TRAS SUS ESPELUZNANTES DECLARACIONES EN 'LIARLA PARDO'

El pasado de Iñaki López en la ETB: tachó a El Mundo de ‘ultraderecha’ por mostrar el lado más cruel del terror etarra

El caso de Ignacio Uria dejó claro cuál era el posicionamiento del presentador de La Sexta Noche ante la escoria etarra

Entra dentro de lo lógico que un periodista alineado en posiciones progresistas le tenga cierta aversión a los excesos de Vox y sea comprensivo con los excesos de Podemos al tiempo que un periodista de la derecha (perdón, liberal si lo prefieren), sea más comprensivo con Vox y exhiba su animadversión a Podemos.

Pero las declaraciones del presentador de ‘La Sexta Noche’ a su compañera Pardo en su último programa que emitía ‘El Quilombo’  suponían traspasar una línea que establece la división político-tertuliana entre la izquierda y la derecha: la división entre los que justifican el asesinato y los que no.

El alegato de Iñaki López a favor del blanqueamiento de Bildu llegaba a un nivel que superaba con creces lo dicho, al menos en público desde sus atriles por todos los Jordi Évoles, Carles Francinos o hasta Ferreras. Ninguno de ellos se había atrevido a hacer tamaño alegato a favor de normalizar a la formación que líder el etarra Arnaldo Otegi. El hecho de que sea legal y pueda concurrir a las elecciones no debería significar que pueda ser vista como ‘una más’. Otegi, Iñigo Iruin, Oskar Matute, representan lo que representan.

Y, aunque Iñaki López trate de convencer lo contrario, ni condenan, ni condenarán a ETA, dado que ellos van a luchar para defender ‘el relato de ETA’, que iguala como ‘víctimas del conflicto’ al cartero al que le pegaban un tiro en la cabeza por simpatizar con el PP, con el asesino que se pasó 14 años en cárcel por matar al susodicho cartero, como si ambos fueran lo mismo. Y, por si López no se ha dado cuenta, Otegi nunca conjurará el verbo “condenar”, ya lo ha dejado meridianamente claro.

No es novedad. Iñaki López ya era presentador de ETB cuando ETA aún mataba y ya tuvo momentos muy célebres a ese respecto. Uno de los más recordados fue el asesinato de Íñigo Uría. Empresario al que ETA asesinó porque se negaba a pagar su ‘impuesto revolucionario’ mafioso. Le mataron justo cuando iba a jugar su habitual partida de cartas semanal con otros vecinos del pueblo de Azpeitia (de mayoría nacionalista, sin ediles ni de PP ni del PSOE). Enterados de su asesinato, sus amigos decidieron jugar la partida de cartas igualmente sin el fallecido. Enterado el entonces director de El Mundo de la actitud de los vecinos, encargó que les tomaran una foto y la llevó a su portada.

Aquellos vecinos se mosquearon muchísimo y aseguraron que era una gran manipulación porque en el fondo a ellos también lamentaban la muerte de Uría. Lo verdaderamente espeluznante era darse cuenta de que aquellos vecinos no entendían lo que suponía que habiendo asesinado a su ‘amigo’ siguieran con aquella partida.

Iñaki López tampoco lo entendió y abrió su programa en ETB (“Pásalo”) arremetiendo contra El Mundo, como si fuera un periódico desalmado y de utlraderecha, comparándolo con ‘El Alcázar’, el desaparecido periódico franquista. Iñaki López no era capaz de entenderlo tampoco, porque en el resto de España era indigerible una actitud así de los vecinos, por mucho que dijeran que por dentro lamentaban lo ocurrido. López no lo pillaba.

Han pasado 10 años y sigue igual. No entiende que no es ningún mérito que un partido político haya dejado de reivindicar el tiro en la nuca por el que deba ser premiado socialmente. Que el no matar no es algo que deba ‘premiarse’. El no matar es lo que les permite ser legales y por eso pueden volver a presentarse a las elecciones, pero lo que Iñaki López pretende es que se les trate como uno más, es decir: que se olvide lo que son y lo que hicieron.

En la historia están todos los periodistas vascos que se enfrentaron al terrorismo, tanto de derecha (Isabel San Sebastián, Mamen Gurruchaga, Uranga, Lacalle) como de izquierda (los Landaburu, José María Calleja, el mismo Iñaki Gabilondo que llamaba abiertamente ‘cobardes’ a los batasunos en los años chungos). Con todas sus diferencias ellos en la batalla del relato está claro dónde están.

Con su mensaje sobre Bildu, también ha quedado claro en qué lado de la línea del relato está Iñaki López.

Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído