Juan Manuel de Prada: «La izquierda impuso un orden moral y social que la derecha acata»

Miguel Pato y Ana Avellano (PD)-. En su nuevo libro «La Nueva Tiranía» (Ed. Libros Libres), con el sugerente subtítulo de “El sentido común frente al Matrix progre”, analiza la mutación que ha experimentado la izquierda desde la caída del Muro de Berlín hasta anular casi al completo el margen de acción de la derecha.

Juan Manuel de Prada explica cómo al nacer la izquierda trata de erosionar el orden cristiano. Para eso, frente a los dogmas cristianos propone otros alternativos. Sucede que esa estrategia se tambalea y tras la caída del muro de Berlín la izquierda realiza una maniobra inteligente.

“Generan un nuevo campo para la acción política que se caracteriza, no por la presencia de dogmas alternativos, por la falta de los mismos. ‘No hay dogmas, lo que hagáis estará bien hecho”.

Ese mensaje cala en la sociedad de finales del siglo XX y siglo XXI y se produce un fenómeno curioso.

“Mientras la izquierda admite su derrota en el ámbito económico y acepta el orden establecido por la derecha, a cambio, introduce un orden moral y social que la derecha acata.”

Para Juan Manuel de Prada, en cuanto es aceptado ese nuevo orden moral y social todo debate de ideas está perdido.

“La derecha juega con reglas que marca la izquierda por eso lleva todas las de perder.”

“La derecha sólo podrá establecer un verdadero debate desde el momento en que se niegue a aceptar el ámbito de polución ideológica donde la ha situado la izquierda. Así será capaz de proponer reglas de juego, principios, alternativos.”

EL OFICIO DE ESCRIBIR

Es una compilación de más de diez años de artículos en los que su autor (ahora con el paso de los años) descubre en ellos la coherencia de una determinada concepción de la vida. Para un escritor como Juan Manuel de Prada que se define con vocación polemista no son más que el fruto de interpretar la época que le ha tocado vivir.

“Un polemista trata de crear contradicciones con la realidad de su tiempo y creo que es la única posición del escritor. Yo no creo en el escritor que se adhiere al espíritu de su época. Uno es escritor para rebelarse contra el espíritu de su tiempo”.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído