Raúl del Pozo asegura que García se ha dado hasta diciembre para pensarse si sustituye a Losantos

Raúl del Pozo asegura que García se ha dado hasta diciembre para pensarse si sustituye a Losantos

(PD). Sonaba el río y llevaba agua. Coronel de Palma ha ofrecido a José María García sustituir a Losantos al frente de La Mañana de la Cope. El propio García se encargó de desmentirlo, pero Raúl del Pozo insiste: «El que convirtió la Liga de fútbol en las Cruzadas, cuando su palabra incendiaria cotizó en Bolsa, solía levantar las emisoras con sus predicaciones nocturnas. Por eso le llamaron; escuchó la propuesta y luego dijo que no quería ser sustituto de nadie, que esperará hasta diciembre para contestar». ¿Está esperando García para coger el testigo a Nacho Villa si este no consigue mantener buen nivel de audiencia?

Según se ha publicado, Alfonso Coronel de Palma, presidente de la Cope, le ha ofrecido a José María García hacerse cargo del programa que hasta ahora ha presentado y dirigido Federico Jiménez Losantos. Tras se publicada la noticia, el propio García se encargó de desmentirlo.

Raúl del Pozo, no obstante, tiene otra versión de la historia. El columnista de El Mundo cuenta así la decisión de los obispos de poner en la calle al periodista:

El cardenal Tarsicio, el que piropeó al esqueleto de púrpura, llegó a España y los poderes le pidieron que interviniera Su Santidad para callar a Federico. Bertone contestó como suele hacerlo el Vaticano: los caminos de Dios son inescrutables. Ya habían coaccionado a Roma un embajador, una vicepresidenta, un cardenal primado y hasta el presidente del Real Madrid. El purpurado insistió en que la Iglesia ampara la libertad, pero cuando se iba a Barajas, en la autovía escuchó La mañana y dijo: «Hay que cesarlo inmediatamente». Se quedó asombrado ante la erupción de una garganta, las sátiras venenosas contra Fraga, el alcalde, Ambiciones y el cardenal primado.

El hijo de un zapatero de Orihuela del Tremedal desde el cabaré político, sin bailarinas, logró el cenit de un periodista: que lo sentaran en el banquillo todos los poderes del Estado.

Después da la noticia:

Mientras Federico afila los cuchillos para su segunda salida, García hacía footing y le ocurrieron dos cosas: le picó una avispa y le llamó un cura, sucesor de don Bernardo. Le ofrecieron La mañana. El que convirtió la Liga de fútbol en las Cruzadas, cuando su palabra incendiaria cotizó en Bolsa, solía levantar las emisoras con sus predicaciones nocturnas. Por eso le llamaron; escuchó la propuesta y luego dijo que no quería ser sustituto de nadie, que esperará hasta diciembre para contestar. García ha llegado a ganar 2.000 millones de pesetas al año, casi más que Cela en toda su vida, pero a los obispos les gusta; tal vez porque es católico practicante y, tal vez, el mejor reportero de todos los tiempos.

Y concluye:

Pero qué será de las Federicas en otoño.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído