites de la intimidad:

«La intimidad, como la dignidad, ya no forman parte de la esfera moral, sino de la económica. No son valores, sino mercancías, lo que explicaría su banalización».

¿UNAS FOTOS DE INTERÉS GLOBAL?

Consciente de la polémica que suscita la publicación de semejantes fotos, de nulo inte´res político y mucho morbo sexual, el diario El País se ha apresurado a airear que el asunto ha sido acogido con expectación en cientos de medios internacionales.

La publicación de las fotografías suscitó tal interés, que el tráfico de visitas a Elpais.com se incrementó en un 300%, con el triple de usuarios que un viernes normal: en total, 3.570.000, récord absoluto de visitantes en un día.

El tráfico procedente de Italia, que habitualmente representa un 1% de la audiencia total, alcanzó cotas próximas al 20%, con más de 700.000 usuarios.

Por primera vez, el porcentaje de usuarios de fuera de España (72%) superó ampliamente el tráfico nacional (28%). Entre ellos, destacan más de 175.000 visitantes de la República Checa (un 5% del total), que un día normal sobrepasan apenas los mil.

«Fotos picantes publicadas», titulaba el alemán Bild Zeitung, el de mayor tirada de Europa. El estadounidense The Washington Post, la cadena británica BBC, el francés Le Monde, el argentino Clarín, el colombiano El Tiempo… En total fueron más de 200 medios digitales extranjeros los que enlazaron a sus páginas la información de las fotos.

El semanario estadounidense Time entrevistó al director de la revista romana Internazionale, Giovanni De Mauro, quien dijo que la decisión de El País de publicar las fotos es similar a la de los periódicos británicos de imprimir los detalles de los gastos de la ministra de Interior del Reino Unido, Jacqui Smith, en películas pornográficas para su marido, o los gastos de parlamentarios en muebles para sus casas, revelaciones que han provocado varias dimisiones en cadena:

«No tiene por qué ser perseguible criminalmente, pero cuando alguien elige ser político, tiene que aceptar la transparencia plena».

El prestigioso semanario estadounidense añadía en su análisis:

«El contexto explica por qué este trabajo propio de paparazzi fue adquirido por el periódico más importante de España, y está dando la vuelta al mundo por Internet. La prensa ha especulado durante semanas sobre la vida privada del primer ministro italiano después de que su esposa presentara el divorcio, diciendo que no podía soportar estar casada con alguien que ‘frecuenta a menores'».

Il Giornale, el periódico de la familia Berlusconi, denunció la actitud de los medios de información extranjeros titulando:

«Cabareteras y mentiras: cómo insultan a Italia».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído