COMO LA FISCALÍA

El vergonzoso silencio de feministas, Instituto de la Mujer y ‘El País’ sobre la violación televisada en Telecinco

El vergonzoso silencio de feministas, Instituto de la Mujer y ‘El País’ sobre la violación televisada en Telecinco
La siempre locuaz Anabel Alonso, ahora callada.

Se lo venimos contando en Periodista Digital, Carlota Prado, la concursante de Gran Hermano Revolution que denunció haber sufrido abusos sexuales en el programa en 2017, se hallaba tumbada «sin apenas moverse, boca arriba, con los ojos cerrados desde que se metió en la cama», cuando José María López, otro concursante, realizó movimientos bajo el edredón «que aparentemente pudieran consistir en penetraciones». Así lo refleja la jueza que ha investigado el caso durante dos años y que ha dado por terminada la instrucción.

En todo este caso, ha llamado la atención que la Fiscalía no haya actuado contra el programa de Telecinco y acusado a sus responsables. ¿Por qué? No se entiende que el Ministerio Público, dependiente del Gobierno del feminista Pedro Sánchez, haya mirado para otro lado. ¿No conviene enfrentarse a Mediaset y precisamente ahora con una disputa electoral por delante?

Es una sorprendente inacción a la que se une el silencio cómplice de las asociaciones feministas, el ‘ni mu’ de destacadas representantes oficiosas del feminismo progre como las siempre locuaces actrices Anabel Alonso o Leticia Dolera o el vergonzoso ‘apagón informativo’ del progre y ‘feminazi’ diario El País.

Tampoco ha dicho ‘esta boca es mía’ las representantes del Instituto de la Mujer.

Lamentable si tenemos en cuenta el clarificador relato de la juez instructora que resuelve que “Alrededor de la 01:30, del 4 de noviembre de 2017 […] en la habitación grande, José María López se introdujo en la cama con Carlota Prado, la cual se hallaba vestida íntegramente, habiéndose quitado únicamente las botas con la ayuda de José María”.

Prosigue: “Acto seguido, José María le dijo a Carlota que le iba a contar un secreto y tapó a ambos con el edredón, observándose una manipulación interna en la que José María pudiera ser que estuviera quitando los pantalones y las bragas a Carlota”.

“Esta le comunicó, sin apenas fuerza, la frase ‘no puedo’, sacó uno de sus brazos del edredón y lo dejó caer contra la pared. También se quitó la parte de arriba con dificultad y sacó una mano, posicionándola en vertical y recta hacia José María, en la que pudo manifestarle que parase su acción, la cual pudiera consistir en tocamientos de su cuerpo en base a las oscilaciones apreciadas”.

La jueza considera que «existen motivos suficientes» para dar por finalizada la instrucción al ver indicios de un delito de abuso sexual.

La juez señala el vídeo pero también que en su declaración José María incurrió en contradicciones.

Te puede interesar

Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído