IRÓNICA Y DESOPILANTE CONTRAPORTADA EN LA RAZÓN SOBRE LA MINISTRA DE IGUALDAD

Ussía zarandea a Montero por su desplante a Letizia y de rebote le cae un zasca a Ferreras

"laSexta, está en el quinto coño, y ella es mujer de mucho kilometraje"

Ussía zarandea a Montero por su desplante a Letizia y de rebote le cae un zasca a Ferreras
Ussía 'justifica'a Irene Montero y su desplante a Letizia porque debe agradecer a su segunda casa lo de ser ministra.

Alfonso Ussía, excelso defensor de la Corona española, tira este 18 de enero de 2020 de una acerada ironía para comentar el chusco episodio protagonizado por la ministra de Igualdad, Irene Montero, quien no tuvo mejor ocurrencia que plantar a la reina Letizia para irse a laSexta a que la entrevistase Antonio García Ferreras.

El columnista de La Razón, al que no le duelen prendas cuando tiene que criticar a medios de su grupo, comenta que:

La Reina presidió anteayer una reunión sobre violencia de género en la sede madrileña de la Cruz Roja. La ministra que tendría que haber acompañado a Doña Leticia la dejó plantada. Se trata de una ministra, Irene Montero, muy hogareña, y prefirió visitar La Sexta, que es como su segunda casa. El acto que la ministra de Igualdad rechazó trataba sobre el maltrato de género. La escolta maltratada y humillada por Irene Montero ya ha cobrado la indemnización que solicitaba para evitar el juicio. Y hay que comprender a la ministra. Está harta de esos problemas. Por otra parte, la sede de la Cruz Roja en Madrid está establecida en la plaza de Rubén Darío, muy céntrica, en pleno barrio de Chamberí. Y por lógica, le venía mal el desplazamiento.

Añade que:

En cambio, su segunda casa, La Sexta, está en el quinto coño, y ella es mujer de mucho kilometraje. No ha sido por lo tanto, un desplante a la Reina, sino una coincidencia lamentable de agenda. Tampoco se presentó la secretaria de Estado, Noelia Vera, por parecidos motivos. Ya es secretaria de Estado y no puede perder el tiempo en minucias y menudencias. En el salón de Actos de la Cruz Roja no cabía un alfiler. Centenares de mujeres víctimas del maltrato que no echaron de menos ni a la ministra ni a la secretaria de Estado. Buen principio.

Asegura con mucho cachondeo que el problema estriba en que ella, Irene Montero, tenía que tener más protagonismo que la reina:

Todo el equipo ministerial de la hogareña está compuesto por mujeres, de tal modo que es una ministra de la Igualdad excesivamente proclive a la desigualdad. Y ella no desea establecer igualdades con la Reina. A la Reina, como al Rey, los sueña con la guillotina –in twitter véritas–, o en los farallones costeros repletos de tiburones –In twitter véritas, también–. Y por ende, no desea ser igual. Ella es más que la Reina y no admite competencias. Su disposición para apoyar y proteger a las víctimas del maltrato de género es absoluta, siempre que su agenda se lo permita, que en el caso que nos ocupa, no se lo permitió. Pero interpretar su ausencia como un desplante a la Reina es propio del fascismo malintencionado.

Subraya con toda la coña del mundo que el problema ha sido poner dos actos el mismo día y casi a la misma hora:

Y por otra parte, la culpa la tiene la Cruz Roja. Si la Cruz Roja y la Casa del Rey saben que la ministra de Igualdad tiene una cita en su segunda casa, ¿por qué organizan un acto paralelo y a la misma hora? No tengo el gusto de conocer personalmente a la ministra de Igualdad, y tampoco a su secretaria de Estado. Pero me consta que son mujeres de muy refinada educación. Lo que no se puede permitir es la mala intención de convocar una jornada reivindicativa con mujeres víctimas de la violencia de género, el mismo día y a la misma hora que una entrevista en su segunda casa.

Ussía sigue con el vacilón y afirma que la culpa la tiene la subdirectora general de Agendas:

No me atrevo con la Reina, pero sí me armo de valor para exigir la dimisión de los que organizan actos inoportunos en la Cruz Roja. Con anterioridad a convocar estas jornadas, los responsables de la Cruz Roja tendrían que haber contactado con la subdirectora general de Agendas, y haber preguntado: «¿ Podría venir la ministra a un acto en la sede de la Cruz Roja presidido por la Reina y convocado en beneficio de las mujeres maltratadas, o la señora ministra tiene ocupada la agenda?» Y la subdirectora general de Agendas, educadísima, le habría respondido a los convocantes: –Imposible. La señora ministra, a esa misma hora y en el mismo día, tiene cita en su segunda casa. Así, que si quiere la Reina que la señora ministra asista a ese acto, que la Reina cambie la fecha, siempre que previamente nos la consulte–. Las cosas hay que hacerlas bien, siguiendo centímetro a centímetro los pasos que determina el protocolo.

Y defiende la elección de Irene Montero porque, precisa, si laSexta y sin periodistas como Ferreras, no habría llegado adonde ha llegado:

Resulta muy fácil criticar a la ministra de Igualdad sin analizar previamente su escala de valores. La ministra, sin acto, seguirá siendo ministra, pero sin segunda casa, no habría agarrado el asa de su cartera ministerial. Y es de bien nacidos ser agradecidos, como confirma el dicho popular inmerso en el rico Refranero Español de Rodríguez Marín. Es inhumano lo que están haciendo con la pobre ministra. Me siento, más que indignado, compungido.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído