El mal café del académico cartagenero

Un estirado Pérez-Reverte se empeña en masajear a Marta Flich esgrimiendo su ‘sobrevenida’ enemistad con Hermann Tertsch y Alfonso Rojo

"A Hermann Tertsch ya no le considero mi amigo"

Un estirado Pérez-Reverte se empeña en masajear a Marta Flich esgrimiendo su 'sobrevenida' enemistad con Hermann Tertsch y Alfonso Rojo
Marta Flich, Hermann Tertsch, Alfonso Rojo y Pérez Reverte. PD

Si no supiéramos que es uno de los escritores más afamados y con mayor número de ventas en España, pensaríamos que Arturo Pérez-Reverte anda mendigando atención mediática. O buscando cobijo, sumándose a la ‘jauría políticamente correcta‘.

La realidad es que, así como en televisión se ha mantenido firme y no se ha sometido nunca a esas gilipolleces a las que los de las cámaras suelen someter regularmente a políticos y artistas, en redes sociales lleva muchos meses desbocado, tirándose a todo, con una ansiedad que le pega poco.

Y después, lo que es sorprendente en un personaje que debería tener ya los huevos negros del humo de mil combates, se queja, gritando asustado que lo están citando o sacando en los medios de comunicación y que él no quería decir ‘exactamente‘ eso.

El cartagenero, uno de los mejores literatos de la época, tiene un peculiar comportamiento en Twitter.

Cuando no manda a esparragar a algún tuitero, a veces con razón, todo hay que decirlo, se embarca en unas guerras tremendas que acaban subidas de tono. Ha tenido alguna metida de para memorable.

Su broma de mal gusto, a principios de 2019, sobre los campos de exterminio nazis generó hasta el rechazo del Museo de Auschwitz, pero siempre hemos pasado por alto esas cosas, porque quien tuitea mucho y él lo hace desaforadamente, termina pifiándola.

Ahora, el también académico de la RAE, está metido de hoz y coz en defender a su amiga Marta Flich, colaboradora y presentadora parcial de ese paradigma de la talebasura que ‘Todo es mentira‘ (CuatroTV) y para ello no le ha temblado el pulso para darle cera a dos colegas de profesión y también viejos corresponsales de guerra como él, Hermann Tertsch y Alfonso Rojo.

Así le respondía a un tuitero que le criticaba los silencios cuando en redes era atacado Hermann Tertsch, hoy eurodiputado de VOX:

La salida de pata de banco de Pérez-Reverte ha tenido una educada reacción del propio Hermann Tertsch, quien ha lamentado que el escritor ya no le considere su amigo:

 

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído