COMO SUS CONOCIMIENTOS EN DERECHO VAYAN ACORDES A SUS PATINAZOS ORTOGRÁFICOS

179 erratas y 30 faltas de ortografía: Las abochornantes cifras de la tesis doctoral de Carmen Calvo

La vicepresidenta también mostró problemas con el término paradójico. Calvo escribe dos veces el vocablo ‘paradógicamente’ (páginas 143 y 322) y una ‘paradógicas’ (151)

179 erratas y 30 faltas de ortografía: Las abochornantes cifras de la tesis doctoral de Carmen Calvo

¿Qué le pasa a los socialistas con sus tesis doctorales? La colección de despropósitos empieza a resultar enfermiza, Pedro Sánchez, la exministra de Sanidad Carmen Montón y ahora la vicepresidenta en funciones del Gobierno de España, Carmen Calvo.

Si a los dos primeros les pillaron con el carrito del helado por unos plagios más o menos groseros, a la de Cabra le han detectado en su tesis doctoral de 1987 nada más y nada menos que un total de 179 erratas y 30 faltas de ortografía.

Lo cierto es que el mérito y el padecimiento propio de unos benditos le corresponde a los del digital El Independiente que se han metido entre pecho y espalda el trabajo universitario de Calvo y que llevaba como título ‘El derecho de enmienda en la producción de la ley‘. Desde luego, aunque ningún escribano está libre del error, lo cierto es que la tesis de la hoy vicepresidenta española tiene mucho vocablo que enmendar.

La doctorada en Derecho Constitucional por la Universidad de Córdoba en el año 1987 y cuenta con al menos 179 erratas y 30 faltas ortográficas en las 434 páginas -a una sola cara y con entre 23 y 24 líneas por folio- que componen este texto académico.

Y aunque siempre pudiera justificarse algún error formal sobre todo porque no era una época donde aún la informática estuviese a la orden del día, lo cierto es que ya en la introducción de la tesis hay fallos que llaman la atención precisamente por tratarse de la ‘puerta de entrada’, la parte en la que se entiende que debe quedar todo niquelado hasta en los detalles más nimios.

Así pueden leerse palabras comi ‘queando’, ‘lñenguas’ y ‘clásicament’ amén de términos unidos sin respetar el espacio, términos a los que le faltan o bailan letras…

Por ejemplo, en la página 144 se encuentran cuatro erratas ‘enalgunas’ (en algunas), ‘genroso’ (generoso), ‘extndió’ (extendió) y ‘derechode’ (derecho de). Hay otras seis páginas -concretamente las numeradas como 279, 322, 373, 375, 376 y 402- en las que se pueden sumar tres fallos involuntarios en cada una y en otras 34 hay dos errores en cada folio.

En el capítulo de conclusiones de las páginas 394 a la 402 se hallan seis erratas: ‘diferenciads’, ‘difccil’, ‘adapatados’, ‘deducirese’, ‘mayoráa-gobierno’ y ‘ms’.

¡ESA ORTOGRAFÍA, CARMEN!

Y no solo son las erratas, también hay numerosas faltas de ortografía, una de las que más se repite, hasta en 12 ocasiones, es ‘paises’, a la que Calvo optó por ponerla sin tilde. Asimismo tampoco vio preciso acentuar ‘caida’, ‘traido’, ‘leida’ y ‘extraido’.

La vicepresidenta también mostró problemas con el término paradójico. Calvo escribe dos veces el vocablo ‘paradógicamente’ (páginas 143 y 322) y una ‘paradógicas’ (151).

Otras de las faltas ortográficas reseñables fueron ‘refleción’ (reflexión), ‘obstrucionista’ (obstruccionista), ‘mútuo’ (mutuo), ‘dictámen’ (dictamen), ‘sólamente’ (solamente) y ‘logicamente’ (lógicamente).

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído