LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

La táctica trilera de Pedro Sánchez no coge desprevenido a un Podemos que se sirve de Évole para atacarle con un golpe bajo

José María Carrascal: "Lo que nadie puede negar es que Pedro Sánchez ha caído en su propia trampa. Como cuantos se pasan de listos. Quería gobernar sin nadie y está a merced de todos. Ni siquiera puede contar con quienes le ayudaron a echar a Rajoy y ponerse en su lugar"

La táctica trilera de Pedro Sánchez no coge desprevenido a un Podemos que se sirve de Évole para atacarle con un golpe bajo
Pablo Iglesias rescata las palabras de Sánchez a Évole en 2016 donde reconocía que se había equivocado tachando de populista a Podemos.

Estamos a menos de una semana para que arranque el pleno de investidura en el que Pedro Sánchez tratará de ser presidente del Gobierno y a fecha 17 de julio de 2019 la situación pinta color hormiga para el candidato socialista.

Las tribunas y editoriales de opinión no ven una posibilidad de entendimiento del jefe del Ejecutivo en funciones con su socio preferente y la amenaza a PP y Ciudadanos de hacerles ‘culpables’ de que el Gobierno pueda ser sostenido por los independentista ya no cuela. Es más, Podemos, visto que Sánchez sigue en sus trece, está contraatacando con un extracto del vídeo en el que el del PSOE reconocía haberse equivocado en llamar populista al partido de Iglesias:

Federico Jiménez Losantos, en El Mundo, achaca la postura intransigente de Pedro Sánchez a un problema de egolatría desmedida:

Para hacernos una idea de la dimensión del ego de Sánchez digamos que se nos haría más largo que ir a Saturno, circundar sus anillos, poblar Marte con siervos de Xi Jinping, pasar por Neptuno a plantar la bandera atlética, acercarse a Urano y sumar letras a LGTBI, explorar la discutida existencia de Plutón y volverse al planeta Tierra para rebautizarlo Agua. Y tras ese periplo intra-galáctico apenas habríamos cubierto una minúscula parte del ego de Sánchez, lo único en él que no es cum fraude. Si no nos engaña hasta el martes o el jueves de la semana que viene, Egosánchez no pacta con Iglesias, ni con Casado, ni con Rivera, porque no se le pone en los 123 escaños.

Ignacio Camacho, en las páginas de ABC, considera que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se ha convertido en un consumado trilero:

Lo que le interesa es enredar, proyectar la imagen de gobernante responsable obstruido por sus intransigentes adversarios. No tiene estrategia, sólo reflejos tácticos. Ha convertido la investidura en un trile, en un fullero juego de manos en el que la bolita no se mueve de sitio mientras él maneja a toda velocidad los vasos. Pero su reputación de ventajista ya no confunde a ningún incauto: no traga el PP, no traga Ciudadanos y Podemos aguanta más de lo que cabía en sus cálculos. Si logra la reelección sin volver a las urnas, este proceso maniobrero quedará como el ensayo general de una legislatura inestable llena de forcejeos en precario.

El editorial de ABC denuncia el secuestro al que Sánchez tiene sometido al Parlamento amparándose en que no hay aún Gobierno formado:

No por ello puede dejar de denunciarse la gravedad que tiene silenciar al Parlamento y apropiarse de él para hacer un uso partidista de las funciones que le atribuye la Constitución. Y menos aún, con una sentencia reciente, y dictada con toda la lógica de una democracia responsable, que deja muy claro que el margen de actuación de un Gobierno en funciones no es ni mucho menos absoluto, y que el poder ejecutivo debe someterse al legislativo en todo lo que esté legalmente previsto. Sánchez ha hecho ya méritos sobrados para ganar el premio de oportunista del año en nuestra deteriorada política.

José María Carrascal ve a Sánchez como un inmaduro político que se ha dedicado a jugar a ser mayor sin serlo ni de lejos:

Lo que nadie puede negar es que Pedro Sánchez ha caído en su propia trampa. Como cuantos se pasan de listos. Quería gobernar sin nadie y está a merced de todos. Ni siquiera puede contar con quienes le ayudaron a echar a Rajoy y ponerse en su lugar. Para pasarse un año con un gobierno gripado, sin presupuesto, sin apoyos, sin cámaras, sin aspiraciones, moviéndose por pura inercia. Sin poder echar la culpa a los demás. ¿No se proclamó vencedor de todas las últimas elecciones, que había planeado cuidadosamente? ¿No eligió su socio preferente? Y ahora resulta que meter a Podemos en su gobierno es como meter a la zorra en el gallinero. ¡Pues vaya vista que tienen tanto él como su gurú de cabecera! La impresión que están dando todos ellos es la de niños que juegan a mayores y empiezan a darse cuenta de que no es tan divertido como pensaban.

Un puntazo editorial de La Razón resalta la estrategia de Podemos para recordarle a Sánchez el error que cometió en 2016 con los morados:

Podemos dispara a Pedro Sánchez con armas que le hacen especial daño: su propia hemeroteca. En las últimas horas, han puesto en circulación extractos de la entrevista que el líder del PSOE concedió al programa ‘Salvados’ de laSexta en octubre de 2016, tras renunciar a su escaño para evitar abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy. Ante Jordi Évole reconocía que nunca debió tachar de populista a la formación de Pablo Iglesias o que sufrió presiones para no acercarse a los morados.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído