LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

El ‘bailón’ Iceta desmonta al levantisco Sánchez y su farsa de aplicar el 155 en Cataluña desmarcándose de la moción de censura a Quim Torra

El 'bailón' Iceta desmonta al levantisco Sánchez y su farsa de aplicar el 155 en Cataluña desmarcándose de la moción de censura a Quim Torra
Pedro Sánchez amenaza de boquilla a la banda del lazo amarillo mientras Iceta le desmonta el chiringuito.

¿Será capaz Pedro Sánchez de aplicar finalmente el artículo 155 en Cataluña o, finalmente, será otra más de sus operaciones de cosmética, un anuncio con trampa a la espera de lo que pase en las urnas el 10 de noviembre de 2019? Las tribunas y editoriales de la prensa de papel de este 2 de octubre dudan mucho de las intenciones levantiscas del presidente del Gobierno en funciones.

El editorial de ABC habla de farsa de Sánchez respecto de la aplicación del 155:

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha percibido que toca hablar de España en esta precampaña electoral, porque su acreditada cercanía a los nacionalistas catalanes ahora resulta tóxica. El rápido tránsito que ha hecho de la oferta de diálogo, con paseos junto a Quim Torra en La Moncloa, a la invocación del artículo 155 de la Constitución. Sin embargo, de nuevo apareció Miquel Iceta para deshacer el espejismo. En un momento crucial para la defensa del constitucionalismo en Cataluña, los socialistas catalanes anuncian su abstención en la moción de censura de Ciudadanos a Quim Torra. Si ante esta realidad antidemocrática e inmoral que encarna Quim Torra, los socialistas catalanes, con Miquel Iceta al frente, consideran que deben lavarse las manos, definitivamente el nuevo discurso de Pedro Sánchez sobre Cataluña es una farsa

Ramón Pérez-Maura asegura que Pedro Sánchez debe de pasar ya de las palabras a los hechos, que no vale con proclamarse campeón haciendo poesía con la palabra España:

Sería muy útil que además de declamar poesía, actuara en las Cámaras. Por ejemplo, apoyando la moción de censura contra Torra. ¿Cómo es creíble que los socialistas crean que falta un solo argumento para poner en marcha esa censura? ¿Tenían que haber asesinado a alguien los CDR y seguir justificándolo el presidente de la Generalidad para que Sánchez creyese que había que apoyar la censura presentada por el partido mayoritario del constitucionalismo en Cataluña? Seamos conscientes de que no podemos seguir permitiendo que el discurso tóxico del independentismo se imponga. Y para combatirlo no vale con que Sánchez se proclame campeón de España de su disciplina particular en la que no compite con nadie. Hay que actuar. Pero el hecho de que no apoye la moción de censura en Cataluña es la prueba del algodón de que quiere jugar todas las cartas.

Ignacio Camacho detecta en el presidente del Gobierno en funciones un amago sin dar el estacazo definitivo a Cataluña:

Para convertir el 155 en una palanca electoral, Sánchez tiene un problema que se llama Partido Socialista de Cataluña. El presidente está amenazando con la intervención de la autonomía en busca de un leit motiv que le haga daño a la derecha y le arrebate una parte sustancial de su «relato», lo único que interesa a un político acostumbrado a enfocar las elecciones como una ocupación retórica de espacios. Ahora va sobre todo a por el de Ciudadanos, fuerte competidor en la especialidad de sostener un criterio y su contrario. A tal efecto se siente cómodo en la pose de dirigente responsable y sensato, en ese umbral de la autoridad democrática que un brillante analista foráneo define como «el artículo 154». Pero si Torra y sus alegres muchachos de la gasolina se empeñan en responder a la sentencia del Supremo en los términos insurgentes que tienen anunciados, el Gobierno puede verse en la tesitura de trascender el simple amago. Y no está nada claro que eso le convenga en un territorio donde se juega un significativo número de escaños. Cuestión de cálculo.

El editorial de La Razón habla directamente de que Iceta acaba de rebajar la firmeza de Sánchez contra los golpistas catalanes al hacerse a un lado en la moción de censura a Iceta:

La postura de Iceta, que jugó con la equidistancia hasta que se consumó el golpe antidemocrático en Cataluña en octubre de 2017, hace dudar de la consistencia de la proclamada firmeza del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y sus reiteradas advertencias a la Generalitat para que deponga su actitud levantisca, incluso, bajo la amenaza de volver a aplicar el artículo 155 de la Constitución, medida que, pese a las dudas de procedimiento, es perfectamente legal y entra dentro de las prerrogativas de un Ejecutivo en funciones.

Santiago González, en El Mundo, considera que Sánchez está usando otra de sus mentiras con respecto al empleo del 155:

Sánchez ha adoptado como argumento de campaña el artículo 155 de la Constitución. No que lo vaya aplicar, entendámonos, sino que puede aplicarlo, aun estando en funciones. Sería difícil negarle tal posibilidad desde la lógica constitucional. Hasta Martín Pallín que es el consultor de Ferreras para estas emergencias lo daba por bueno en Al Rojo Vivo, no digo más. El miente siempre, incluso si no lo necesita, o sea que no hay manera de saber si lo va a aplicar o no.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído