MIQUEL JIMENEZ METE UN 'VIAJE SIDERAL' A LA ALCALDESA PODEMITA

El analista que desnuda a Colau como la culpable de que «el crimen campe a sus anchas por Barcelona»

"Los criminales, al menos aquí, suelen ser siempre de otro sitio: en la lista de los más reincidentes, de diez, un solo español"

El analista que desnuda a Colau como la culpable de que "el crimen campe a sus anchas por Barcelona"
Miquel Giménez y Ada Colau. PD

Colau, vete a tu casa, se titula el artículo de Miquel Giménez, hábil analista de laSexta y en este caso, de VozPópuli.

Podría parecer una frase hecha, descuidada, lanzada casi con desidia, pero no. En el caso de Giménez, elabora un artículo absolutamente cuidado con el que narra lo que viene aconteciendo en Barcelona en los últimos tiempos y que para la alcaldesa y muchos otros del entorno podemita solo es una campaña contra la ciudad condal.

El genial analista lanzado a primera línea por Ferreras, destroza a través de sus palabras a Ada Colau:

Colau ha conseguido que el crimen se adueñe de la que fue una ciudad envidiada por todos. Ejemplos: su protección a organizaciones delictivas como manteros u okupas – que tienen detrás suyo a mafias tanto locales como foráneas -, su defensa a ultranza de los menas y de cualquier inmigrante ilegal, el considerar a la Guardia Urbana como enemigos suyos, colocar a la exokupa Gala Pin de concejal en el distrito más conflictivo de Barcelona, Ciutat Vella, la supresión del grupo anti disturbios de la policía local, fomentar la ocupación de edificios públicos en desuso, su tolerancia inaudita con la venta de estupefacientes y muchos otros más que no citamos para no extendernos.

Si el primer párrafo ya resulta brutal a la par que explicativo, qué será del resto del texto. Giménez califica a Colau como “esa subvencionada profesional que sabe llorar muy bien pero con lágrimas de cocodrilo, sin valor humano alguno”:

Este ha sido un verano negro en mi ciudad, con asesinatos, robos, violaciones, peleas entre bandas, en fin, lo que un servidor, con sesenta años y habiendo vivido siempre en la Ciudad Condal, no había visto jamás. El crimen campando a sus anchas por las calles.

De paso, Giménez le mete al socialista que aupó a Colau (junto con Valls) al poder del consistorio barcelonés:

Hace falta carecer de la más mínima vergüenza y humanidad. Hace falta ser pesebrero, ser impermeable al sufrimiento ajeno, ser inútil con matrícula de honor, ser absolutamente incompatible con el ejercicio de un cargo público. Colau y Collboni son dos nulidades que se complementan a la perfección, porque, si una no sabe, el otro no quiere.

Para terminar, el estacazo final del articulista:

Mientras tanto, las navajas continúan agazapadas en cada esquina, esperando con sus hojas afiladas de muerte que pase por allí cualquiera, porque el delito es democrático y no repara en si la víctima es de aquí o de allá. En cambio, los criminales, al menos aquí, suelen ser siempre de otro sitio. De la lista de los más reincidentes, de diez, un solo español. Vaya, Colau. Volem acollir. Ande y váyase a barrer un desierto.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído