Las tres ministras se lanzan como 'vampiras' contra los padres

Santiago González le propina un estacazo a la ‘cochera de Drácula’ y a sus dos acompañantes: «Estamos en manos de enfermos»

Santiago González le propina un estacazo a la 'cochera de Drácula' y a sus dos acompañantes: "Estamos en manos de enfermos"
Santiago González le sacude la del pulpo a Celaá y a los dos Monteros, Irene y María Jesús.

¡Q Gobierno de coalición nos espera a los españoles! No llevan una semana los nuevos y viejos ministros cohabitando en La Moncloa y ya están perpetrando auténticos despropósitos de palabra y de acción.

Santiago González, columnista de El Mundo y también fiel colaborador de ‘Herrera en COPE‘ comenta en su tribuna de este 18 de enero de 2020 las desafortunadas declaraciones de la ministra de Educación, Isabel Celaá, sobre que los niños no pertenecen a sus padres, y que fueron aplaudidas por las titulares de Igualdad, Irene Montero, y de Economía, María Jesús Montero, a la sazón también portavoz del Ejecutivo de Pedro Sánchez:

Fue pertinente la pregunta de la periodista Ketty Garat: «¿Cómo se compadece la desjudicialización de la política con recurrir el pin parental?». Ahí las intervenciones de las tres coincidieron con el dictamen de la ministra Celaá: «Los hijos no pertenecen a los padres de ninguna manera». Quiere decir con ello que los padres no tienen derecho a intervenir sobre el adoctrinamiento de sus hijos en la escuela, en materia de sexo, un suponer, con especialistas que les expliquen los rudimentos conceptuales de las actitudes LGTBI.

González tiene muy claro cuál es el objetivo del gabinete sanchista-podemita:

Así se comprende que este Gobierno esté contra la escuela concertada: para que los hijos pertenezcan al Estado. Ojalá hubiese un pin parental para que los padres catalanes puedan impedir el adoctrinamiento de sus hijos. La ministra de Igual da intervino para decir que los hijos de los padres homófobos tienen el mismo derecho que otros niños a que les expliquen la buena nueva del sexo ad libitum, que «el pin parental es una ruptura del pacto de violencia de género» y tuvo el arrojo de invocar la Declaración Universal de Derechos Humanos, que en su artículo 26.3 dice. «Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos». Textualmente.

Fue lo único en lo que se ciñó ‘Irene Ceaucescu’. En sus otras intervenciones se limitó a indicar que «cuando tenga respuesta y en otro ámbito que no es este ya se lo comunicaré». La nueva portavoz estuvo más suelta incluso que su predecesora, aparte de exhibir su maestría de dejar caer todas las d que había en su discurso en posición intervocálica.

El columnista respalda lo que dice la ONU en relación a que los padres tienen el derecho a escoger el tipo de educación que debe impartirse a sus hijos:

En esto yo estoy con la ONU. Prefiero explicar yo a mis hijos las verdades verdaderas de la vida a que lo haga cualquiera de las tres gracias que ayer comparecieron en Moncloa. Irene ha nombrado directora general de Diversidad Sexual y LGTBI a Boti García Rodrigo. El vicepresidente Ceaucescu la entrevistó en La Tuerka y le invitó a contar que se lio con una alumna suya de 17 años. Ella lo confirmó gozosa, diciendo que la madre la perseguía con una plancha caliente. Es de suponer que a aquella madre le gustaría que en el instituto de su hija hubiera un pin parental en la creencia, sin duda errónea, de que su hija pertenece más a Boti o Celaá que a ella misma. No hablo en esto por mí; mis dos hijos son varones y nunca han sido personas de riesgo para depredadoras como Boti García.

Y recuerda que al final acabaremos en toda España como lo que ha sucedido en Baleares con el caso de unos abusos a menores dentro de un centro tutelado:

En la Comunidad balear se ha destapado este mes de enero un caso escalofriante: en un centro tutelado por el Consell de Mallorca, al cuidado del Consell Mallorquín de Asuntos Sociales, se prostituye a niñas tuteladas de 13 y 14 años que se fugaban del centro. Salidas no autorizadas en el lenguaje paliativo de la institución. Cinco educadores sociales han sido despedidos por acosar sexualmente a menores internos, aunque la consejera de Asuntos Sociales, Fina Santiago, llamaba a la calma porque «en ningún caso se dieron relaciones sexuales completas». Hace tiempo que esto pasa, la presidenta Armengol admite conocerlo desde antiguo. El PSOE, Podemos y Mès per Mallorca son los socios del Gobierno autonómico a quienes compete la responsabilidad in vigilando. Pero Irene tiene banquillo. Dirigentes de Unidas Podemos de Castilla y León (2), Badajoz y Canarias han sido denunciados por abusos a menores. Estamos en manos de enfermos.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído