RIDÍCULO DEL PROGRAMA DEL ESPECIAL DE LA PRODUCTORA INDEPENDENTISTA MINORÍA ABSOLUTA EN MEDIASET

La grotesca farsa del ‘informe de las cloacas del periodismo’: el ‘valiente’ Jiménez no se atreve ni a nombrar a Fernández Galiano

Risto y David Jiménez se creen haber inventado la gasolina: "Nadie hasta ahora ha cuestionado a periodistas en España"  

La grotesca farsa del 'informe de las cloacas del periodismo': el 'valiente' Jiménez no se atreve ni a nombrar a Fernández Galiano

«Hasta ahora nadie o casi nadie se ha dedicado a criticar el periodismo», decía la introducción del publicista, presentador y showman Risto Mejide del ‘Informe cloacas’ que la productora ‘Minoría Absoluta’ emitió este 9 de junio de 2019 en Cuatro, «hasta que David Jiménez publica un libro que pone patas arriba este país».

El libro no cuenta nada que no sepamos: ya otros se atrevieron mucho antes que el incorruptible Jiménez desde los libros contra los medios de corte antisistema de los de Pascual Serrano de turno, hasta el que Luis Balcarce publicó sobre PRISA. Pero era mucho más importante la opinión de Mila Ximénez, que admitió haber mentido como una bellaca en Sálvame.

Lo que no ha hecho ningún ex director es lo de David Jiménez, ridiculizar en un libro la personalidad de sus propios compañeros de redacción con motes, y clasificaciones de su personalidad y sus defectos humanos como ha hecho con Lucía Méndez, Agustín Pery, Joaquín Mansó y tantos otros.

Las productoras independentistas están muy interesadas en dar una imagen de una España sin medios libres, donde ser periodista es sinónimo de corrupción y para ello, se inventan que ha habido una especie de omertá de silencio. Ya lo hizo Mediapro con su informe-cloacas y ahora lo hace Minoría Absoluta con el suyo.

Cuando la realidad es que si algo ha caracterizado a los medios de comunicación es que se odian entre ellos y en su competencia. Cada medio ha tenido siempre secciones de crítica al periodismo (al periodismo de los competidores, claro).

Federico Jiménez Losantos ha dedicado media vida a criticar al periodismo y a culpar de todo lo malo que ocurre en España a los medios de comunicación (primero culpaba de todo a RTVE, luego a Polanco, luego a Cebrián y ahora a Ferreras), en una obsesión por los medios sólo comparable a Pablo Iglesias.

El Mundo tuvo a Javier Bardají (hoy jefazo en Atresmedia) y a Victor de la Serna Arenillas dedicado a poner la lupa en los medios (competidores), en PRISA tuvieron en su momento al gran Haro Tecglen, y luego al menos grande José María Izquierdo.

Y hasta en Público tuvieron al de los ‘cociditos madrileños’. Por no hablar del gran número de digitales y confidenciales dedicados a señalar distintas porquerías o actitudes cuestionables del periodismo, desde El Confidencial a Periodista Digital y tantos otros que llevan años con el tema (gran parte de la información de David Jiménez – la parte que no son ajustes de cuentas contra sus ex compañeros) está sacada de cosas publicadas antes poro digitales).

Como para que ahora nos venga Risto Mejide y la productora Minoría Absoluta a decirnos que en España «los periodistas nunca han puesto la lupa en las prácticas del periodismo». ¡Venga ya!

Hay determinadas consignas facilonas que venidas de un medio antisistema vale. Pero de alguien como David Jiménez se esperaba más. Dice que «como Telefónica es un gran anunciante», dice nuestro héroe, «nadie informó de nada negativo de ellos salvo yo». Y reta a la gente a recurrir a las hemerotecas que él no debe haber consultad en su vida. Si no habría encontrado que a Juan Villalonga y a César Alierta les pusieron a parir, precisamente, porque se metieron en el sector de los medios y los competidores siempre zurran.

Verá que Telefónica presentó pleito contra El País, donde calificaron de ‘corsarios’ en columnas como las de Gil Calvo o Haro. Vázquez Montalbán llegó a comparar en El País a los de Telefónica con los genocidas serbios de Yugoslavia. En El Mundo Pedrojota, Casimiro y Carlos Segovia tocaron tanto las narices que les metió a todos una querella. Que lea a Marín Ferrand en ABC en aquella época las lindezas que decía de Telefónica. Que vaya a la SER y pida a su fonotecas de ‘Hora 25′ (periodo 1997-2002) y escucha lo que decía Carlos Carnicero de Telefónica.

Que vaya a la COPE y pida la fonoteca de ‘La Mañana’ del año 2002-2003 donde escuchará a Isabel San Sebastián y a Luis Herrero decir que, en su opinión César Alierta atentaba contra la libertad de expresión. ¡Pero si la San Sebastián llegó a pedir en antena al banco BBVA (accionista mayoritario de Telefónica) que rompiera con Alierta! Pero nooo. Ahora resulta que según Risto y David Jiménez, ni Montalbán, ni Martín Ferrand, ni Haro, ni San Sebastián.

Aquí nadie se había atrevido con Alierta hasta ellos. Claro, claro. No sólo no tenéis abuela, sino que no tenéis ni puñetera idea de la historia de la profesión en la que os queréis erigir como héroes.

¿Qué más dijeron? Sobre la supuesta ‘valentía’ de David Jiménez aireando la condena al periodista Pedro Aparicio por chantaje. Jiménez se jacta de su ‘valentía’ por airear aquella condena de 2016. Pero la realidad es que no se atrevió ni a publicarlo en la edición empresa (cosa que sí hizo El País en su edición del 3 de marzo, página 32).
También hablaron del comisario Villarejo y ‘sus periodistas’ que tampoco es nada nuevo. Ya publicó Javier Ayuso amplia información al respecto en El País.

El programa se centraba en Eduardo Inda y Alfonso Rojo. Puestos a jugar villarejólogos, en vez de incluir cortes de declaraciones de La Marea, Público o El Diario.es, podrían haber incluido cortes de periodistas como Antonio Rubio, Manuel Cerdán o Daniel Montero, para aumentar la perspectiva (a este último lo tienen cerca, dado que colabora en Mediaset con frecuencia).

Resumen del reportaje: hay políticos que filtran cosas a medios para perjudicar a rivales. Y hay empresas que condicionan ayuda económica a medios a cambio que les traten bien. ¡Wow! ¿De verdad? ¿Un político filtrando contra otros? Un gabinete de prensa de una marca intentando que se la mime. ¡Nunca lo hubiera imaginado!¿Pero qué se piensa David Jiménez que es la labor de un editor y un director? Y todavía querrá que le den un Pulitzer. Toda la vida los medios echan mierda sobre sus competidores para tacharles de vendidos y sometidos al poder, etc. «Soy el único medio independiente», «Soy el único medio de izquierda verdadera», «soy el único medio libre». Desde Wyoming a Losantos, la misma cantinela año tras año. ¿Qué hace el reportaje de Ristoo a fin de cuentas? Echar mierda sobre competidores. Nada nuevo. Lo ha hecho el periodismo toda la vida

Pero ya que en el ‘Informe’ de Risto Mejide se pusieron tan estupendos con el tema de las preguntas incómodas, que incluyan alguna pregunta:

Pregunta 1 – ¿Por qué David Jiménez no se atreve a pronunciar ni una sola vez el nombre de ‘Antonio Fernández Galiano’, el presidente de Unidad Editorial? Si según él, es tan valiente, y tiene tan acreditado que el que fue su jefe, editor (y la persona que le nombró director) es tan corrupto y vendido a los poderes fácticos: ¿Por qué no le denuncia públicamente? Él sería el responsable último del tema. ¿O es que acaso hay algún acuerdo económico por el que no pueda? ¿Acaso nuestro héroe retiró en su día aquella demanda por coaccionarle de la que se habló a cambio de algunos cuantos duros?

A Fernández Galiano ni se le citó en el programa Informe de las cloacas cuando tienen al ex director como primer testigo. Lo fácil es meterse con periodistas, los soldados: la gesta sería señalar a generales, a los editores. Empezando por Fernández Galiano, pero siguiendo por Luis Enriquez, Mauricio Casals, Manuel Mirat, Silvio González, Javier Moll o Javier Godó. Si es verdad que los medios están tan vendidos al PP y al Ibex como dicen, los editores deberían tener alguna responsabilidad. Pero ellos, ni mencionados fueron. ¡Que valientes! ¿Eh, Risto?

Pregunta 2 – ¿Por qué la productora Minoría Absoluta responsable del programa (que tanto habla de publicidad institucional) no nos detalla cuando pilla anualmente de dinero público gracias a TV3? Y de paso que cite lo que recibe el diario independentista Ara, del que es accionista, gracias a las distintas inyecciones de maná cortesía de la Generalitat. ¿O de eso no habla? Daría mucha más credibilidad si lo hicieran. Porque criticar a ‘los medios del Estado’, así, en general, es guay.

Pero centrarte en una zona concreta, como por ejemplo Cataluña cuesta más. Cuando David Jiménez estuvo en TV3, le preguntaron qué le parecía el nivel de independencia de TV3. Y el hombre que tan valiente y crítico se muestra con el periodismo de toda la península ibérica mostró su vigor ante el independentismo: «de TV3 no puedo hablar, no la veo» ¡Que héroe! Y no conviene olvidar que aquel día en TV3 dijo que «los medios españoles no tenían interés en entrevistarle» (pues este domingo te han vuelto a sacar una hora en Mediaset, y ya van unas cuantas veces, farsante).

Posdata:

Y una para apasionados de las hemerotecas. En un documental que quiere hablar de porquerías en el sector de los medios, era muy tentador que tenían al director de Don Balón, que le hubieran preguntado por la estafa del editor de aquel medio en la que se vio implicado Luis del Olmo y por la que se esfumaron unos cuantos millones. ¿No aprovecharon para preguntarle sobre eso?

Te puede interesar

Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido