EMPLEADOS QUE DEDICAN HORAS A AYUDAR A OTROS

Uno de cada tres empleados del Banco Santander participan en programas de voluntariado social

Uno de cada tres empleados del Banco Santander participan en programas de voluntariado social

Desde Banco Santander ofrecemos diversas iniciativas de voluntariado para ayudar en la inclusión laboral de personas víctimas de violencia de género. Porque este problema nos afecta a todos. Y tú, ¿te animas a colaborar?”.

Este mensaje es el último ejemplo de los programas para empleados que el Santander está proponiendo en enero dentro de su portal de voluntariado en España. En todo el mundo, 66.000 empleados del grupo financiero participaron el año pasado en programas similares, un tercio del total, en favor de 366.000 personas.


La recogida de juguetes en Navidad para entregar a niños en situación de especial vulnerabilidad es uno de los programas de voluntariado del centro corporativo del Banco Santander en Boadilla del Monte (Madrid)

El voluntariado empresarial es una herramienta eficaz para generar orgullo de pertenencia, atraer nuevo talento, beneficiar la reputación de las marcas y, por supuesto, ayudar a la inclusión social de personas desfavorecidas. Entre las grandes corporaciones internacionales, Santander está a la cabeza de las que más han desarrollado su compromiso con el voluntariado.

“Necesitamos profesionales comprometidos y preparados, que sean un reflejo de la sociedad”, señalan desde la entidad. El grupo lanzó ya hace nueve años el programa Voluntarios Santander Comprometidos, que ofrece a todos sus empleados la posibilidad de dedicar una cierta cantidad de horas de trabajo cada año a colaborar en proyectos locales que impulsan la educación, la construcción de viviendas sociales, la limpieza de bosques y playas o el bienestar social de personas en riesgo de exclusión social, entre otros proyectos. Muchos de los proyectos se llevaron a cabo de la mano de organizaciones sociales. En total, se realizaron 3.000 colaboraciones con distintas asociaciones y ONG. En el caso del ejemplo que encabeza esta información, las ONG con las que colaboran los empleados del Santander son la Fundación Quiero Trabajo y la Fundación Integra.

Para el Santander, la implicación y el apoyo del equipo directivo es fundamental para el éxito de los programas de voluntariado. Es preciso que la acción y el apoyo al trabajo social impregne la cultura empresarial y se convierta en una filosofía de trabajo que cale en la organización de arriba hacia abajo, de modo que el compromiso de la alta dirección debe servir de ejemplo. Según un informe elaborado por el Observatorio de Voluntariado Corporativo, entre las muchas motivaciones que tienen las empresas para desarrollar estos programas está mejorar no sólo su imagen externa, sino también la percepción que tienen los empleados de la empresa, el clima de trabajo, la cohesión y el trabajo en equipo.

También refuerza el orgullo de pertenencia a una organización que destina recursos -tanto humanos como económicos- al servicio a la sociedad. Y aún existen otras ventajas añadidas: desarrolla las capacidades de los empleados, entre ellas el liderazgo, la iniciativa, la creatividad o la toma de decisiones. En definitiva, es la fórmula win win (todos ganan): las empresas, los voluntarios y, por supuesto, los colectivos beneficiados, las ONG o las instituciones benéficas.

Ser voluntario es una experiencia de transformación personal que puede cambiar la vida. El testimonio de una de las mujeres beneficiarias del programa De mujer a mujer, que lleva a cabo el Santander junto a la Fundación Integra, resume el gran valor que aporta este proyecto de trabajo social, en el que empleadas del banco trabajan mano a mano con mujeres víctimas de violencia de género para apoyarlas en la búsqueda de un empleo que les ofrezca una segunda oportunidad. “Mi mentora me ha hecho ver cosas que a mi sola me hubiese sido imposible reconocer. Levantar mi autoestima…me ha dado la oportunidad de ver las habilidades que hay dentro de mí. Esta iniciativa me ha permitido escapar de una muerte segura”.

Y otra conclusión interesante puede extraerse de los datos que aporta el estudio “Volunteer Impact”, realizado por Deloitte, en el que muestra cómo los jóvenes prefieren las empresas socialmente responsables no sólo como clientes sino también a la hora de buscar empleo: el 62% de los trabajadores de entre 18 y 26 años prefiere acceder a las empresas que ofrecen programas de voluntariado y el 97% de los trabajadores de esta franja de edad cree que todas las compañías deberían promover este tipo de iniciativas. En este sentido, el voluntariado corporativo se convierte en un imán para atraer talento.

Las últimas tendencias están centradas en el denominado “pro bono” o voluntariado profesional, en el que los empleados tienen la posibilidad de aportar el conocimiento y experiencia que desarrollan en su puesto de trabajo para apoyar una buena causa. Es decir, ayudar en el trabajo social con lo que mejor saben hacer. Para las empresas es un tipo de voluntariado especialmente estratégico, ya que les permite aportar desde su know how. De hecho, los expertos aseguran que aprovechar el talento de los trabajadores tiene un impacto mayor y más sostenible a largo plazo, al tiempo que permite a las ONG acceder a servicios que necesitan y de los que no disponen a nivel interno. Un ejemplo de este tipo de trabajo social es Santander Legal Pro Bono, que consiste en que los abogados de la entidad utilicen todo su conocimiento y habilidades profesionales para apoyar a organizaciones sociales, culturales o educativas sin fines de lucro que no pueden pagar servicios legales.

En España, uno de los proyectos estrella es “Euros de tu nómina”, gracias al cual se convocan y entregan los Premios Proyectos Sociales del Banco Santander desde hace once años, gracias a los cuales varias decenas de ONGs han visto cómo muchos de sus proyectos sociales se han hecho realidad. Hasta ahora, los empleados han desembolsado 3 millones de euros y han impulsado la labor de más de 80 organizaciones. Son los propios empleados quienes apadrinan a las candidatas, las presentan a sus compañeros e intentan que sus proyectos obtengan el reconocimiento que merecen.

Voluntarios del Santander asisten a la actuación del coro Malagasy Gospel, de la Fundación Agua de Coco, ONG premiada en la categoría de Cooperación Internacional de la décima convocatoria de los Premios Proyectos Sociales del Santander

Tras los premios, se hace también seguimiento de los proyectos y de sus resultados. La ONG sevillana Crecer con Futuro informó de cómo ha ido el plan ‘De tú a tú’, uno de los ganadores de los premios del Santander, gracias al cual una docena de jóvenes extutelados por la Administración cuando eran menores y que ahora tienen entre 18 y 25 años, han recibido un mentoring especial para integrarse social y laboralmente en la ciudad. Los chicos y chicas que viven el sistema de protección de menores deben dejar los centros donde viven al cumplir la mayoría de edad. Se enfrentan al reto de iniciar el camino hacia su emancipación con una mayor presión que el resto de su generación, con una red social debilitada, pocos recursos y escasas oportunidades de futuro.

A través de “De tú a tú”, los extutelados cuentan con una persona voluntaria que les aporta tanto apoyo emocional como acompañamiento en su proceso de emancipación, dentro de un plan de trabajo: búsqueda empleo, formación, vivienda, ampliación de su red social… desde una relación cercana y de confianza.

Según la asociación, “tener un referente adulto es para ellos y ellas una gran oportunidad para que su proceso de emancipación sea más sencillo y se alejen de las situaciones de riesgo social”. Así, al finalizar el programa siete de los jóvenes comenzaron un itinerario de inserción socio-laboral en colaboración con la Fundación Don Bosco; cuatro consiguieron empleo tras un proceso de formación profesional; se logró facilitar nueva vivienda a otros cuatro; se cubrieron las necesidades básicas de alimentación, higiene y transporte a otro joven; se apoyó a seis de ellos en su acceso a becas de estudios y educación reglada; se dio respaldo a varios para tramitar prestaciones sociales de apoyo, y una de las chicas consiguió enfrentarse a la situación de violencia de género que estaba sufriendo y accedió a un programa de apoyo para mujeres víctimas de violencia.

Además de “Euros de tu nómina”, el programa de voluntariado del Banco Santander en España beneficia a más de 14.000 personas, a través de programas de educación financiera, mentoring y coaching de colectivos en riesgo de exclusión dirigidos a prevenir el abandono escolar y mejorar su empleabilidad. En 2018, dedicó 179 millones de euros a inversiones sociales que beneficiaron a 2,5 millones de personas, una cifra que se incrementó en 2019 y que se conocerá en las próximas semanas, cuando el grupo haga público una nueva edición de su informe de banca responsable.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído