POR EL CAOS AÉREO DEL 2010 QUE DEJÓ EN TIERRA A 700.000 VIAJEROS

Ridículo judicial: el fiscal acusó de sedición a los controladores aéreos en tiempos de ZP, el mismo delito que a los golpistas catalanes

En aquel momento, el PSOE se lanzó a la yugular de los 'sediciosos' controladores

Ridículo judicial: el fiscal acusó de sedición a los controladores aéreos en tiempos de ZP, el mismo delito que a los golpistas catalanes

No eran golpistas, ni pretendieron abolir la Constitución para declarar la República.

Tampoco cometieron «indiscutibles episodios de violencia» aunque causaron estragos a miles de viajeros.

Son los 136 controladores que tendrán todavía que sentarse en el banquillo de los acusados, por delitos de sedición y abandono del servicio público el próximo año a partir del 14 de enero de 2020.

Diez años después de haber causado el caos aéreo de diciembre de 2010 que afectó a unos 700.000 pasajeros y a más de 5.000 vuelos en toda España, los controladores podrían ser juzgados y condenados por los mismos delitos que los golpistas catalanes que atentaron contra el Estado de derecho en España.

Aunque lo más probable, según fuentes judiciales, es que la sedición quede olvidada —se sustituye por una calificación jurídica de abandono de servicio público del artículo 409 del Código Penal— no deja de ser llamativo que a unos políticos que se alzaron contra la Constitución se les condene por el mismo tipo penal que al de los controladores, que afrontaron de su bolsillo el daño infringido a los viajeros con un suma que ronda los 20 millones de euros en concepto de reparación de daño por el pago de la responsabilidad acordada.

«Los de Palma de Mallorca son unos 300 personas y ya está cerrado. En Madrid hemos llegado a un acuerdo con 126 controladores y sigue el juicio contra 7», dicen desde el despacho Cremades. Estos controladores reconocen un delito de abandono del servicio, por lo que tienen que pagar una indemnización de 1000€ por perjudicado más los daños materiales.

En aquel momento, el PSOE se lanzó a la yugular de los ‘sediciosos’ controladores. El entonces ministro de Fomento José Blanco decía:

“Nos les puede salir gratis. Han puesto en dificultad el espacio aéreo español. Es una situación muy grave también desde el punto de vista penal. Para restablecer la normalidad hemos tenido que adoptar medidas sin precedentes, ya que era un chantaje inaceptable como no se había visto nunca”.

El ministro calificó los hechos como huelga salvaje y acusó a los trabajadores de hacer chantaje y utilizar como rehenes a los pasajeros. Los controladores aéreos protestaban por sus condiciones de trabajo que calificaban extremas y denunciaban que mediante un decreto ley les habían aumentado las horas de trabajo y les habían rebajado el sueldo.

Pero con los ‘sediciosos’ catalanes fueron mucho más benevolentes y mostraron una compasión tal que varios dirigentes del PSOE se mostraron favorables al indulto de los golpistas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído