ENTREVISTA EN 'EL QUILOMBO'

Crisis agrícola: «Al consumidor alemán hay que convencerle de la calidad del tomate español por muy barato que sea el marroquí»

El 70 por ciento del total de la producción agrícola se comercialice en el exterior

España es una potencia agrícola con productos de indiscutible liderazgo mundial -como el aceite de oliva- y con otros que se sitúan entre los primeros puestos -como, por ejemplo, el vino-. Adicionalmente, las condiciones climatológicas y las mejoras tecnológicas introducidas en nuestra agricultura en los últimos treinta años hacen que en muchos otros su producción se adelante a la de otros países productores, facilitando su comercialización en otros países. Todo ello provoca que aproximadamente el 70 por ciento del total de la producción agrícola se comercialice en el exterior, ya que el consumo interno es del todo insuficiente para poder asumirla.

Del 30 por ciento restante, puede estimarse que cerca del 20 por ciento es comprado por la industria alimentaria española para su posterior transformación, de manera que tan sólo aproximadamente el 10 por ciento del total es adquirido por la distribución nacional para su venta directa a los consumidores.

Ante esta situación, responsabilizar a este último escalón de los problemas del sector primario por los bajos precios de venta al público fijados resulta excesivo, aunque también es cierto que éstos se sitúan en niveles tan bajos para determinados productos que en numerosas ocasiones se producen ventas a pérdidas, algo que ocurre muy especialmente en productos llamados “gancho” cuyos precios invitan a visitar los establecimientos para adquirir otros productos cuyas ventas permitan compensar las mencionadas pérdidas.

¿Cuál sería entonces el motivo real por el que los precios en origen son tan bajos e impiden mejorar la renta agraria? Este 19 de febrero de 2020, Mariano Íñigo, profesor de EAE Business School y y especialista en el sector de la alimentación, ha expuesto las claves de la crisis agrícola en ‘El Quilombo’, programa presentado y dirigido por Luis Balcarce.

TITULARES DE LA ENTREVISTA EN ‘EL QUILOMBO’:

«Lo que estamos viviendo ahora no es una situación puntual, es el resultado de que no se han hecho los deberes bien durante mucho tiempo».

«Es imposible comparar la agricultura española con la argentina o estadounidense».

«Habrá que poner el producto en valor y hacer ver al consumidor alemán que un tomate español es infinitamente mejor que un tomate marroquí por muy barato que sea el marroquí».

«La calidad hay que pagarla, la gente no es consciente de la diferencia de calidad».

«No le prestamos suficiente atención a la presentación final del producto».

«O somos competitivos o realmente tenemos un problema».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído