LAS COSAS DE LOS RICOS, GUAPOS Y FAMOSOS

¡Los secretos de Isabel Pantoja que solo conoce Pilar Eyre!

Doña Ana no se separaba de Isabel Pantoja ni a sol ni a sombra

¡Los secretos de Isabel Pantoja que solo conoce Pilar Eyre!
Isabel Pantoja y su madre YT

La periodista y pródiga escritora Pilar Eyre nos tiene acostumbrados a sus elegantes artículos repletos de sorprendentes exclusivas que nadie tenía ni esperaba, pero que ella consigue mediante sus inmejorables fuentes.

Su blog en la popular Revista Lecturas es una cita obligada con la actualidad bajo la inestimable garantía de la firma Eyre.

Nunca defrauda y en esta ocasión tampoco ha sido para menos :

Conocí a doña Ana cuando su Maribel era una artista que quería comerse el mundo y, además, novia “secreta” de Paquirri. Si la pareja se sentaba en un sofá de su piso sevillano, doña Ana corría a ponerse en medio “porque estos noviazgos tan largos no me gustan”.

 

La vigilaba cuando estaba Paco
Y, para dormir, cuando Paco se quedaba en Sevilla, le destinó un cuartito a su lado, para poder controlarlo “y evitar tentaciones”. Tenían una casa grande, pero hacían vida en una salita pequeña, con la tabla donde doña Ana planchaba los trajes de su niña y un inmenso televisor.

 

«Mi Maribel es más señora»
Mientras esperábamos que Maribel se cambiara para las fotos, mirábamos vídeos de actuaciones. “Dicen que la otra (Carmen Ordóñez) es una belleza, pero donde esté mi hija…”. “Esa (la Jurado) no canta mal, pero mi Maribel es más señora…”.

 

Un pasado de niña huérfana
La Pantoja se secaba su larguísimo pelo con un calefactor y la madre le cogía un mechón. “¡Fuerte como la crin de un caballo!”, decía. Comíamos huevos con papas, también en el cuartito en una mesa camilla, y doña Ana carraspeaba de emoción cuando Maribel desgranaba su pasado de niña huérfana: “Llegamos mi madre y mis tres hermanicos a Madrid, más pobres que las ratas, y yo me quedaba dormidita en el tablao dando palmas porque solo tenía quince años…”.

 

Inicios humildes
Y luego nos metimos en el imponente Porsche, Isabel y la madre delante, y detrás la periodista con las rodillas bajo el mentón, para que nos enseñara la humilde casa de Triana donde nació.

Autor

Carla Calvo

Periodista y Comunicadora Audiovisual por la URJC. Redactora de lifestyle, corazón y eventos en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído