LA IZQUIERDA TEME PERDER SU ETERNA HEGEMONÍA EN TWITTER Y POR ELLO INTENTA RECUPERAR LA INICIATIVA

Agoniza el #Facuogate: el podemita Rubén Sánchez pone en la diana a diputados de VOX y el PP «y a los diarios de Marhuenda, Rojo e Inda» para disimular su fracaso

En un nuevo serial de esta 'guerrilla cibernética' reaparece el 'Facuo', del que fue probado que organizaba cazas de brujas desde sus grupos de Telegram, para culpar a la derecha de estar detrás del reporte a cuentas amigas.

Agoniza el #Facuogate: el podemita Rubén Sánchez pone en la diana a diputados de VOX y el PP "y a los diarios de Marhuenda, Rojo e Inda" para disimular su fracaso

¿Recuerdan el #Facuogate? Es el oscuro caso en el que pillaron con el carrito del helado a Rubén Sánchez, el portavoz de Facua que daba nombre a la trama y que vive de los chollazos de las subvenciones públicas en administraciones de izquierda como la Junta de Andalucía cuando la controlaba el PSOE.

Sánchez y sus acólitos organizaban grupos de Telegram con simpatizantes podemitas para ‘cazar’ disidentes en Twitter. Según trascendió, compartían información personal de las personas afectadas como datos personales o fotografías. Un ‘hacker’ se infiltró en esos grupos y compartió con todos las pruebas que dejaban en muy mal lugar a estos amantes de la libertad de expresión y opinión.

En esos chats, el popularmente conocido como ‘Facuo’, junto a Mario Gálvez, que llevaba la Estrategia en Redes Sociales de Podemos o Miki de la Cueva (redes sociales en IU) se dedicaban a acosar cuentas en las redes sociales a la ideología podemita.

Eran tiempos en los que en Internet las cuentas vinculadas a grupos extremistas de izquierda (bajo cuyas siglas daban rienda suelta a sus pasiones algunos podemitas)se movían impunemente sabiéndose los gallos del corral. Eso empezó a cambiar, y otras cuentas de la derecha, tan ‘trolls’ como las anteriores (en el sentido de no ofrecer nunca su identidad real y utilizar cualquier método para señalar y eliminar virtualmente al discrepante) presentaron batalla cibernética, metiéndole el miedo en el cuerpo al ‘Facuo’ y sus matones.

Bajo el hashtag #TwitterNosEcha, diferentes reputados izquierdistas digitales (Protestona, Anacleto Panceto, Barbijaputa…)denunciaban su situación de indefensión tras ser penalizados o incluso suspendidos tras reportes masivos que ni vieron venir.

En las últimas horas, el mencionado Sánchez se destapaba con el siguiente tuit en el que aseguraba emociones fuertes al publicar que «siempre supimos quién accedió a nuestro grupo privado de Telegram y difundió su contenido con la ayuda de diputados de VOX y el PP, personas del entorno de Luis Pineda (el que fuera responsable de la asociación Ausbanc) y los diarios de Francisco Marhuenda, Alfonso Rojo y Eduardo Inda».

PEDROJOTA RAMÍREZ LE ‘COMPRA’ AL ‘FACUO’ SU PELÍCULA

En una historia de película que se monta el solo en su blog y que ha comprado El Español de Pedrojota Ramírez, Sánchez le da la vuelta a la tortilla.

En ella, asegura que el número 2 de VOX al Congreso por Sevilla se inventó que amenazó de muerte a una mujer y que que le llamó mafioso, acosador, sicario y terrorista.

Pero lo que no dice Sánchez es que las capturas de sus conversaciones con sus acólitos, destapadas por el portal www.facuogate, eran reales.

Sea como fuere, y tal y como cuenta El Español, el caso ha llegado al juzgado de Instrucción número 4 de Sevilla, ya que quedan dudas y preguntas por resolver.

Sobre todo porque en los últimos días varias cuentas de izquierdas han señalado desde la etiqueta #TwitterNosEcha que esta red social ha tomado medidas y los antaño acosadores se han convertido en acosados. ¿Es por ello por lo que el ‘guerrillero cibernético’ Sánchez se ha montado este historión para recuperar la iniaciativa al ver peligrar la sempiterna hegemonía de la izquierda en Internet? Tiene toda la pinta.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído