El escritor, en desacuerdo con Buxadé sobre su idea de permanecer en Europa con nuevas condiciones

Sánchez Dragó divide en dos a VOX exigiéndole a Santiago Abascal un patriótico portazo a la Unión Europea

Sánchez Dragó divide en dos a VOX exigiéndole a Santiago Abascal un patriótico portazo a la Unión Europea
Fernando Sánchez Dragó y Santiago Abascal.

Fernando Sánchez Dragó no oculta su nula afinidad con esa figura política llamada Unión Europea y este 22 de diciembre de 2019, en su tribuna de El Mundo, cuenta como desde que España entró en ese club él llegó a cursar una misiva al ministro de Justicia solicitando ser dado de baja como ciudadano español:

No es la primera vez que aludo aquí a la iniciativa que tomé el 1 de enero de 1986 inmediatamente después de deglutir las uvas en compañía de un grupo de amigos y algo pasadito de champán. Puse un telegrama al ministro de Justicia –¿quién sería? Razón llevaba Cela al asegurar que los políticos rara vez pasan a la posteridad mientras que él estaría en los sellos de correos– solicitando el estatuto de apátrida ante el delito de alta traición cometido al meternos sin consulta y por bemoles en el Mercado Común.

El impacto producido por ese telegrama fue de tal calibre que en los días sucesivos se fundó, presidida por mí y apoyada por un puñado de notables, la Agrupación de Comunidades Ibéricas Miguel de Unamuno para la salida de España y Portugal del Mercado Común. El ministro me dio la callada por respuesta, pero hete aquí que la enésima infamia perpetrada por los botarates de Bruselas, valedores siempre de los embustes de la leyenda negra, viene a darme la razón.

El escritor abraza alborozado la idea de quienes han creado una plataforma al estilo del Brexit, pero en modo español:

Gentes que nada quieren saber de partidismos políticos han fundado el Spexit, plataforma análoga al Brexit, al Italexit y a otras de parecida índole, y lo han convertido en fenómeno viral. Grande fue mi júbilo al enterarme el pasado jueves de la noticia. No soy yo persona dada a trabajar en equipo, pero en esta ocasión sí que lo haría. No sé cómo ponerme en contacto con los del Spexit. Su razón social, por lo que se me alcanza, está en twitter y yo no sé cómo se entra ahí.

Asegura que está dispuesto a colaborar con ellos:

Con esta columna llamo a su puerta. Mi disponibilidad es inmediata y absoluta. La Unión Europea, tras el estoconazo del Brexit, de Salvini y de los que se avecinan (la independencia de Escocia y de Cataluña, entre ellos, por no decir nada del caracoleo antieuropeísta del grupo de Viselgrado), sólo es ya un proyecto de cadáver. Sus días están tan contados como los de la apolillada socialdemocracia que impera en ella.

Y le exige a Santiago Abascal que dé un paso al frente y no haga caso a su líder en Europa:

España, cuando ese fúnebre y feliz desenlace se produzca, recuperará su soberanía, salvajemente mutilada por la sentencia de Bruselas, y dejará por fin de ser una colonia del macronismo, del merkelismo y de sus cipayos. Spexit viene de Spain–¿por qué no llamarlo Espexit?– pero también suena a esperanza: la que hoy me mueve a escribir estas líneas. No se trata, señor Buxadé, de que la UE vuelva a sus orígenes, sino de que perezca. Mueve ficha, Santi. Portazo y brindis, compatriotas. ¡Referéndum ya! Que en Flandes vuelva a salir el sol.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído