Losantos se exaspera con una derecha que está al mejillón y no aprovecha para acorralar a Iglesias con la ‘Filesa’ de Podemos

"La torpeza podemita poniéndose en evidencia en un asunto tan importante sólo está siendo superada por la torpeza de la Derecha en no aprovecharlo"

Losantos se exaspera con una derecha que está al mejillón y no aprovecha para acorralar a Iglesias con la 'Filesa' de Podemos

Federico Jiménez Losantos se marca este 8 de diciembre de 2019 una tribuna enciclopédica, pero muy aclarativa sobre el presunto gran caso de corrupción que se le ha abierto en canal a Unidas Podemos.

En su tribuna en Libertad Digital compara las supuestas corruptelas de la banda de Pablo Iglesias con lo que le sucedió al PSOE de Felipe González cuando un abogado chileno, al que habían dejado sin la pasta convenida, empezó a tirar del hilo y, sobre todo, a soltar la lengua a diestro y a siniestro:

El escándalo de la financiación ilegal del PSOE felipista comenzó cuando un contable chileno llamado Van Schouwen, harto de no cobrar, se acercó a la redacción de El Periódico con un grueso paquete documental que demostraba la captación de dinero negro para financiar las campañas electorales socialistas, como la del referéndum de la OTAN, para que los votantes, no el infalible González, dijeran «sí» a lo que habían dicho «no».

Ahí empezó el escándalo, pero no estalló, porque el diario dirigido por Antonio Franco guardó en un cajón el minucioso catálogo delictivo y no publicó una palabra. Hasta que un día, Van Schouwen, que seguía sin cobrar lo debido, fue a la redacción de Diario 16 con una copia del alijo documental. Y a las 24 horas estaba en la portada e ilustraba los kioskos. Filesa, Malesa y Time Export eran las tres empresas pantallas donde se ocultaban los millones atracados por el Gobierno a bancos y empresarios para pagar la democracia del tocomocho impuesta por el césar sevillano. Y los sobresueldos de sus líderes, para pagar su insomne servicio al Pueblo.

Dice Losantos que ahora la historia tiene visos de repetirse en Podemos

Algo muy parecido ha sucedido esta semana con los sobresueldos y otros desmanes económicos de Podemos, un partido comunista camino de convertirse en el marquesado ministerial de Pablo e Irene Galapagarescu.

José Manuel Calvente y Mónica Carmona, abogados a cuyo cargo corría la supervisión de las cuentas internas del tinglado morado, fueron despedidos a raíz de otro despido: el de una escolta de Irene Montero que pagaba el partido para su seguridad, pero que en realidad servía para traer la comida del perro, calentarle el coche por la mañana y tareas semejantes.

Cuenta como Iglesias y Montero han tratado de desactivar la bomba y el resultado no ha podido ser más nefasto:

Y como la represión comunista nunca se queda a medias, cuando se filtró el malestar de los abogados Pablemos artilló un contraataque típico del estilo podemita: tapar la ignorancia o el delito bajo el disfraz del sexo. A los dos días de empezar a publicarse datos de lo hallado por Calvente y ratificado por Carmona, se dijo que él -no ella, claro- había sido despedido por «acoso sexual y laboral» a una empleada. La mezcla prueba su torpeza, porque o el atropello es sexual, en cuyo caso debían haberlo denunciado, o laboral, en cuyo caso tenían fácil remediarlo, denunciándolo también ante la instancia correspondiente. Pero, ay, nunca hicieron ni una cosa ni la otra.

Eso sí, el director de ‘Es la Mañana de Federico’ (esRadio) no se fía un pelo del ámbito judicial:

Hay jueces en España capaces de multar como insulto «machista» el decir que Irene Montero, cuyas obras completas caben en medio folio y cuya oratoria apenas alcanza el nivel de asamblea bachillera, es «analfabeta funcional». Y fiando a esa justicia el remedio de su indigencia intelectual, económica o moral, pretenden asesinar civilmente a Calvente acusándolo de ese «abuso sexual laboral» que no han sabido concretar, que antes no han sabido denunciar y que, hasta ahora no habían querido delatar. Vamos, que tras delinquir ocultando pruebas de dos delitos de abuso, ahora pueden haber delinquido acusando falsamente de dos delitos a un inocente para tapar su responsabilidad en los gravísimos delitos cometidos por ellos.

Pero no todos los jueces aceptan cambiar el Código Penal por el Sexual. Y quedan muchos a los que repele el argumento de género como eximente de un delito, véase el caso Juana Rivas. Además de delatarse, el efecto del ataque en Calvente ha sido el previsible: defenderse. Lo hizo este viernes, entrevistado por Esteban Urreiztieta en El Mundo, con un titular de aúpa: El abogado de Podemos conserva los apuntes de los sobresueldos.

Rememora todas las ilegalidades que se han producido en Podemos con el visto bueno del ‘macho alfa’:

Y ahí revela una infinidad de actividades ilegales, del sector pablista y del errejonista: manipulación de las encuestas internas (¿acaso la de Villa Tinaja?), la venta a Facebook de datos personales; y lo que tanto denunció Podemos ayer: destruir discos duros que revelarían actividades económicas delictivas… y el rastro de relaciones íntimas entre capitostes y capitostas. Lo que Iglesias llamaría «cabalgar contradicciones inapropiadas» y Errejón «implementar el núcleo irradiador de lo que el lumpen denomina cuernos».

Los despedidos acusan a Irene Montero, a su protegido, el Rasta Rodríguez y el pequeño grupo bunquerizado, de la campaña de calumnias y difamaciones contra ellos. Si es así, cometen un grave error, porque uno de los «sobresueldos en negro» que revela Calvente tendría como beneficiario al tesorero del partido, el que les acompañó, en un alarde de corrupción público-privada, en la compra de Villa Tinaja por la mitad de su precio, más de un millón de euros. Y con una hipoteca favorabilísima que ningún banco les habría dado, salvo la Caja de Ingenieros. Están entre los mejores clientes del cofre del Golpe catalán porque guardan allí el dinero del partido. Sólo el legal del último año, tres millones y medio de euros. El ilegal -porque el dinero negro de los sobresueldos debe salir de algún sitio- ni se sabe. ¿Habrá rastro de esa ayuda de Roures que habría completado la otra mitad del precio real de Villa Tinaja, rumor estruendoso del que Luca Constantini se hace eco en su reciente y excelente libro ‘Aquí mando yo’

Para Losantos, los líderes de Podemos se han metido en un tremendo jardín por su acerada soberbia:

Lo malo de haber despedido a la escolta que no era escolta legal y difamarla, y lo malo de haber despedido a los dos abogados que llevaban años metidos en la cueva financiera del partido más sospechoso de España y adjudicarles gravísimos delitos. Por ejemplo, si a Calvente le hubieran aplicado la Ley de Violencia de Género, debería haber dormido ya en el calabozo antes de pasar a disposición judicial. Pero, metidos en tribunales, no es fácil salir. Por ejemplo, Marta Flor, nombre de la supuesta agredida y que Calvente denuncia como parte del montaje contra él, bien podría ser condenada por denuncia falsa. Y con ella, todos aquellos que la hubieran ayudado a orquestarla, en el estilo de su dilecta asociación Infancia Libre.

La soberbia de los Galapagarescu puede haberles jugado una mala pasada. Si denuncian, todo el material incriminatorio y relacionado con el caso quedará a disposición del juez, y todo, según Calvente, es muchísimo. Si ahora no denuncian, quedarán como mentirosos y serán denunciados por los abogados a los que han difamado y calumniado tan estruendosamente.

Eso sí, el autor aconseja a los letrados despedidos no fiarlo todo al ámbito judicial:

Ahora bien, volviendo al principio y al caso Filesa, madre de todas las financiaciones ilegales de todos los partidos políticos en la Democracia: si Calvente y Carmona quieren que se haga justicia y limpiar su nombre no sólo en los juzgados sino en el resbaladizo terreno del prestigio profesional deben acudir ya a los medios dispuestos a publicar los papeles del Kremlin, que así llaman en el partido comunista morado (y morado de sobresueldos) al Hogar y Sede del Partido, que puede ser pronto complementado con los edificios de la Vicepresidencia y cuatro ministerios del Gobierno Sánchez, en los que pretenden disfrutar del poder, destruir España y arruinarnos.

Considera que la derecha está perdiendo una ocasión de oro:

Lo que más me asombra -porque me empeño en asombrarme en vez de reputarla crónica y sin remedio- es la estupidez de las derechas que no aprovechan este episodio para atacar dos puntos esenciales en la pretendida supremacía moral de la Izquierda: la corrupción y la ideología de género. Lo económico está a la vista: sobresueldos en negro, pago del chaletón, dudoso origen de los fondos, venta de datos, etcétera. Lo político, aún más: qué ocasión para devolver todo lo que Podemos y el PSOE han dicho sobre los discos duros del PP, rotos a martillazos para tapar fechorías financieras.

Y aún es más relevante lo moral: la ideología de género parte de la imputación a todos los hombres la condición criminal, previa a cualquier delito, y la de inocencia en todas las mujeres que denuncian a un hombre. Ese es el meollo, rabiosamente anticonstitucional, de la Ley de Violencia de Género, que sólo Vox ataca -aunque no acierte en algunas ocasiones- y que PP y C´s combatirían sino vivieran tan aterrorizados por la Sextapo.

E insiste:

Además de vulnerar el derecho a la presunción de inocencia y el de la igualdad de todos ante la Ley, sin discriminación por razón de género, la Viogen y sus defensores han creado desde el Caso de la Manada un clima de intimidación -el mismo que imponen a cuantos critican la ridiculez de Greta y sus Climáticos- que silencia al que discuta la ideología hembrista y le achaca una siniestra insensibilidad ante el sufrimiento de las mujeres maltratadas o acosadas laboralmente -nunca hay hombres chantajeados-, un rasgo ideológico que sería exclusivo de la Derecha, ayer, hoy y siempre.

Hay machismo conservador y comunista, como hay denuncias falsas y verdaderas. Lo que impide cualquier debate civilizado es partir de algo que no se somete a la Ley, a la presunción de inocencia y a la necesidad de pruebas para condenar a alguien por una conducta personal, no de género. Y como lo que hace la izquierda es ruido, qué mejor ocasión para alterarle los tímpanos que denunciar la hipocresía del Macho Alfa Rojo y su Tribu.

Losantos se lleva las manos a la cabeza porque entiende que más facilidades no puede darle a la derecha el partido de Pablo Iglesias:

Más fácil no lo pueden poner: primero les pillan sobresueldos en negro, luego destrucción de pruebas, después despidos ilegales y como remate, injurias a los abogados, utilizando el resorte habitual en Villa Tinaja, que es arrogarse el sufrimiento femenino desde la Edad de Piedra.

Y ahí es donde les han pillado, o les debería pillar la Derecha si no estuviera en Babia, porque la defensa podemita no ha podido ser más torpe, frenéticamente contradictoria e intelectualmente zarrapastrosa. Primero, dijeron que lo de Calvente es un mero problema laboral; después dice el Macho Alfa Iglesias que es «un caso muy grave de acoso sexual»; y luego van se inventan un delito nuevo, el «acoso laboral de género». Pero ante la pregunta de por qué no denunciaron el gravísimo acoso en su propia casa, la manada morada dice que «estas cosas» las han tratado «con discreción». ¡La discreción a que nos tienen acostumbrados en materia de acusaciones sexuales, desde la Manada a la secuestradora Juana Rivas o Infancia Libre!

Y sentencia:

Si el PP, Cs y Vox no estuvieran ensimismados con la Investidura, aprovecharían para denunciar a Iglesias, Montero y la cúpula de Podemos; bien por no denunciar ante la justicia el supuesto abuso sexual del abogado que, estudiando sus cuentas, les acusa de «gravísimos delitos financieros», bien por denuncia falsa contra ese abogado, precisamente para ocultarlos. La torpeza podemita poniéndose en evidencia en un asunto tan importante sólo está siendo superada por la torpeza de la Derecha en no aprovecharlo.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído