'LAS CUATRO ESQUINAS' (EL MUNDO)

Losantos pone de vuelta y media la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio por el pésimo papelón del algunos invitados y Pablo Motos se lleva un ‘zasca’ de propina

"Nunca una bóa, como llaman popularmente en Andalucía al bodorrio de postín, congregó a tantos famosos con menos libros leídos"

Losantos pone de vuelta y media la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio por el pésimo papelón del algunos invitados y Pablo Motos se lleva un 'zasca' de propina
Federico Jiménez Losantos, Pilar Rubio, Sergio Ramos y Pablo Motos.

Federico Jiménez Losantos, en su tribuna de los sábados en ‘La Otra Crónica’ (El Mundo) no deja pasar la oportunidad de contar este 22 de junio de 2019 lo que sucedió hace una semana, el 15 de junio de 2019 en Sevilla con la famosa boda del defensa central del Real Madrid, Sergio Ramos, y la colaboradora de ‘El Hormiguero’ (Antena 3), Pilar Rubio.

El también director de ‘Es la Mañana de Federico’ (esRadio) critica no solo la estética de algunos de los invitados, sino también su paupérrimo bagaje cultural:

Nunca una bóa, como llaman popularmente en Andalucía al bodorrio de postín, congregó a tantos famosos con menos libros leídos. La de Sergio Ramos y Pilar Rubio, fue, al parecer, patrocinada por Amazon, que está grabando una serie sobre el defensa central del Real Madrid y capitán de la Selección Española. El uso y abuso de la catedral de Sevilla por estos nuevos ricos no muy decentemente ataviados –Joaquín, sin calcetines; más de una y de veintiuna con escotes abisales y cortes inguinales– fue superado por la fiesta privada, patrullada por drones y con los novios a lomos de un dragón. Inspirados en Juego de Tronos, estéticamente parecía Chernobyl.

Y de paso, ya que Rubio trabaja en ‘El Hormiguero’, palo a Pablo Motos por estar, suponemos que invitado, en un acto organizado por la Casa Real:

Lo que nadie supo explicar es qué pintaba Pablo Motos en el solemne acto de la entrega de las distinciones a Clotilde y demás héroes. Dado que Motos es también empleador de Pilar Rubio y, por tanto, socio estético de Sergio Ramos, cuyo bodón aún espanta a Sevilla, cabe temer que cualquier día, cediendo a la demagógica costumbre politiquera de bailotear en su programa –recuérdese Soraya– lleven a la Princesa de Asturias a marcarse un rap. Lo de este hombre es un fenómeno para Iker Jiménez. Ni las caras de Bélmez aparecieron tanto donde menos se esperaba.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído