LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

La Universidad Camilo José Cela produce tesis como salchichas, pero con distinto resultado: aquí solo pringa la ‘pardilla’ Canoyra mientras Sánchez se aferra al cargo

La Universidad Camilo José Cela produce tesis como salchichas, pero con distinto resultado: aquí solo pringa la 'pardilla' Canoyra mientras Sánchez se aferra al cargo
Concepción Canoyra, la Universidad Camilo José Cela y Pedro Sánchez.

¿Celos mediáticos ante la exclusiva de ABC? No busquen en otros medios tribunas y editoriales de la prensa de papel de este 4 de octubre de 2019 reflexiones sobre el último plagio descubierto en la Univerdad Camilo José Cela y que se ha llevado por delante a la directora general de Educación Concertada de la Comunidad de Madrid. Un escándalo que, sin duda, salpica directamente a Pedro Sánchez, quien leyó su tesis en esa misma institución universitaria.

El editorial de ABC exige ejemplaridad a Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, y a Manuel Cruz, presidente del Senado, para que sigan la senda de la popular Concepción Canoyra, que renunció a su puesto de directora general de Educación Concertada tras descubrírsele un plagio de libro:

No basta con la dimisión de Canoyra si otros cargos públicos de mayor relevancia, como el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, o el presidente del Senado, Manuel Cruz, miran a otro lado o se escudan en explicaciones ramplonas o se hacen las víctimas de una persecución imaginaria. Hablamos de la segunda y de la cuarta autoridades del Estado. Concepción Canoyra debería ser el espejo en el que se miraran los plagiadores que acceden a funciones públicas y dan lecciones de ética política (o de filosofía), como si las exigencias de la responsabilidad personal no fueran con ellas. Además, el caso de Canoyra llueve sobre mojado, porque pertenece al mismo departamento y a la misma Universidad –la Camilo José Cela– en la que Pedro Sánchez obtuvo su doctorado. Por eso tampoco bastan las dimisiones individuales si el sistema mantiene abiertas las grietas por las que se cuela la corrupción universitaria.

Luis Ventoso cuenta en su tribuna que la dimisionaria Canoyra leyó su tesis cuatro días más tarde que Pedro Sánchez y en la misma universidad, pero la decisión ante la pillada ha sido muy diferente:

ABC ha destapado otro plagio en la Universidad Camilo José Cela, en el mismo departamento en que estaba Sánchez y en el mismo programa de doctorado en Economía y Empresa. La plagiaria, que era directora general en la referida Universidad y leyó su tesis cuatro días más tarde que Sánchez, ha dimitido al instante de su cargo de directora general en la Comunidad de Madrid tras conocer la información del periódico. En 2012, la UCJC arrastraba una baja generación de doctores, lo que la ponía en riesgo de perder su licencia para expedir títulos. Es entonces cuando comienza a producir tesis como una fábrica de salchichas; entre ellas, las de Sánchez y la dimisionaria Concepción Canoyra. Es inadmisible que Sánchez no haya dimitido, dado que él mismo fijó ese listón ético para casos así, y es una vergüenza que las autoridades educativas ni se molesten en investigar un fraude obvio. Es la democracia que tenemos.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído