LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

Ramón Pérez-Maura salta a la yugular del plagiador presidente del Senado: «Considera imbéciles a todos sus compatriotas»

Ramón Pérez-Maura salta a la yugular del plagiador presidente del Senado: "Considera imbéciles a todos sus compatriotas"
Ramón Pérez-Maura y Manuel Cruz.

Miércoles 11 de septiembre de 2019. Esta jornada muchas miradas estarán puestas en Cataluña con la celebración de la Diada y los incidentes que la misma celebración acarreará por parte de los golpistas. Sin embargo, mucha de la atención en la tribunas y editoriales de papel está puesta en la pillada a Manuel Cruz, presidente del Senado, al que le han detectado unos cuantos plagios en su manual divulgativo

Ramón Pérez-Maura, en ABC, define de manera bastante gráfico la actitud del socialista:

Lo más relevante del plagio descubierto ayer por ABC gracias –una vez más– al trabajo de Javier Chicote es que nos ha servido para enterarnos de que al decir eso el presidente del Senado, cuarta autoridad del Estado, nos considera imbéciles a todos los españoles. Lo que sólo es un dato más en la valoración que ese partido hace de los votantes que le dan el poder. Porque ayer mismo, la ministra de Educación dijo que la coincidencia era de «dos líneas». Lo que apunta a que doña Isabel Celaá, además de no saber leer, tampoco sabría sumar. Lo que la pone por detrás del hombre de Cromagnon, que leer, no leería, pero contaba perfectamente lo que cazaba y lo que procreaba, entre otras cosas. Mas nuestra ministra de Instrucción no llega ni a eso.

Luis Ventoso entiende que Cruz será casi obligado a aferrarse al cargo para no dejar en mal lugar a su presidente, a Pedro Sánchez:

Cruz será forzado a aferrarse al cargo, pues su dimisión, aun siendo obligada, señalaría a otro autor que también debió irse por sus fraudes en trabajos académicos: Sánchez. Plagiar a manos llenas se llama ahora «pequeñas coincidencias». El deterioro de la verdad es lo más nocivo que ha traído este Gobierno.

Ignacio Camacho espera una altura de miras por parte de Cruz y no unas explicaciones chabacanas:

Lo peor es que ha reaccionado como un político cualquiera. Apelando a su brillante currículum –¡¡le ha faltado decir que él no es Sánchez!!– y arguyendo que se trata de «mínimas coincidencias». De un hombre de su prestigio cabe esperar otra respuesta menos vulgar y más sincera que un comunicado que no procede (tampoco) de su puño y letra. Claro que si su jefe de filas fusiló con impunidad una tesis casi completa, él debe de sentirse a salvo de cualquier contingencia. Pero a un filósofo con reputación intelectual seria no es menester recordarle las reglas de la ética… y de la estética.

El editorial de ABC está convencido de que el presidente del Senado no piensa presentar la dimisión, al igual que pasó con Sánchez cuando fue pillado con su tesis plagiada:

Si no dimitió Pedro Sánchez –el mismo que recordaba a Rajoy que en Alemania se dimite por copiar tesis doctorales–, Cruz no va a sentirse emplazado a actuar con la dignidad suficiente para reconocer que su comportamiento fue irregular y que no es conveniente ocupar la presidencia del Senado ni ser la cuarta autoridad del Estado. Y no, no fueron «coincidencias mínimas», sino un plagio con todas las letras.

Federico Jiménez Losantos, en El Mundo, denuncia en el caso de Cruz la corrupción que debe de haber dentro de la propia universidad:

Ayer el presidente del Senado, Manuel Cruz, fue acusado con todo fundamento de plagio por el diario ABC, que reprodujo fotográficamente largos párrafos fusilados sin piedad de hasta nueve autores a los que ni cita ni menciona. El plagio es sistémico sobre vampírico, porque el manual de Manuel copia interpretaciones enteras como la de Vattimo de Heidegger y fragmentos, siempre sin citar, de al menos otros dos manuales de Filosofía. Cómo estará de corrompida la universidad que ni siquiera sus autores se habían atrevido a denunciarlo. Casi como el CGPJ con la juez Bolaños.

Bajo la firma de Tadeu, en El Mundo, se advierte a Cruz que está ante una encrucijada:

El plagio, contrariamente a lo que pensaba con retruécano célebre Eugeni d’Ors, suele ser un miserable hurto por parte de quien se sabe incapaz de escribir algo de calidad equivalente y, por tanto, no deja de ser un homenaje implícito al plagiado y a su talento. El profesor Manuel Cruz es capaz de escribir mejor y con más originalidad que lo que ha copiado vilmente en un manual si se lo propone. Es pues el suyo un plagio sin sentido tal vez fruto de las prisas, de los plazos editoriales, de la mera incuria o bien del poco aprecio al propio libro que llevaba su firma. A ver si ahora se comporta como un politicucho al uso y se aferra al cargo, o como el profesor de filosofía que advierte a sus alumnos sobre la corrupción moral que supone plagiar. Cara o cruz.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído