EL MALEDUCADO TERTULIANO SE PONE LA VENDA ANTES DE LA HERIDA POR SI ACASO

Antonio Maestre sigue flamenco tras quedar como un ‘marichulo’ con Ana Rosa e Isabel San Sebastián: «Si me llaman, ¡me oyen!»

La presentadora de T5 le tuvo que parar los pies en directo: "No me vas a decir lo que tengo que hacer."

Tras quedar como un marichulo, un maleducado y un machista con Ana Rosa Quintana, presentadora del programa que le lleva de tertuliano, e Isabel San Sebastián, compañera del mismo, Antonio Maestre sigue muy subidito y se ha ido a Twitter ‘a celebrarlo’ con los suyos: «No me callo ante nadie y asumo las consecuencias de cada palabra. Si me llaman, me oyen».

 

De esta manera Maestre se ponía ya la venda antes de la herida por si acaso su barriobajera acción tenía consecuencias en forma de suspender sus colaboraciones con el programa matinal de T5.

En la mañana de este 14 de enero de 2020, Maestre ha dado su verdadera imagen al faltar el respeto a dos mujeres.

Y todo porque Isabel San Sebastián y la propia Ana Rosa no estaban de acuerdo con el postureo de Pablo Iglesias y Alberto Garzón de ir a prometer sus cargos luciendo el pin rojo que simboliza la lucha antifascista porque con él los nazis marcaban a sus rivales políticos presos en los campos de concentración.

La discusión fue subiendo de tono y Maestre acabó perdiendo los papeles: «¿No te da vergüenza a ti? Yo te voy a explicar», le decía a San Sebastián: «¡qué me dejes hablar a ver, qué me dejes hablar».

Al nombrar al exministro socialista Jorge Semprún, San Sebastián le devolvió la jugada: «Él sí estuvo en un campo, tú no». Maestre ya era preso de la rabia:

Maestre: ¿No te da vergüenza a ti no ser antifascista?

San Sebastián: Es que estáis utilizando con desvergüenza un episodio trágico de la historia…

Maestre: Tú te pones del lado de los nazis, ¡ese es tu sitio! Antifascista y la fascista… ¡Como Mariló Montero!

San Sebastián: ¡Vete al…! No me hagas perder la educación.

Maestre: Ya la has perdido hace tiempo. Tienes la mente calenturienta.

[…]

Ana Rosa: No se puede, yo entiendo la discrepancia, pero el espectador oye dos voces cruzadas…

Maestre: Mira, Ana, te lo explico, cuando yo estoy hablando y explicando lo que significa este símbolo y esta señora dice ‘no te da vergüenza’, ¡tú ahí la tienes que parar y si no la paras es tu responsabilidad!

Ana Rosa: Discúlpame, ¡tú no me vas a decir a mí cómo utilizo esta mesa!

Maestre: Sí te lo voy a decir.

Ana Rosa: No, no me lo vas a decir.

Lejos de rectificar, el falso obrero (y ahora falso feminista), se puso flamenco en Twitter: «Orgullo antifascista. Orgullo de clase». Eso sí, escrito desde su iPad.

Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído