ALGUIEN VOLÓ SOBRE EL NIDO DEL CUCO

Reportaje PD / Jesús Vidal y Alejandro Tous enarbolan la bandera de la libertad en ‘Alguien voló sobre el nido del cuco’

"A un amigo mío le diría que no se va a arrepentir de venir"

Carla Calvo

Alguien voló sobre el nido del cuco’ abrió sus puertas el pasado 5 de septiembre en el Teatro Calderón de Madrid. Desde entonces, y hasta el día 29 del mismo mes, se podrá disfrutar de esta gran producción de La Dalia Films con un elenco de quince actores y actrices que trasladarán al público la angustia, la impotencia, el miedo a la libertad y la ausencia de control del ser humano frente al orden establecido.

Buscando su independencia, Randle McMurphy (Alejandro Tous) se las ingenia para huir de la cárcel y ser trasladado a una institución mental. Allí conocerá a los pacientes de la Gran Enfermera Ratched, un grupo de seres que, incapaces de soportar la presión de la vida moderna y encerrados por voluntad propia, sobreviven felizmente entre juegos de mesa y descargas eléctricas.

Pero esa libertad que buscan los pacientes junto al recién llegado y revolucionario McMurphy no coincide con la idea de orden que representan los médicos y enfermeros de la sociedad libre. Es entonces cuando surge el conflicto, cuando la institución o ‘Máquina Oscura’ -como dice el Jefe Bromden- decide sacrificar al individuo en nombre del bien común.

«Lo definiría como una historia de libertad, de levantarse ante las injusticias y del poder del individuo sobre el sistema», afirma Alejandro Tous.

Jesús Vidal -que, tras ganar el Premio Goya al Mejor Actor Revelación por ‘Campeones’, representa el papel de Scanlon- prefiere definirlo como:

«Una lucha entre dos poderes».

El personaje principal, encarnado por Tous, es, en palabras del propio actor:

«McMurphhy es un torrente de vida, un animal. No piensa las consecuencias y, simplemente, es una maravilla de la naturaleza»

Vidal, por su parte, puntualiza que su personalidad en la obra es:

«Un violador, con la carga que conlleva de reprobación de la sociedad, antes y ahora; por eso es un personaje muy actual».

Con esta interpretación en el Teatro Calderón se pretende modernizar el concepto estético de la obra, aportando una visión más próxima a la sociedad actual y huyendo de las referencias de los años 70.

Esta nueva visión refuerza la sensación de vigilancia y orden obsesivo, rozando la paranoia.

«A un amigo mío le diría que no se va a arrepentir de venir, que se va a pasar dos horas pegado a la butaca con los ojos como platos» (Alejandro Tous).

«Es una obra que puede ayudar a que no se repitan ciertas cosas que han tenido lugar en el pasado; tanto a nivel de trato de los pacientes con enfermedades mentales, como a nivel de dictaduras y la lucha por la libertad» (Jesús Vidal).

Autor

Carla Calvo

Periodista y Comunicadora Audiovisual por la URJC. Redactora de lifestyle, corazón y eventos en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído