Gustavo de Arístegui: «El PSOE ha sido excesivamente tibio con el brutal régimen iraní»

Gustavo de Arístegui: «El PSOE ha sido excesivamente tibio con el brutal régimen iraní»


Miguel Pato (PD)-. Gustavo Arístegui, portavoz del Partido Popular en la Comisión de Asuntos Exteriores subraya que en ningún caso la comunidad Internacional puede sustituir la voluntad del pueblo iraní. Lo que sí tiene que hacer, a su juicio, es protestar, condenar, vigilar lo que está ocurriendo. En el marco de la Unión Europea, Arístegui alaba las “valientes palabras” de Alemania o Francia pero considera inadmisible la tibieza del Gobierno de Rodríguez Zapatero.

Algunos expertos en información internacional afirman que Irán será el escenario de la próxima guerra. ¿Le podemos quitar hierro a esta frase o tenemos que estar muy alerta?

Esperemos que se equivoquen en muchas cosas. Lo que sí os puedo decir es que lo que está ocurriendo en Irán no se había visto desde el año 1979. Es de una extrema gravedad.

La represión indiscriminada, sanguinaria y brutal que está haciendo el régimen contra los opositores que se están manifestando pacíficamente es algo que no tiene precedentes en el país en los últimos 30 años. Demuestra el agotamiento de un régimen.

En el reverso de este conflicto están de nuevo fuentes de energía fósil como el crudo y el gas natural. ¿Hay que buscar las razones del enfado de Occidente en el hecho de que el Gobierno actual haya nacionalizado ambos recursos?

La preocupación Occidente con Irán no estriba, en absoluto, en eso. En este momento hay fuetes alternativas de hidrocarburos en el mundo entero (África occidental, Brasil, Golfo de Guinea…).

Y Occidente no tiene enfado sino preocupación. Todas las democracia avanzadas de Occidente están preocupadas por el desafía nuclear iraní. Yo no estoy en contra de la energía nuclear pero en Irán este programa tiene esencialmente un objetivo dual: civil y militar. ¿Dónde está la necesidad de tener un programa de uso dual? No tiene ni pies ni cabeza.

Toda comparación es odiosa pero por ejemplo, la reacción internacional contra Corea del Norte que ha publicitado abiertamente su potencia nuclear militar ha sido mucho más tibia que con Irán.

Eso no es verdad. Corea del Norte es un régimen completamente aislado, un régimen paria en el mundo, un anacronismo absolutamente inusitado… Corea del Norte no tiene relaciones reales con ningún país serio del planeta.

Además, Corea del Norte estuvo a punto de entrar en guerra con EEUU en 1994. La gente tiene la memoria muy corta.

¿Cómo entender el discurso de Obama en Egipto aplicado a este contexto?

Hay que diferenciar. Por un lado está el discurso de Obama al Islam moderado (que es la aplastante mayoría) y otra cosa es meter en el mismo apartado al régimen islamista radical ultraortodoxo que representa el régimen iraní.

Entonces un encuentro con el Islam moderado, que es la principal víctima del islamismo radical y el yihadismo, es importante. Otra cosa, mucho más preocupante es que a los radicales no les va a gustar nada ese acercamiento entre las principales potencias del mundo y el Islam moderado porque eso es, precisamente es lo que a ellos les coloca en una posición excéntrica, radical…

¿Cómo cree que está moviendo la UE en este asunto?

Algunos países de la Unión Europea como Alemania, Francia o Reino Unido han hecho unas declaraciones extremadamente valientes. Creo que otros han sido lo contrario, excesivamente tibios.

Por ejemplo, nosotros estábamos pidiendo de forma muy discreta al Gobierno que elevase el tono de su condena a esta represión brutal. Porque lo que no se puede es, como ha hecho el Partido Socialista, simplemente lamentar las muertes, hay que condenar que hay más de 40 muertos en Irán. No se puede quedar uno en lamento de esas muertes. Son palabras excesivamente tibias.

¿Cree posible una salida diplomática al conflicto en Irán?

¿A una crisis provocada por un fraude electoral y contra el que están el 80% de los iraníes? ¿Qué diplomacia cabe ahí? ¿Hay que negociar con los de fuera que se acepten los resultados? Eso no va a ocurrir, no lo aceptaría el régimen.

La comunidad internacional lo que puede hacer es protestar, condenar, vigilar lo que está ocurriendo. En ningún caso puede sustituir la voluntad de los iraníes.

La voluntad de los iraníes se mostró en las urnas. Fue burlada. Ahora hay protestas de indignación por la burla que ha sufrido esa voluntad. Lo que tiene que hacer el régimen iraní es respetar la voluntad de su pueblo manifestado de forma clara en las urnas, recontar las papeletas de nuevo o convocar unas nuevas elecciones. Esto sería lo más lógico y justo. Y convocarlas con observadores internacionales independientes que no permitan la manipulación tan fragrante y vergonzosa que se ha producido en estos últimos días.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído