ARTÍCULO EN LA RAZÓN

Ussía hace picadillo a Iglesias con una soberbia defensa de la Guardia Civil: «Antes de hablar de ella, enjuáguese la boca con espuma de liebre»

" Además de desagradecido y mala persona, este descamisado de marca es un berzotas"

Ussía hace picadillo a Iglesias con una soberbia defensa de la Guardia Civil: "Antes de hablar de ella, enjuáguese la boca con espuma de liebre"
Alfonso Ussía y Pablo Iglesias.

Alfonso Ussía, a nadie se le esconde, es un firme defensor de la Guardia Civil, un admirador de los sacrificios de un cuerpo que no siempre suele recibir el mejor trato por parte de la clase política, especialmente si nos referimos a partidos como Podemos y dirigentes de la ralea de Pablo Iglesias.

Este 5 de octubre de 2019, en La Razón, el escritor y periodista se marca una tribuna recordándole varias cosas al líder morado, entre ellas que se deje de victimismos en relación a quienes se han ido de Podemos puesto que antes de traicionar al secretario general este les había clavado una puñalada previa. Y, lo más importante, que no olvide que al cuerpo al que critica, la Benemérita, es el mismo que cuida las 24 horas del día de su casoplón en la sierra de Madrid:

El pobre marqués de La Navata y conde de Galapagar carece de buen estilo. Ahora, quizá recordando su amistad con Otegui y sus cariños a De Juana Chaos, ha puesto en duda la brillante operación de la Guardia Civil, la misma Institución que cuida de su persona, su familia, sus hijos, su casa y su amplio jardín, en la que fueron detenidos siete individuos que fabricaban explosivos y custodiaban documentos de los lugares elegidos para explosionarlos.

Precisa Ussía que:

Además de desagradecido y mala persona, este descamisado de marca es un berzotas. La Guardia Civil investiga, la Guardia Civil analiza, la Guardia Civil, cuando las evidencias son más que sospechosas, actúa, y la Guardia Civil detiene a los presumibles terroristas. Pero la Guardia Civil no envía a nadie a prisión. Lo hace un juez después de tomar declaración a los detenidos por la Guardia Civil. Y si un juez independiente los ha enviado a prisión, será porque sus declaraciones corroboran la actuación de la Guardia Civil, por mucho que a Marlaska le haya indignado el éxito de una operación magistral contra el terrorismo independentista catalán.

Subraya el columnista que Podemos es un nido de traiciones, empezando por las del propio líder:

Desde que se cumplió la traición de Errejón, Pablo Iglesias se ha rodeado de una apasionada primavera floral. Le llueven elogios y mimos de periodistas y políticos, que se sienten desolados por la deslealtad de Errejón. Y no hay más vainas. Errejón es tan impresentable como Iglesias, como Monedero, como Echenique y como todos los que han defendido y justificado el terrorismo en España, la tortura y el hambre en Venezuela, la permanente cárcel y subdesarrollo de Cuba y la teocracia de Irán. Son iguales, simétricos, fotocopias de unos y otros. La duda respecto a la actuación de la Guardia Civil con los chicos de la gasolina –Arzallus, refiriéndose a los etarras–, de los CDR, sobrepasa la calificación de insulto. Entiendo que la genética se impone y que para Iglesias esas menudencias explosivas no merecen castigo alguno.

Insiste el autor que los ataques del líder podemita a la Guardia Civil no tienen base alguna:

Pero es fundamental recordar al Populista traicionado por él mismo y los suyos, que la Guardia Civil cumple a rajatabla con su deber de salvaguardar el bien común liberándonos de los aficionados a crear explosivos para ser oídos, y que ha sido un juez el que ha decidido que la sociedad puede dormir más tranquila con los CDR en prisión que en libertad. Lo de este tarugo, inmenso berzotas y rencoroso infumable, es un ejemplo de la degradación infecciosa que afecta, hoy por hoy, a una gran parte de la Izquierda española.

Añade que:

Iglesias no es víctima de nada ni de nadie. Ha sido traicionado por quienes él traicionó, disminuído por quienes él disminuyó, y vejado por aquellos que Iglesias vejó. Tan indeseables son los traidores como los traicionados, y no es de recibo que quien ha exigido al Ministerio del Interior, por su garantía de servicio, lealtad y competencia, la vigilancia de su casa y de sus bienes a la Guardia Civil, se atreva a poner en duda el compromiso de los guardias civiles con el beneficio de una sociedad que no sabe agradecer sus sacrificios y la brillantez de su trabajo. Iglesias, para referirse a la Guardia Civil tendría que enjuagarse la boca con espuma de liebre, que ignoro hasta qué punto existe y si es eficaz para desinfectar el odio de su lengua.

Y remacha asegurando que Iglesias se ha convertido en pura casta, en alguien que solo pretende sobrevivir en política, igual que los ahora purgados en la formación morada:

De plató en plató, de radio en radio, salta Iglesias para lamentar la traición de la que ha sido objeto, cuando ha sido Iglesias quien ha traicionado a la mayoría de los bobos que confiaron en él. Casta pura, pura casta, la misma a la que pertenecen Errejón, Monedero, Montero y Echenique. No me refiero a ideas y valores, más o menos disparatados. Me refiero a la supervivencia de los chulos del Sistema, que no sólo se hallan en el populismo, sino en todos los partidos políticos.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído