EL COLUMNISTA DE ABC DEFIENDE AL TENOR

El tremendo golpe en la mesa de Sostres: «Todos los hombres blancos y libres somos Plácido»

"He visto alcantarillas desbordadas de repugnantes ratas corriendo a morderle"

El tremendo golpe en la mesa de Sostres: "Todos los hombres blancos y libres somos Plácido"
Plácido Domingo y Salvador Sostres. PD

El asunto de Plácido Domingo que ha azotado de nuevo la vida de un famoso por delicados asuntos de abusos sexuales -ciertos o no- va a traer cola porque en España ya se sabe que es más potente el juicio popular que el de la propia Justicia si es que se llega.

La reparación moral después, en caso de error por parte de las exacerbadas del #MeToo, eso ya es otra cosa…

Y en esta línea está el columnista del ABC, siempre controvertido pero siempre contundente en sus argumentos, Salvador Sostres, que en su artículo de este 17 de agosto de 2019 hace una defensa tremenda del tenor Domingo. Bajo título Plácido, se queda muy a gusto Sostres:

No conozco a ningún demandado por acoso sexual que sea pobre o un don nadie. No conozco ninguna demanda que no haya sido retirada cuando se alcanza una cifra agradable.

He visto el perfil en Twitter de la mujer que nos acusa –porque yo soy Plácido y lo somos todos los hombres blancos y libres, aunque algunos sean demasiado estúpidos para entenderlo– presumiendo con gran orgullo de haber trabajado con él, justo hasta que además de verle como un maestro empezó a verle como un cajero automático.

Prosigue Sostres:

Los linchamientos son intolerables. Que sin ninguna demostración y al cabo de 40 años alguien pueda manchar y destruir la vida de un artista lanzando acusaciones sin que resulten probadas, es una forma de estalinismo y si no nos alzamos y decimos basta nos vendrán a buscar uno por uno hasta que no quede nadie.

He visto a Plácido Domingo, a Montserrat Caballé a Jaume Aragall o a Josep Carreras recorrer el mundo entero y cómo el mundo entero se rendía a su genio y a su hermosura, y deseaba tocarlos, abrazarlos, poseerlos. A la denunciante nunca antes había escuchado nombrarla y no creo que volvamos a saber de ella cuando cobre la cifra establecida y retire su dignidad –y su demanda.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído