LOS LECTORES SE CARCAJEAN DEL DIARIO DEL GRUPO MOLL

El Periódico de Cataluña retuerce las estadísticas para ocultar que los extranjeros delinquen más que los españoles

Intentan probar que no hay una relación causa-efecto entre inmigración y delito

El Periódico de Cataluña retuerce las estadísticas para ocultar que los extranjeros delinquen más que los españoles

El Periódico de Catalunya nos tranquilizaba este 14 de septiembre de 2019 con un artículo en el que dice según los últimos datos disponibles, del 2017, los delitos cometidos por extranjeros son un 23,1%; es decir, ni un cuarto de todos los delitos que se cometen en España. Los españoles cometen, pues, tres de cada cuatro. Lo que ha ocultado la periodista Miriam Ruíz Castro es que en Cataluña, y según las cifras oficiales, más del 43% de la población reclusa es extranjera, mientras que solo representan un 14% de la población total.

Los comentarios al artículo son todos críticos con la noticia y manifiestan un notable escepticismo sobre las matemáticas utilizadas por la periodista:

Me encuentro mucho mejor sabiendo que tres de cada cuatro delitos son cometidos por españoles. Debe ser terrible que te robe o ataque una persona que no sabe hablar castellano.

Si los extranjeros cometen el 25% de los delitos, siendo un 15% de la poblacion, el porcentaje de delincuentes es sensiblemente superior. Si a esto, le añadimos que, cuando dicen español,dicen «nacionalidad española», tenemos que concluir que tambien hay un porcentaje de «nacionalizados» que delinquen,pero cuentan como españoles.

Si hay 100 delitos y 25 son de extranjeros, pero solo hay 1000 extranjeros y 1000000 de españoles, ¿quién delinque más?

Tres de cada diez presos que hay en las cárceles españolas son extranjeros. Así lo indican las últimas estadísticas oficiales del Ministerio del Interior: de los 58.814 reclusos que había al terminar el año en las prisiones de nuestro país, 16.549 eran extranjeros, lo que supone el 28% de la poblacion reclusa total.

En el caso de las manadas de violadores, ningún Gobierno —no vaya a ser que se sepa— ha considerado lo suficientemente preocupante como para elaborar estadísticas específicas y, por lo tanto, se está a años luz de que el asunto sea diagnosticado y de aspirar a resolverlo.

En el diario El Mundo, lo que no quieren que se lea lo esconden en el suplemento Crónica, una especie de armario donde guardan a la sombra sus complejos. En marzo de 2019, en ese suplemento, la periodista Ángeles Escrivá publicó que las manadas estában formadas en un 70 por ciento por extranjeros. Otro dato preocupante: los magrebíes no llegan al 2% de la población pero son el 22% de las ‘manadas’.

«La muestra sale de las conclusiones genéricas obtenidas por el Instituto de Ciencia Forense y Seguridad (ICFS) de la Universidad Autónoma de Madrid que sostiene que un 31% de los integrantes de las manadas son españoles, un 49% son extranjeros, grupo en el que destaca el 22% de ciudadanos procedentes del Magreb, principalmente de Marruecos, y el resto está por determinar. Una sobrerrepresentación muy controvertida y muy ocultada», afirma en su impactante documento. El dato es alarmante porque representan solo el 10% del censo demográfico nacional (en torno a 4.5 millones de personas).

Lo que les da miedo no es la delincuencia sino el ascenso de partidos como VOX que denuncian a quienes vienen a nuestro país a delinquir, violar y atemorizar, y exige «que acaben metidos en un avión de vuelta a sus países de origen». Que se lo vayan a contar a los vecinos del barrio del Besòs i el Maresme, que no quieren que se instale un Centro de Atención Inmediata (CAI) para menores extranjeros no acompañados.

O los vecinos de El Masnou donde la policía detuvo a tres menores extranjeros por violar a una menor durante la fiesta mayor la misma noche.

O los vecinos del barrio Can Salat Busquets de Canet de Mar, que han constituido en plataforma vecinal para buscar soluciones al elevado número de delitos que cometen en la zona un grupo de menores extranjeros no acompañados (menas) alojados en la casa de colonias de Can Brugarola, propiedad de la alcaldesa, Blanca Arbell (ERC) y que cobra 155 euros por menor y día, lo que equivale a 8.000 euros al día de facturación (bruta) y 2,9 millones al año. Un gran negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído