LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

Tezanos deja el gorro de cocinero y se pone el chaleco de croupier: su CIS lo apuesta todo al rojo

Arcadi Espada: "La rudeza tezana, su sindicada ausencia de escrúpulos, facilita que un próximo [sic] gobierno razonable reforme el Cis y deseche los sondeos electorales, por las mismas razones que el Presupuesto desecha pagar las diversiones homeopáticas o astrológicas"

Tezanos deja el gorro de cocinero y se pone el chaleco de croupier: su CIS lo apuesta todo al rojo
Pedro Sánchez, la apuesta segura de Tezanos La Paseata

Ya no se lo toman a cachondeo, y no tanto porque por estas casualidades de la vida en las elecciones del 28 de abril de 2019 clavó los resultados de las generales, sino porque los análisis de José Félix Tezanos resultan un ejercicio de imaginación bastante costoso. Según su último sondeo, arrojado a la escena demoscópica el 3 de julio de 2019, poco menos que el PSOE forzaría que fuese a votar en España más del 90% de los ciudadanos, algo impensable a día de hoy. Por eso, las tribunas y editoriales de la prensa de papel de este 4 de julio de 2019 se ceban con el augur demoscópico del PSOE:

Jesús Lillo, en las páginas de ABC, asegura que Tezanos ha pasado directamente de la cocina a ser un croupier del casino apostándolo todo al rojo, al rojo socialista, claro:

La cocina de autor de José Félix Tezanos, habitualmente elaborada y llena de matices, da paso en verano a las crudités. No hay sesgos –asegura el CIS– en su barómetro de junio, servido en crudo y con piel, que es donde va la vitamina. «Las expectativas son reemplazadas por la evidencia de la realidad», señala el abracadabrante prospecto del sondeo, que apuesta por el hiperrealismo de una encuesta sin procesar y cuya fiabilidad pone en duda el propio equipo de Tezanos, rendido al latido de un país que parece haber sacrificado su visceralidad y sus prontos para meterse en la vereda del CIS. Todos al rojo. Con un 39,5 por ciento de voto directo, y subiendo, Sánchez no solo cuadra las cuentas de esas elecciones con las que viene amenazando a cooperantes y opositores, sino que los intimida para que faciliten su investidura y se eviten otro repaso. Si quieren ruleta, vamos al casino. No va más, dice Tezanos, cocinero y croupier de una España que vuelve a unirse para celebrar su bonanza. Casi mejor así. Cuando pierde el PSOE, en el CIS o en las urnas, es que las cosas ya no tienen arreglo.

El editorial de La Razón tacha el último CIS de Tezanos de auténtico escándalo:

El organismo que dirige el veterano socialista José Félix Tezanos no tiene el menor empacho en hacer públicos unos resultados que, por más protestas que se hagan, buscan apuntalar la posición del jefe de su partido ante las dificultades que presenta su investidura ante el Parlamento. Porque lo que el CIS, de una manera bastante grosera, viene a decir es que una repetición de las elecciones generales beneficiaría en gran medida al PSOE, que sacaría más de veinte puntos de ventaja al segundo colocado, Ciudadanos, pero, lo que es más significativo, serían un desastre sin paliativos para Podemos, que se quedaría con un exiguo 12,7 por ciento de los votos. Moraleja: más le conviene a Pablo Iglesias aceptar el trágala de Pedro Sánchez que arriesgarse a un desplome mayor que el de abril.

El editorial de El Mundo precisa que por mucha cocina que Tezanos quiera darle a las encuestas, hay un dato irrefutable que debería hacer reflexionar a Pedro Sánchez:

El propio Tezanos reconoce que esta oleada debe valorarse como una inercia del pasado antes que como una medición de comportamientos futuros. Pero hay un dato que, descontando abstencionistas e indecisos, debería obligar a Sánchez a abandonar su inmovilismo y negociar de una vez su investidura: el 92,4% votaría al mismo partido. Trabajen.

Arcadi Espada apuesta porque se deje de dar credibilidad y espacio en la prensa a los sondeos demoscópicos, comenzando por los de Tezanos:

La rudeza tezana, su sindicada ausencia de escrúpulos, facilita que un próximo [sic] gobierno razonable reforme el Cis y deseche los sondeos electorales, por las mismas razones que el Presupuesto desecha pagar las diversiones homeopáticas o astrológicas. Y en cuanto a los periódicos, mientras tanto, e incluidos sus columnistas, menos grititos en el cielo: las fake news no se critican, se silencian.

Javier Redondo le echa agua al vino de Albert Rivera que se ha puesto a celebrar su segundo (e inútil) puesto en el CIS de Tezanos:

Si Rivera se cree lo que dicen los datos en bruto del CIS tiene motivos para sentirse inquietantemente eufórico, pues sería por fin –el CIS sólo muestra intención directa de voto– segundo-estéril en lugar de tercero-activo. Tras apurar la competencia virtuosa, está a punto de iniciar una nueva fase en su relación con el PP: la competencia cainita, que anula las posibilidades de perforar el mercado y superar los resultados de la política de bloques. Con un PSOE al alza, la única opción –asumiendo que Cs no recule– es la convergencia entre PP y Cs, que comparten parte de espacio y votantes, que necesitan estímulos y escenarios alternativos.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído