"El PSOE se va a quedar con los ministerios que requieren experiencia y sentido de Estado"

Torreblanca le amarga el café a Sánchez vaticinando cuándo se romperá su Gobierno de coalición

"No extraña que se especule acerca de las probabilidades de supervivencia de un Gobierno con tantos y tan débiles mimbres"

Torreblanca le amarga el café a Sánchez vaticinando cuándo se romperá su Gobierno de coalición
Ignacio Torreblanca y Pedro Sánchez.

Ignacio Torreblanca se hace este 11 de enero de 2020 la gran pregunta que muchos españoles también han sopesado, la de cuánto durará el Ejecutivo de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. En su columna de El Mundo considera que, como no se le aporte madurez y, sobre todo, no predomine la supervisión de los ‘adultos’, le da poco tiempo de vida:

¿Cuánto durará el Gobierno? La pregunta me lleva a imaginar una familia con adultos, adolescentes y niños. Los adultos son los socialistas: aunque la vieja socialdemocracia esté algo lenta y desorientada y viva demasiado del pasado, tiene el caché que otorga la experiencia de gobierno y una serie de anclajes ideológicos bastante estables acerca de la democracia, la igualdad, la economía de mercado y la política internacional que asegura que sus miembros, como mínimo, sean predecibles, y no cometan grandes errores.

Tiene claro quiénes ejercen de imberbes adolescentes:

Los adolescentes son los unidaspodemos: como es típico en estas edades, creen saber mucho más de lo que realmente saben y suelen ignorar o despreciar los consejos de los mayores. Con todo, lo peor es su tendencia a sobrecompensar su inseguridad y su falta de ex- periencia con un exceso de agresividad y un desprecio al riesgo que les lleva a cometer errores de cálculo que, en ocasiones, terminan en accidente.

Y los críos, obviamente, los de la banda del lazo amarillo:

Los niños son los independentistas. Como es el caso a tempranas edades, su personalidad está dominada por la incapacidad de frustrarse ante la imposibilidad material de conseguir sus objetivos de forma gratuita, completa e inmediata, carecen tanto de palabra como de límites y, en general, dejarlos solos o confiarles bienes de valor es una mala idea si queremos que no se dañen a sí mismos o a otros.

Eso sí, considera que igual los papeles pueden intercambiarse, pero ve con cierta tranquilidad que el PSOE haya decidido quedarse con los ministerios potentes y darle los de ‘broma’ a los de Podemos:

Cierto que en la vida, como en este gobierno, puede haber adultos en insoportable y permanente regresión adolescente, adolescentes sumamente responsables y niños prodigio que nos deslumbran a todos con su talento y serenidad (dejo a su criterio emparejar nombres y categorías). Con todo, creo que las excepciones confirman la regla y que por eso el PSOE se va a quedar con los ministerios que requieren experiencia y sentido de Estado, les va a dar ministerios de juguete a Unidas Podemos para que aprendan a conducir y va a intentar que las pataletas y escándalos de los indepes cada vez que choquen con la realidad no arruinen las comidas familiares.

Y concluye asegurando que los adultos, es decir los del PSOE, tendrán que supervisar más de la cuenta si quieren que la gobernabilidad sea duraderá y sin demasiados vaivenes:

No extraña que se especule acerca de las probabilidades de supervivencia de un Gobierno con tantos y tan débiles mimbres como el que tomará posesión el lunes después de la tormentosa sesión de investidura vivida. Se trata de un Gobierno profundamente fragmentado tanto en su configuración interna como en los apoyos externos de los que goza y sometido a vaivenes (judiciales, entre otros) que, como hemos visto, no puede predecir ni controlar. Más que un programa, lo que este Gobierno requiere para funcionar es un inmenso y exitoso ejercicio de supervisión adulta.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído