RIVALIDAD TERRITORIAL

Cuando populares y socialistas se unieron en León para derribar al alcalde que pedía la separación de la ciudad de Castilla

En 1987 los concejales populares votaron junto a Zapatero para destituir al que había sido su cabeza de cartel

Es llamativo que haya vuelto a debate la presencia de León en la Comunidad de Castilla y León, termino creado en el proceso del ‘café para todos’ de 1981-1983 mediante los pactos UCD-PSOE que acabó con la vieja ‘Castilla la Vieja’, valga la redundancia y estableció un sistema de 17 autonomías sobre el que, habiendo pasado 40 años nunca se ha terminado de explicar, aunque tampoco se ha preguntado demasiado.

¿Por qué Cantabria quedó fuera de Castilla mientras que León quedó dentro? ¿Por qué Logroño se convirtió en comunidad sin que existiera grupo político que lo reivindicara, más allá de la poderosa industria del vino? ¿Por qué Segovia no pudo formar parte de la Comunidad de Madrid? Es curioso que cuando algunos piden ‘revisar’ el modelo autonómico se centren únicamente en preguntar por Cataluña y sus competencias, pero nunca tengan ganas de aclararnos que fue aquel complejo proceso.

En el caso de León el tema de su separación de la comunidad de Castilla y León sí se planteó de una manera clara durante la campaña electoral de las municipales de 1987 por el que entonces era alcalde de la ciudad Juan Morano Masa (PP).

Morano Masa, fallecido en 2018, había sido prácticamente (tras un complejo recuento electoral) el primer alcalde democrático de León por la Unión de Centro Democrático. Y, tras el derrumbamiento de UCD, se pasó a las filas populares, a través de las cuales fue reelegido alcalde en 1983. Sin embargo en 1987 Morano decidió prescindir de siglas y, en una decisión poco habitual, presentarse al frente de una candidatura ‘independiente’ separatista, sin partido. Una fórmula que permite el reglamento de las municipales centrando su campaña en un punto: la salida de León de la comunidad castellanoleonesa.

Los resultados fueron un respaldo total de los leoneses hacia el separatismo: La lista ‘separatista’ de Morano, sin partido político, ganó y hasta con mejores resultados que en su etapa ‘popular’: 12 concejales separatistas, frente a 9 socialistas y 4 populares. Sin embargo fue apeado de la alcaldía. Un sorprendente acuerdo entre populares (cuyo líder en la comunidad era José María Aznar) y los socialistas (cuyo líder en León era José Luis Rodríguez Zapatero) que acabó con el alcalde ‘separatista’ y le dio la alcaldía al popular Díaz Villarig en lo que se llamó ‘Pacto Cívico’ en un pleno en el que al nuevo alcalde casi lo apalean a la salida del consistorio los ‘fans’ de Morano.

Preguntado Morano Masa por Periodista Digital sobre esta cuestión, el veterano político consideraba que, a su ver, el motivo de los concejales socialistas y populares para echarle era “la obsesión de todos era apartarme del ayuntamiento, Zapatero me lo confesó. Y que dejara de ser concejal”.

La llegada de José María Aznar al poder nacional en el PP y su interés en ‘unificar’ a todo el centro-derecha, empezando por el de su comunidad, ayudó a suavizar el tema. Morano volvió al partido y durante años fue diputado situándose entre los ‘leales’ a Aznar. Además fue un destacado tertuliano pepero en ‘Protagonistas’ de Onda Cero junto a los también ‘leoneses’ Luis del Olmo y Alfonso Rojo, con quienes coincidió en los momentos en que aquella tertulia fue el único lugar en el que se realizaba una defensa del también leonés Ismael Álvarez durante su juicio en el que era linchado en los demás medios. E

n esa etapa en Onda Cero también hubo quien en antena, como José Mari Calleja, le reprochó a Morano parecer más cercano en sus planteamientos separatistas al PNV que al PP. Ya sin Aznar, Morano terminó volviéndose a romper con el PP por el tema de los carbones.

El actual alcalde socialista de León acaba de hacer lo que no le dejaron hacer a Morano: una reivindicación de Leon fuera de Castilla. Morano Masa lo tiene claro en sus declaraciones a Periodista Digital:

“Yo defendí siempre que en el plano autonómico era mucho más razonable que León fuera una autonomía independiente como Navarra, La Rioja o Murcia, que no unida a Castilla y León”.

La atmósfera es propicia para desempolvar viejos dilemas. Podemos quería abrir lo que llamaba ‘el candado’ y Vox planteaba revisar el Estado de las Autonomías. Si se quiere jugar a modificar el terreno, a ese juego se pueden apuntar todas. León ha tomado la iniciativa. ¿Se unirán otras? Si se apuntan desde cartagineses hasta segovianos la cosa puede ponerse interesante.

Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído