HAY GENTE PARA TODO

Los momentos más machistas del ‘progre’ Pablo Iglesias que las feministas silencian como puertas

El tipo es una estafa completa, como ha quedado patente con ese casoplón que se ha comprado en la sierra madrileña, tras pasarse años vituperando a los políticos que abandonaban los barrios y jurar que jamás se movería de su pisito ilegal VPP del bario de Vallecas, pero lo que llama la atención de Pablo Iglesias es su recalcitrante machismo.

La relación del ‘macho alfa’ de Podemos con las periodistas críticas con su gestión siempre ha sido complicada.

Mariló Montero, presentadora de televisión, realizó unas declaraciones de 2014 en las que cargaba contra el líder ‘morado’:

«Es un hombre oscuro, no es el estandarte del 15M ni el prototipo del macho ibérico. El macho ibérico defiende y protege a la mujer, yo no me veo para nada defendida por su discurso».

«La azotaría hasta que sangrase… Esa es la cara B de lo nacional popular», fue la réplica de Pablo Iglesias en una conversación de Telegram en la que estaban presentes otros miembros de su partido como Juan Carlos Monedero.

«Soy un marxista algo perverso convertido en psicópata», remataba el mandatario podemita.

Le guiñó un ojo a una periodista
Otra periodista que sufrió el abuso machista de Iglesias fue Pilar Gómez, subdirectora de La Razón, en este caso con la protección de Antonio García Ferreras, que hizo hasta piruetas para justificar la metida de pata del de Podemos.

En plena tertulia política en ‘Al Rojo Vivo’ en la que estaban presentes ambos, el líder de Podemos le guiñó un ojo a Gómez.

«Lo de guiñar el ojo… ¡de qué va esto!», se quejaba la periodista, al tiempo que tildaba este gesto de «rancio» y «machista».

«Pues a mí personalmente no me gusta que me guiñen el ojo ¿lo puedo decir o no? Pues sí, me ofende, al igual que a él le ofende que yo le trate de tú o de usted, a mí no me gusta. Me molesta que en un debate político me guiñen un ojo», sentenciaba la periodista para dejar clara su postura al líder de Podemos.

«¡Qué bonito abrigo de piel llevas!»
En una rueda de prensa en el Congreso, Pablo Iglesias intento burlarse de la periodista Ana Romero, quien le había preguntado si su decepcionante resultado electoral afectaba a sus intenciones de pacto de Gobierno.

«¡Qué bonito abrigo de piel llevas!», se limitó a declarar el dirigente podemita, mientras sus compinches y la propia Irene Montero sonreían como lelos .

Levy «se calienta»
Pero las periodistas no han sido las únicas atacadas por el rampante machismo de Iglesias. También lo han sido las dirigentes de otros partidos políticos como Andrea Levy, la vicepresidenta de Estudios y Programas del PP. Durante la investidura fallida de Pedro Sánchez, el líder podemita manifestó que Levy «se calienta» con el diputado de su partido Miguel Vila.

El secretario general de Podemos manifestó que ofrecía su despacho en el Congreso para que «ambos se conozcan mejor».

Ridiculizando la condición de mujer de la ‘popular’, el tono jocoso de Pablo Iglesias fue en aumento hasta confesar que se sentía «preocupado» ya que se ve incapaz de «controlar la virtud de sus diputados» y que ante ese contexto lo único que puede hacer es «facilitar su despacho».

Iglesias realizaba este alegato en el estrado del Congreso de los diputados, a la vista de todo el mundo, para intentar justificar su rechazo a la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

«La única fuerza de Botella es su marido»
Ana Botella, la que fuese alcaldesa de Madrid entre 2011 y 2015, también estuvo en el blanco de los ataques machistas de Pablo Iglesias. El líder podemita menospreciaba los logros de Botella y señalaba que llegó a la Alcaldía de la capital por ser esposa del ex presidente del Gobierno José María Aznar.

«Es una pena que en un día como hoy tengamos que hablar de Ana Botella, que representa todo lo contrario a las mujeres valientes. Es la que encarna ser esposa de, nombrada por, sin preparación…y además de belicista, es una mujer cuya única fuerza proviene de ser esposa de su marido y de los amigos de su marido», destacaba Iglesias en una tertulia de La Sexta Noche.

Se dirigía a sus alumnas por su físico
La actitud machista de Iglesias no viene de ahora. En su época de profesor en la Universidad Complutense de Madrid se dirigía a sus alumnas por sus rasgos físicos, mientras que a los chicos les llamaba por su nombre.

Así lo revelaban referencias recogidas en el blog de Colectivos de Jóvenes Comunistas de su Universidad.

La bitácora de estudiantes comunistas publicó en febrero de 2014 una entrada titulada [Somosaguas] Lo que no sabes de los líderes de Podemos. Ni Juan Carlos Monedero ni Pablo Iglesias salían bien parados por diversos motivos. Uno de ellos era el retrato de ambos en el que se les presentaba como machistas. En el caso del secretario general de la formación morada se dice de él:

«También sabemos que Pablo Iglesias en sus clases se dirige a las alumnas, no por su nombre o apellido cómo sería lo lógico, sino por sus rasgos físicos o diminutivos, actitud machista que choca frontalmente con el aparente feminismo del que hace gala en la televisión».

Así, las chicas podían ser «rubita» o incluso «gordita». De hecho, este blog aseguraba que si una mujer era poco agraciada lo destacaba en el apodo usado para referirse a ella.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído