El preso venezolano obligado a comerse vivo al compañero de celda: «¿Está sabroso?»

El grado de depravación que reina en las cárceles venezolanas es indecible. A los numerosos motines que se denuncian, y que van en aumento, a la hambruna que asola a los reclusos y la violencia que campa a sus anchas sin que nadie ponga remedio, se suman

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído