EDITORIAL DE 'EL QUILOMBO'

El Quilombo: «Una pregunta a las hordas gays: ¿mostrar el culo peludo coreando a Carmena es defender los derechos humanos?»

Aquello era una ratonera, lo que querían era pelea

[COMIENZO DE LA TRANSMISIÓN: 10 H]

El ministro Marlaska dijo que pactar con quien no se debe tiene que tener «consecuencias». Unas horas más tarde, los miembros de C’s que había ido al Orgullo Gay eran rodeados en la por un montón de descerebrados, muchos de los cuales se sentirían animados por las palabras del ministro del Interior, que eran toda una invitación para la tarde infernal que les regalaron.

«La cosa empezó fuertecita: lanzamiento de botellas con orines, escupitajos, insultos, amenazas… nos hicieron un pasillo donde había hasta niños de siete años soltando maldiciones contra nosotros», cuenta en Marta Rivera de la Cruz en ‘El Español’.

«La organización permitió que un grupo caminase delante de nuestro grupo con una pancarta insultante. Un tiparraco soltó una bolsa de basura a los pies de Inés Arrimadas. Otro salpicó de cerveza a Carmen, una concejala nuestra, que tiene ochenta años. El acoso duró dos horas: lo que tardó en llegar la policía. Dos horas ¿eh? Ahí es nada Nos sacaron bajo una lluvia salvaje de objetos e imprecaciones. Por cierto, un detalle: muchos de los que nos amenazaban coreaban el nombre de Carmena como un mantra», continúa Rivera.

Una pregunta a las hordas gays: ¿mostrar el culo peludo coreando a Carmena es defender los derechos humanos? Estos son los mismos que acosaron a Begoña Villacís embarazada o que tiraban piedras a Albert Rivera en Alsasua. Es la ‘kale borroka’ trasvestida que te arroja una lata de cerveza u orines en nombre de los derechos humanos.

«¿Qué clase se irresponsable usa esa forma de matonismo y crea la coartada para que los descontrolados hagan de las suyas? ¿No se da cuenta de que sus palabras eran una invitación para lo que pasó después, una patente de corso para todos los cernícalos que querían lincharnos?», se pregunta Rivera de la Cruz.

En C’s este lamentable episodio les debe hacer reflexionar sobre dónd están los ultras. Porque entre los que les enseñaban el culo peludo había votantes del PSOE, ese partido con el creen que tienen tanto en común. Y la solidaridad no la encontraron en Marlaska sino en VOX, ese partido que tanto detestan y con el que no se sientan ni a tomar un café.

Ya está bien de complejos. Habéis ido como ovejas a ese aquelarre gay que no tiene nada que ver con los derechos de los homosexuales y mucho con su instrumentalización política. Es como creer que el 8-M va de derechos de la mujer. No se puede ser tan ingenuo. Unos tienen el culo peludo y otros lo tenemos pelao de aguantar tanto sectarismo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los Videos más vistos

Lo más leído