Un periódico sueco «descuidado» desata un conflicto diplomático con Israel

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu comenzó ayer una gira europea poco antes de que Estados Unidos presente su esperado plan para Oriente Próximo y con el conflicto diplomático con Suecia, que preside este semestre la Unión Europea, como telón de fondo.

La publicación de un artículo por un periódico sueco en el que se acusa al Ejército israelí de tráfico de órganos palestinos ha desatado una tormenta entre ambos países.

Aftonbladet, que se basa únicamente en el testimonio de una familia palestina, ha puesto en pie de guerra al Gobierno israelí. «Antisemita», cómplice con un «libelo de sangre» y «de actuar como durante la II Guerra Mundial» son sólo algunas de las acusaciones que Israel ha verbalizado contra Suecia.

Netanyahu ha exigido a Estocolmo una condena pública del texto, mientras que Interior ha congelado las solicitudes de periodistas suecos para trabajar en Israel. Ayer, el primer ministro sueco, el conservador Fredrik Reinfeldt, defendió la libertad de expresión ante los ataques israelíes, sin entrar en el fondo del artículo. «Nadie puede pedir al Gobierno sueco que viole las leyes. La libertad de expresión es una parte indispensable de la democracia sueca», dijo.

La polémica ha copado las páginas de la prensa israelí y se ha puesto en marcha un boicoteo ciudadano contra empresas suecas como Ikea. El prestigioso analista israelí Nahum Barnea nadó ayer a contracorriente en las páginas del Yedioth Ahronoth y consideró que, en lugar de tanto escándalo, el Ejecutivo israelí debería haber llevado al periódico a los tribunales y que la campaña contra Suecia es «un sinsentido peligroso».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído