Patricia Ramírez, en 'Herrera en COPE'

La desgarradora reacción de la madre de Gabriel Cruz con Carlos Herrera ante la posibilidad de que a la asesina de su hijo le reduzcan la condena

"Algunos programas televisivos están poniendo como víctima a la asesina de Gabriel asegurando que la insultó"

El desgarro de la madre de Gabriel Cruz ante un dramático giro sobre la asesina de su hijo

El testimonio es sinceramente desgarrador. Y no es para menos. Patricia Ramírez, madre de Gabriel Cruz, el niño asesinado por Ana Julia Quezada, ha sido entrevistada este 12 de diciembre de 2019 por Carlos Herrera y en la larga conversación ha confesado verse totalmente desbordada ante la nueva situación judicial que podría provocar una reducción de pena a la autora de la muerte de su pequeño.

Asimismo, denuncia en ‘Herrera en COPE‘ cierta complacencia de determinados medios con la asesina:

Algunos programas televisivos están poniendo como víctima a la asesina de Gabriel asegurando que la insultó, pero fue ella la que se ensañó con mi hijo. No sería justo que después de destrozar a mi hijo y no voy a hablar de cómo nos ha dejado a nosotros, porque, aunque se dice que se nos protege a las víctimas, no es así, yo estoy pagado la asistencia psicológica y a nuestros abogados porque no tenemos respaldo judicial ni herramientas que nos ayuden, yo sigo de baja.

Desde el principio sabíamos que la defensa iba a apelar el juicio. Nuestra parte jamás ha salido públicamente, solo mi letrada una vez cuando se cerró la instrucción, pero la parte contraria sí ha salido en programas, que ahora critica y se basa para apelar. Ha habido una mediatización del caso, pero siempre le ha favorecido a ella porque se la presenta como una víctima, dice que mi hijo la insulta y ella se defiende  y se dicen una serie de cosas que minimizan como mató a mi hijo, y no fue así, ella se ensañó y ahora está en tela de juicio y es muy importante que se sepa que pasó para que esta mujer no salga nunca más

Reclama una especie de acuerdo para que ya deje de juzgarse el asesinato de su hijo y sobre todo que se especule sobre si Quezada ha sido victimizada:

Necesitamos un pacto ético, porque si no esto no va a acabar nunca, necesitamos justicia porque si no esto no va a acabar nunca, te agradezco que me hayas dado voz. Tenemos el apoyo de muchas, de miles de personas, instituciones, las más importantes asociaciones de jueces y todos los que estáis apoyando este pacto. Es algo necesario después de que se ha puesto en duda un juicio que no debería ponerse en duda, por culpa de programas televisivos y a través del caso de mi hijo se han llenado horas y horas de programación con un carácter más de espectáculo que de información.

El principal miedo de Ramírez es que se intente repetir el juicio, tal y como piden los abogados de Quezada, y, por ende, revivir la pesadilla:

Me encuentro desde el punto de vista judicial con mucho miedo a tener que enfrentarnos de nuevo a un procedimiento después de estos dos años han sido de un dolor incalculable y además del miedo me encuentro con la necesidad de salir a hablar y romper el silencio de todo este tiempo para pedir que haya una sentencia firme que no se pueda poner en duda y que esta mujer no pueda salir nunca más.

Asegura que sus abogados han tenido que sumarse a pedir la repetición del juicio, pero con un matiz importante:

Nos hemos visto abocados a pedir el juicio nuevo, a que se repita solo si no se tienen en cuenta unas pruebas periciales que determinarían que los informes que hicieron los forenses del juzgado contienen alguna irregularidades porque reconocen las lesiones, pero no las unen como las sufrió Gabriel. No me gusta hablar de cómo murió mi hijo, pero en este caso es necesario para evitar que se retire la prisión permanente revisable y para conseguir que esta mujer no vuelva a salir nunca más y aunque nos esté costando la vida tenemos que salir a hablar.

Existen pruebas suficientes para determinar que no fue un golpe, no fue que ella lo asfixió y nada más. Hay lesiones que necesitan entre 30 o 40 minutos para producirse, que necesitan un tiempo para producirse que no necesitan sangrado, que Gabriel presenta y que determinan que no murió inmediatamente, sino que lo pasó mal. Queremos que se estudie esas periciales que darían lugar a que ella se ensañó con mi hijo y lo probarían y si no se estiman esas pruebas que nos digan científicamente por qué.

Sobre los motivos por los que no se tuvo en cuenta el estudio forense de los abogados de los padres del niño, Patricia Ramírez expuso que:

El estudio de nuestros forenses no se tuvo en cuenta, se echó hacia un lado porque se estimó que el estudio de los forenses habían visto a mi hijo fallecido, pero a mi hijo se le hicieron fotos y se determinó que no se vio una manchas de golpes detrás de la cabeza que no se vieron y que establecen que Gabriel se defendió mientras ella le intentaba asfixiar. Nunca quise ver las pruebas forenses porque me producía un gran dolor, un dolor extraordinario y fui la primera sorprendida al ver en el juicio que no se tenían en cuenta y no nos dijeron por qué y nos sorprende sobre todo que lo digan médicos que están obligados a salvar vida. Me he visto obligada a ver esas pruebas y la muerte de mi hijo no fue inmediata, desgraciadamente.

Lo que más teme Patricia Ramírez es que a Ana Julia Quezada solo le acaben poniendo 15 años de cárcel después del execrable asesinato cometido:

No queremos meterla más años injustamente, es lo que pasó, no queremos ser injustos, queremos que se haga justicia a mi hijo. No sería justo para una mujer que no solo ha hecho a mi hijo lo que le ha hecho, que ha sido muy duro, sino que lo destrozó, se revise la prisión permanente. No soportaría un juicio nuevo, queremos que se estimen las periciales y se estimen como ensañamiento y que tengan en cuenta por sensibilidad que nosotros también tenemos derecho a saber que pasó y solucionar esto.

En cuanto al cambio de prisión a la cárcel de mujeres de Brieva, en Ávila, subraya que:

Ahora mismo como no hay más pena posible porque tiene la pena permanente revisable sí posibilitaba este cambio de prisión, pero no sabemos si es un premio o un castigo, no entendemos nada, no entendemos como la propia Fiscalía ha impugnado los delitos contra la integridad moral para quitarles años, delitos probados y que fueron considerados por unanimidad por el jurado. Más las secuelas que nos han dejado a su padre y a mí. Nos machacó y esto es integridad moral, mi integridad, mi dignidad y mis derechos los puso al pie de toda la sociedad y el dolor esos doce días fue incalculable.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído