JENARO CASTRO, EN UNA TRIBUNA PUBLICADA EN 'EL MUNDO'

Un trabajador de TVE avergüenza a Rosa María Mateo y sus palmeros de La Moncloa con una durísima carta abierta

"Es una falta de respeto hacia los 6400 trabajadores de RTVE presentar el fichaje del compañero Enric Hernández como la salvación digital de la radio y la televisión públicas dada su experiencia audiovisual"

Un trabajador de TVE avergüenza a Rosa María Mateo y sus palmeros de La Moncloa con una durísima carta abierta

«RTVE es la prolongación de la batalla política, el objeto de todos los deseos, la madre de todas las teles, el medio que debe vertebrar España pese a que en poco más de un año ha sido abandonada a la suerte de su deriva».

Así comienza su tribuna de opinión Jenaro Castro, ex director del ‘Informe Semanal’ y con una extensa trayectoria en TVE, sobre la situación de Televisión Española en general y del fichaje de Enric Hernández en particular:

Pero me asalta cierta vergüenza por cómo le mandan al matadero algunos que le han recibido con palmadas en la espalda porque les proporciona la coartada perfecta para seguir manejando en la sombra los hilos de Radio Televisión Española.

Castro dice lo siguiente sobre la llegada de el exdirector de El Periódico a Torrespaña tras el ‘dedazo’ de Pedro Sánchez y su enviada a la pública, Rosa María Mateo:

Lo que debemos denunciar es que se aplique el doble rasero en función de intereses políticos, que se considere «redacción paralela» a once contratados por la anterior dirección y no a los cien de esta etapa, que se practique con radical beligerancia o suave tacto moderado el luto del negro según quién gobierne, que lo de antes se catalogara como intolerable manipulación informativa y lo de ahora se ensalce como la fuerza del verdadero periodismo

De Rosa María Mateo dice lo siguiente:

La ejecuta una Administradora que, bajo el disfraz digital del decreto gubernamental, se presentó como provisional y única con la suma parlamentaria de la moción cuya mayoría ya no sirve ahora para la gobernabilidad. Le nombra esa eternidad provisional y única cuyo objetivo verdadero siempre fue perpetuarse pese a ocasionar la mayor crisis de la historia de RTVE con el episodio de los debates del 28-A al demostrarse órdenes directas de Moncloa. Se hace retorciendo el organigrama para sortear las reticencias del Consejo de Informativos, que ha montado con delicadeza, mimo y pocas prisas un referéndum telemático para el compañero Enric.

Y finaliza:

Pero es una falta de respeto hacia los 6400 trabajadores de RTVE presentar el fichaje del compañero Enric como la salvación digital de la radio y la televisión públicas dada su experiencia audiovisual. Cierto que eso no le inhabilita, porque parece un tipo dialogante que se deja aconsejar y que seguro transforma en suma de desagravio la llamada purga, en pluralidad objetiva los vídeos de insulto a Casado y Rivera difundidos en la precampaña anterior por el Canal 24 horas, en proporcionalidad el reparto de tiempos electorales, y en igualdad de tratamiento informativo lo que desde el cambio ha sido calificado por la mayoría de los medios como «sesgo escandaloso

Y se espera que RTVE vuelva a ser de todos los españoles y de todos sus profesionales para que la audiencia y el prestigio regresen a la radio y la televisión públicas, sin entrevistas malditas como la de Otegui y sin mentir sobre el fusilamiento de 14 monjas en 1936 que no desaparecieron por arte de magia.

Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído