LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

El dato demoscópico que corta de golpe el entusiasmo de Sánchez con la llegada de Errejón y provoca escalofríos en el PSOE

"Un voto radical reactivado, como el que tuvo Podemos en sus inicios, podría devolver al PSOE a la incomodidad de los noventa y tantos escaños"

El dato demoscópico que corta de golpe el entusiasmo de Sánchez con la llegada de Errejón y provoca escalofríos en el PSOE
Íñigo Errejón y Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez está que da botes de alegría con la llegada de Íñigo Errejón a la política nacional y que, de paso, le quite de encima a Pablo Iglesias (Podemos) como socio preferente en una posterior negociación por los sillones tras las elecciones del 10 de noviembre de 2019.

Sin embargo, hay cuestiones ante las que el doctor ‘cum fraude’ no debería de estar tan alegre, tal y como le recuerdan este 26 de septiembre de 2019 los artículos y tribunas de opinión de la prensa de papel.

El editorial de El Mundo no compra la moderación de la que ahora pretende hacer gala Errejón:

Pese a la esmerada imagen de buenismo que se ha trabajado el ahora candidato, conviene no engañarse respecto del ideario extremista que subyace a su proyecto. Errejón no es un socialdemócrata, ni un constitucionalista. Su populismo de raíz identitaria, criado en el chavismo, parte de la negación de la libertad personal y persigue el sometimiento del individuo a la ingeniería social de un Estado paternalista que cumpla al fin la utopía de la supresión de las desigualdades. Por supuesto, Errejón acredita sobrado tacticismo para amoldar su credo a la coyuntura que mejor convenga a su ambición; el contexto le recomienda presentarse como el «antídoto de la abstención» que se les presupone a los votantes de izquierdas decepcionados con el fracaso de Sánchez e Iglesias. Aspira a capitalizar ese voto para convertirse en llave de una entente con Podemos y PSOE que integre al errejonismo en el eje del poder.

Javier Redondo no duda de que Errejón es un instrumento del PSOE:

Errejón proyectó su tesis doctoral sobre Podemos. Copió el ejemplo del MAS de Evo Morales y anotó una de sus inquietudes: distinguir entre partido e instrumento político. El disidente replica ahora el método MAS con «fuerzas hermanas» para construir una herramienta subalterna al instrumento hegemónico y de poder que lo subcontrata: el PSOE.

El editorial de La Razón enfría los ánimos de Sánchez ante la llegada de Más País, el partido de Íñigo Errejón:

Estamos ante una de las clásicas escisiones de la izquierda, en las que operan mucho más las circunstancias personales de sus líderes, la metodología y el tacticismo, que las hipotéticas diferencias ideológicas. El discurso de ayer del propio Errejón ante la asamblea de sus incondicionales –entre quienes no se encontraba Manuela Carmena– lo demuestra: ni en el fondo ni en las formas, navegando en las fáciles aguas de la demagogia y del sectarismo, se diferenció lo más mínimo de lo que puede decir un Pablo Iglesias o un Alberto Garzón. Es más, Errejón demostró que él puede ser más radical y que puede falsificar más la realidad española que cualquiera de sus antiguos compañeros de partido. Pero si, como señalábamos al principio, la irrupción de Errejón va a castigar las perspectivas de la izquierda más extrema, no debería felicitarse el líder socialista, que ya ha dado la bienvenida al candidato, ante los problemas, serios, que se le vienen encima a Pablo Iglesias. Porque un voto radical reactivado, como el que tuvo Podemos en sus inicios, podría devolver al PSOE a la incomodidad de los noventa y tantos escaños.

Fernando Rayón es de los que sostiene que en Moncloa están que aplauden con las orejas a Errejón:

No citó una sola vez al Partido Socialista ni a Podemos. Pareció que el bloqueo fuera culpa de las «tres derechas». E hizo un canto a la responsabilidad y al patriotismo. Final. Más aplusos. Y entonces empezaron las fotos mientras seguían aplaudiendo al nuevo líder supremo. También los aplausos llegaban desde La Moncloa.

VEA ‘EL QUILOMBO’ COMPLETO

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído