PROGRAMA DEL 9 DE JULIO DE 2019

El Quilombo: «Hola, me llamo Màxim y mi amigo Sánchez me ha regalado un programa en TVE para lavar mis pecados fiscales»

Huerta defraudó a Hacienda 218.322 euros con una sociedad que montó en 2006

[COMIENZO DE EMISIÓN 10 h. ]

Pedro Sánchez le ha regalado a su amigo Màxim Huerta un infame programa en TVE en el que lo primero que ha hecho es llorar como una magdalena recordando cómo le mandaron a casa apenas cinco días después de haberle nombrado ministro de Cultura. Uno podía esperar que ante semejante muestra de generosidad y despilfarro, –el periodista se embolsará más de 46.800 euros en dos meses, cuatro veces más que lo ganaba como ministro.

Huerta al menos pidiera perdón o mostrara algo de autocrítica. Pero no fue así. Lo suyo es de un victimismo vergonzante. Si su despedida del Gobierno ya había sido lamentable, con un cinismo insuperable (diciendo que dimitía a pesar de ser inocente) y con una ríada de insultos, el llorica de Màxim sigue creyendo que fue víctima de una caza de brujas.

Vamos a refrescarte la memoria, Máximo. Utilizaste una sociedad mientras eras profesional de la televisión, con la que defraudaste a Hacienda 218.322 euros entre 2006 y 2008, y tras sumar la multa tuviste que abonar un total de 365.938 euros. Dos resoluciones judiciales así lo atestiguaron en su momento con duras acusaciones contra él. «La buena fe o inexistencia de culpa presumida por la ley queda destruida por la prueba de que ha actuado, cuando menos, negligentemente», sostenía uno de los fallos. Incluso, utilizaste una vivienda propia en la playa para rebajar irregularmente su factura fiscal en esos ejercicios. Sánchez no podía mantenerte en el cargo porque en 2015 había dicho que «si alguien tiene una sociedad para pagar la mitad de impuestos, está fuera».

Huerta tenía razón en una cosa como dijo el editorial de ABC en su momento: esas sentencias pertenecen al «ámbito privado» de su anterior vida. Y pagó. Bien hecho estuvo. «Pero al asumir un cargo público, se asume un plus de servicio al ciudadano y de coherencia que se compadece muy mal con todos los mensajes de limpieza, transparencia y regeneración con que pontifica la izquierda». Si quiere culpar a alguien, que no culpe a los medios por su doble vara de medir sino al propio Sánchez por haber buscado con su fichaje un golpe de efecto que acabó en gatillazo. Si quiere culpar a alguien, que lo haga con la propia izquierda que excita los bajos instintos de la calle exigiendo una ejemplaridad que en la práctica dura apenas unos días. Cinco en el caso del ministro más breve de la democracia: Máximo ‘El Breve’ Huerta. 

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los Videos más vistos

Lo más leído