CONMOCIÓN EN TELECINCO

Jorge Javier Vázquez, desolado: la diabetes puede dejar ciega a una colaboradora de ‘Sálvame’

Jorge Javier Vázquez, desolado: la diabetes puede dejar ciega a una colaboradora de 'Sálvame'
Belén Esteban y Jorge Javier Vázquez, dos de los más afectados por la confesión de Teixidó.

Cuentan a Periodista Digital que la conmoción en total en Telecinco. Hay dos personas especialmente afectadas y así lo manifiestan en los pasillos de la cadena: Jorge Javier Vázquez y Belén Esteban. El primero, porque una de sus colaboradas más queridas, en distintos programas de Mediaset, ha anunciado que padece una enfermedad que podría tener graves consecuencias. La segunda, porque es un problema de salud que ella conoce muy bien.

Hablamos Ares Teixidó, fija tertuliana en los programas de Jorge Javier, que ha sorprendido a propios y extraños comunicando a sus seguidores, a través de las redes sociales, que padece una enfermedad, reconociendo que “puede llegar a perder la vista”.

Con una fotografía en Instagram después, según reconoce, pasar varias hora llorando Teixidó se confiesa ante sus seguidores y dice:

“Hoy me salto el código deontológico y posturetis de instagram y subo esta foto de mi cara hecha una mierda por mucho llorar hace justo un año. Aquel 15 de octubre de 2018 fue el día que todo cambió. Me diagnosticaron Diabetes Mellitus Tipo 1”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Hoy me salto el código deontológico y posturetis de instagram y subo esta foto de mi cara hecha una mierda por mucho llorar hace justo un año. Aquel 15 de octubre de 2018 fue el día que todo cambió. Me diagnosticaron Diabetes Mellitus Tipo 1. Me llevó un tiempo asumir y aceptar que es una enfermedad crónica que me iba a acompañar toda la vida. Ojalá hubiese sido tan fácil como “inyectarse insulina, no comer dulces y ya está” que es lo que la mayoría piensa por prejuicios y falta de información. Es mucho más. Han sido 365 días de hipoglucemias, hiperglucemias, insulina rápida, insulina lenta, correcciones, noches sin dormir, glucómetros, lancetas, tiras, agujas, contaje de hidratos, ratios, gráficas, de asumir que las hormonas y los sentimientos también afectan a mi glucosa, sensores, muchos pinchazos, pruebas médicas, hemoglobina glicosilada y miedo. Miedo al pensar las complicaciones a las que me enfrento con los años derivadas por un mal control de mi enfermedad: diálisis, ceguera, amputaciones,… Lucho una batalla contra mi cuerpo todos los días. Una que no termina, sin interrupciones, 24 horas non stop. Sigo peleando incluso cuando estoy cansada, débil o cuando siento que ya he tenido suficiente. Lucho por mi salud en más formas de lo que otros entienden. Y esa es la parte buena de toda esta historia, estoy conectada con mi cuerpo como nunca antes. La vida me obligó a salir de mi zona de confort hace un año y a priorizar y valorar lo realmente importante: la salud. Gracias a ti, maldita diabetes, me quiero más que nunca. ¡Feliz aniversario jodida por culo! #DiabetesTipo1

Una publicación compartida de Ares Teixidó (@aresteixido) el 15 Oct, 2019 a las 11:44 PDT

Reconoce que le “llevó un tiempo asumir y aceptar que es una enfermedad crónica que me iba a acompañar toda la vida. Ojalá hubiese sido tan fácil como “inyectarse insulina, no comer dulces y ya está” que es lo que la mayoría piensa por prejuicios y falta de información. Es mucho más”.

Y hace un balance de este año de enfermedad: “Han sido 365 días de hipoglucemias, hiperglucemias, insulina rápida, insulina lenta, correcciones, noches sin dormir, glucómetros, lancetas, tiras, agujas, contaje de hidratos, ratios, gráficas, de asumir que las hormonas y los sentimientos también afectan a mi glucosa, sensores, muchos pinchazos, pruebas médicas, hemoglobina glicosilada y miedo”.

Y habla de las terribles consecuencias: “Miedo al pensar las complicaciones a las que me enfrento con los años derivadas por un mal control de mi enfermedad: diálisis, ceguera, amputaciones,…”.

Y concluye contando cómo le ha cambiado la vida desde que fue diagnosticada:

“Lucho una batalla contra mi cuerpo todos los días. Una que no termina, sin interrupciones, 24 horas non stop. Sigo peleando incluso cuando estoy cansada, débil o cuando siento que ya he tenido suficiente. Lucho por mi salud en más formas de lo que otros entienden. Y esa es la parte buena de toda esta historia, estoy conectada con mi cuerpo como nunca antes. La vida me obligó a salir de mi zona de confort hace un año y a priorizar y valorar lo realmente importante: la salud. Gracias a ti, maldita diabetes, me quiero más que nunca”.

Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído