La izquierda mediática que abría telediarios contra Franco con la falsa ‘bebé robada’ vuelve a quedar en ridículo

Madrigal no fue una niña robada, sino que era su madre biológica la que decidió darla en adopción

Pues nada, que al final resulta que Inés Madrigal, la mujer que ejerció de portavoz de los supuestos ‘bebés robados’ por la monja María Gómez Valbuena, ‘Sor María’, al final no fue una bebe robada, sino una bebe adoptada, según acaba de verificar la fiscalía de Madrid que ha puesto el tema en conocimiento del Tribunal Supremo.

La historia de cada país tiene sus horrores y en España hay unos cuántos, pero se desdibujan si se tratan de trasladar horrores de otros países. Ni el Valle de los Caídos fue ‘Auschwitz’, ni la matanza de Paracuellos fue ‘Katyn’, ni el modus operandi del robo de bebes seguido en argentina por los ‘milicos’ es trasladable a España. Cada horror tiene su contexto y las peculiaridades de cada país.

El caso de Inés Madrigal irrumpió en los medios de comunicación en 2011. Desde El Mundo a El País, desde Antena 3 a Telecinco, sin olvidar la agencia Efe, se la presentaba como ‘niña robada’, olvidándose de lo de ‘supuesto’. Se erigió portavoz de las víctimas un ‘robo masivo’ de bebés en hospital españoles, presidía ‘Bebes Robados’ y los medios hablaban de ‘cientos de casos’ que no se terminaban de confirmar por la vía de los tribunales.

Pero para que la cosa funcionara en los medios había que presentar a un gran villano, o mejor dicho, una gran villana: la anciana María Gómez Valbuena, “Sor María”. Su rostro anciano sereno, con mirada baja mientras la llevaban a declarar, ralentizada, rodeada de policías y periodistas era lo que los medios querían: la ‘villana’. Aquella monja a la que perseguían desde ‘Equipo de Investigación’ hasta La Sexta Noticias, era presentada como una especie de Barrabás secuestra niños.

Aquella monja tuvo encima la desfachatez de morirse en seguida, el 22 de enero de 2013, por lo que los medios e Inés Madrigal tuvieron que centrar su caso en otra persona, en el anciano doctor Eduardo Vela, a quien los medios calificaron como “colaborador de Sor María”. Madrigal no dudaba en dar titules durísimos contra la monja y el doctor acusándoles de ‘haberla robado la identidad’ y cosas del estilo.

Esta mujer, que ahora tiene 50 años, relató que gracias a un banco de ADN estadounidense pudo dar con un primo segundo «que se hizo una pruebas por curiosidad». Fue él quien le informó de que sus hermanos biológicos también la estaban buscando en España tras haberla visto en televisión y apreciar un parecido con su madre.

Pero la mejor parte llegaba esta semana cuando tras unas pruebas de ADN Inés Madrigal conocía a la familia de su difunta madre biológica y descubría que, en efecto, entregó a su hija, pero que lo hizo completamente de forma voluntaria. Tendría su cosa que ahora resultara que lo que hicieron la monja y el doctor al que tanto han vapuleado es ayudar a que aquella joven que no se veía capaz de hacerse cargo de un hijo en vez de seguir la consigna del buen liberal o el buen progresita y abortar aquella vida, la entregó a aquellas personas, para que pudiera vivir con otra familia. —Un kit de ADN enviado a California y un mensaje viejo de Facebook: las pistas de la falsa ‘bebé robada’ para hallar a su familia

Hay alguien a quien todo esto no habrá sorprendido: a Carlos Rodríguez Braun, que ya en 2011 en un artículo publicado en La Razón con el título ‘Niños Robados’ advirtió de lo que él veía detrás de la campaña con Sor María y el doctor Vela sobre bebés robados. “Mujeres solteras embarazada entregaron a sus hijos a religiosos para que los dieran en adopción”, “hicieron algo importantísimo: permitir que sus hijos vivieran” (…) “¿Qué pasaría hoy con esos niños? (…) Ya lo dijo Bibiana Aído: No son seres humanos”.

Máxima justicia a los casos reales que bebés robados que pueda haber habido en España. Pero mucho cuidado con las penas de telediario y los linchamientos previos a tener sentencia. A ver si va a resultar, como en el caso de Madrigal, que a lo mejor ha estado vapuleando a gente que ayudó a permitir que se le permitiera tener el derecho más fundamental de un ciudadano: el derecho a nacer.

Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído