Carlos A. Montaner: «No sé si era mejor la OEA cuando era un organismo inútil o ahora que actúa»

Carlos A. Montaner: "No sé si era mejor la OEA cuando era un organismo inútil o ahora que actúa"

Ana Avellano (PD).- Muchos creen que lo sucedido en Honduras ha sido no un golpe militar sino un legítimo freno a los intentos de Chávez de minar la democracia en la región. El periodista y escritor cubano Carlos Alberto Montaner, constata que empieza a haber «una resistencia que antes no existía en toda Latinoamérica contra el chavismo».

Honduras se encuentra dividida hoy más que nunca. La expulsión de Zelaya del país el pasado 28 de junio partió la opinión pública hondureña casi a la mitad. ¿Qué valoración hace del golpe de Micheletti?

Zelaya empieza por incumplir la ley. El Tribunal Supremo y el Tribunal Electoral se enfrentan con él en el Congreso.

Hay una fuerte resistencia al chavismo y al continuismo, es decir, a que se pudiera elegir otra vez a Zelaya o cualquier otra persona de forma indefinida.

Pero también los militares que lo sacan del país violan la ley. Los militares argumentan que en las condiciones reales de Honduras es imposible mantener en la cárcel a alguien que puede generar una un conflicto de otra índole.

La aceptación de Óscar Arias como mediador es fundamental porque es quien puede ofrecer un pacto entre Zelaya y Micheletti.

¿Chávez y Castro han sido los grandes derrotados con este golpe?

La salida de Zelaya y la eliminación de las posibilidades de que Honduras siga por la senda del chavismo es una derrota para ellos. Empieza a haber una resistencia que antes no existía en toda Latinoamérica que configura un bandazo hacia el centro-derechas de toda América Latina. Esto es una mala noticia para Chávez.

Escuchar a Raúl Castro diciendo al ejército americano que intervenga hace que parezca una comedia de errores y locuras.

La popularidad de Zelaya en Honduras se había desplomado en los últimos dos años, ¿Para qué quería reformar la Constitución?

Porque querían llevarle al exilio. El chavismo es el Estado de derecho como lo conocemos. Es la desaparición del equilibrio de poderes, autoridad centrada en el caudillo que se comunica con las masas, mueve al ejército… Todo lo que ya se ensayó durante el S.XX y resultó ser un fracaso ahora vuelven a ponerlo en circulación con la etiqueta nueva del socialismo del S.XXI. Se trata de la mayor cantidad de comunismo que permiten las circunstancias actuales.

¿Cree que esta reacción de los hondureños frente al populismo chavista tendrá un efecto dominó en Latinoamérica?

Es posible. Lo que pasa es que Honduras es un país muy pequeño y pobre y nunca ha tenido mucha influencia en el resto de países. Pero en Honduras hay una defensa del republicanismo por parte de un sector mayoritario de la opinión pública y de la estructura de poder. Éste es un mensaje muy claro al presidente de Salvador, Mauricio Funes (no es chavista sino comunista). Funes tendrá que medir mucho sus pasos después de lo que ocurrió en Honduras. Cualquier intento de arrastrar al país a un modelo chavista puede producir en El Salvador un enlace violento.

Micheletti ha denunciado movimientos de tropas en la frontera nicaragüense. ¿Hay riesgo de algún tipo de enfrentamiento? ¿De ser así, cree que los países de la OEA se atreverán a intervenir?

No hay riesgo de enfrentamiento entre ambos países pero sí por parte del chavismo y Ortega. Sí que es posible que se intente generar violencia.

No se sabe si era mejor la OEA cuando era un organismo inútil o cuando actúa. Es realmente trágico lo que está pasando. Si hubiera una guerra civil imagino que sí que habría una expedición nacional. Pero EEUU no tiene interés porque está ocupado en Afganistán e Irak.

¿Ha mostrado una doble vara de medir la OEA en comparación con la flaqueza del organismo cuando ha habido violaciones de la democracia en otros países?

Cuando dos semanas antes pedían el ingreso de Cuba a la OEA, Manuel Zelaya decía que en ese momento había que ignorar la carta democrática. Ahora invoca la carta democrática para su salvación. Está lleno de hipocresía y contradicciones.

Gobiernos populistas en Venezuela o Bolivia y ahora golpes militares. ¿Hay algún peligro de volver a la Latinoamérica de los sesenta?

No lo veo posible en estos momentos.

El peligro está si el chavismo continúa tensando las situaciones. Los golpes militares no han dejado de sucederse en Latinoamérica excepto en países con una débil institucionalidad como Costa Rica, Uruguay, Chile y México.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído