LAS CUENTAS RUINOSAS DE TRECE

La cadena de los obispos es peor que una plaga bíblica: pierde ocho millones de euros al año y se ofrece a ayudar a Sánchez

La Conferencia Episcopal ha vuelto a salir al rescate de Trece con una nueva amortización de deuda

La cadena de los obispos es peor que una plaga bíblica: pierde ocho millones de euros al año y se ofrece a ayudar a Sánchez

El invierno mediático que viene no hará prisioneros. La mordaza chavista ya se va dibujando en la sonrisa de Juan Carlos Monedero

“Yo ayudé un poquito a que haya acuerdo”, dijo cuando le preguntaron en Telecinco por su presencia en la foto del pacto de polvorón.

A más de uno le recorrió un frío por la espalda ante la posibilidad de perder sus licencias de emisión.

Entre ellos, a los valientes obispos de la Conferencia Episcopal que mientras nos piden que oremos por España, por la puerta de atrás de la sacristía echan cuentas para sostener a Trece, su ruinosa y marginal televisión con la que le hacen el juego a Podemos y que ahora no es más que un agujero negro pagado a cepillo por el sufrido cepillo de los católicos.

Según informa ‘El Español‘, la Conferencia Episcopal ha vuelto a salir al rescate de Trece.

Las cuentas remitidas al Registro Mercantil correspondientes al año 2018 indican que los obispos españoles han ampliado el crédito concedido a 13 TV, S.A. -hasta los 28,5 millones de euros- para evitar su quiebra financiera.

En estas mismas cuentas de 2018 se confirma lo adelantado por la cadena de televisión a mediados del año pasado: unas pérdidas de 7,6 millones de euros.

La ruina de Trece es peor que las bíblicas plagas de Egipto. En 2010 se estrenó con unos números rojos de 1,5 millones, seguidos de 13,6 millones en 2011; 9,9 millones en 2012; 12,1 millones en 2013; 12,8 millones en 2015 y 11 millones de desequilibrio en 2016 y 2017. Estas pérdidas las ha tenido que amortizar la Conferencia Episcopal en sucesivas ampliaciones de capital.

Mientras los bolivarianos asaltan las instituciones al grito de ‘el miedo tiene que cambiar de bando’ y profanando capillas católicas amenazando a los feligreses con enviarlos a las hogueras del ‘36, los obispos envían mensajes tiernos al Gobierno ‘Sancheztein’.

Hoy las esteladas y las ikurriñas cuelgan desde los campanarios de las iglesias, como solemne recordatorio de que la vileza y la ignominia de gran parte de la Iglesia católica.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído