LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

Carmen Calvo se queda en bolas al filtrarse la ‘generosa’ oferta que hizo a los golpistas catalanes

Sabino Méndez: "Todos sabemos que al perro flaco de Sánchez lo tienen cogido por los presupuestos y Esquerra Republicana ya ha empezado a apretarlos y retorcerlos"

Carmen Calvo se queda en bolas al filtrarse la 'generosa' oferta que hizo a los golpistas catalanes
Carmen Calvo y Oriol Junqueras.

Otro engaño más del Gobierno de Pedro Sánchez que ha quedado al descubierto porque los independentistas del Ejecutivo catalán no han querido callarse la boca.

Carmen Calvo, vicepresidenta primera, ha pecado de pardilla, pese a sus años de experiencia en política, creyendo que lo que había pactado en secreto con los secesionistas, la salida de la cárcel de separaristas como Oriol Junqueras, no iba a salir a la luz. Craso error. No hay cosa que más le guste a un ‘indepe’ que presumir de haberle arrancado una concesión al Gobierno de España.

Este asunto de la salida del que fuera vicepresidente de la Generalitat de Cataluña es el asunto que ocupa y preocupa a editoriales y columnistas de la prensa de papel de este 28 de febrero de 2020.

El editorial de ABC deja bien a las claras que el Gobierno de España está arrodillado ante los golpistas catalanes y encima estos le dejan en mal lugar revelando lo hablado en la mesa de negociación. Ahora bien, más allá del chismorreo, lo cierto es que la oferta de Carmen Calvo a los independentistas no puede pasarse por alto porque sencillamente es una ignominia:

El Govern reveló ayer que Carmen Calvo propuso el retorno de los huidos de la Justicia y la excarcelación de los condenados si eso suponía el final del «conflicto». Desde el punto de vista de las formas, una vicepresidenta habló por todo el Parlamento y por todo el Poder Judicial, como si España estuviese en un régimen autoritario, lo cual refleja el talante del Gobierno de Sánchez. La oferta de Calvo no deja de ser el blanqueamiento de unos gravísimos delitos, un pasaporte de inmunidad e impunidad para unos golpistas y el salvoconducto para que unos delincuentes regresen a la política como si nada hubiese pasado. O como si sus sentencias fuesen una nadería impresa en papel mojado. Además, se trata de independentistas que no solo se han jactado de pisotear la legalidad, sino que han expresado con orgullo victimista su voluntad de reincidir mientras entran y salen de prisión: Oriol Junqueras y Raül Romeva serán los siguientes. Es incomprensible que Sánchez haya accedido a semejante extorsión.

Luis Ventoso siente que en España se ha instalado un aroma de derrota viendo que da igual lo que diga la Justicia porque el Gobierno de Pedro Sánchez está dispuesto absolutamente a todo con tal de permanecer en el poder. ¿Lo primero? Sacar de la cárcel a los presos golpistas:

Cunde un aroma de derrota entre quienes ven cómo se afloja la unidad del país y se ponen en solfa principios democráticos. Según contaron fuentes del Govern ayer a ABC, el Gobierno les ofertó en La Moncloa sacar a los presos a la calle y traer de vuelta a los fugitivos («los exiliados», en la jerga separatista ya asimilada por el tertulianismo progresista). Una oferta así supone cepillarse pilares de cualquier Estado de Derecho, pues lo que está diciendo el Ejecutivo es que él se pone a la Justicia por montera y si quiere liberará a los presos a la calle y perdonará a los fugados cuando le dé la gana, digan lo que digan los jueces, proteste lo que proteste la oposición, se ofendan lo que se ofendan la mayoría de los españoles.

La Razón pone el foco en el juez Marchena, que evitó incluir en su sentencia el artículo que imposibilitara a los golpistas poder acceder al tercer grado hasta que no hubiese cumplido al menos la mitad de la condena:

Lo peor es que está deriva política se daba por descontada desde el mismo momento en que los reos pasaron a depender del sistema penitenciario catalán, lo que motivó la petición de la Fiscalía al Tribunal Supremo de que se incluyera en la sentencia el artículo 36.2 del Código Penal, que establece que cuando la duración de la pena de prisión impuesta sea superior a cinco años y se trate de una serie de delitos, entre los que se encuentra la sedición, la clasificación del condenado en el tercer grado de tratamiento penitenciario no podrá efectuarse hasta el cumplimiento de la mitad de la misma. No lo entendió así el magistrado Manuel Marchena, presidente del tribunal sentenciador, por entender que las penas accesorias de inhabilitación impedían la reiteración delictiva. Fue un error, como ha demostrado la realidad, que ha hecho un flaco favor a la dignidad de la Justicia española, al tiempo que ha dado a los partidos separatistas un fatal instrumento para mantener su desafío al Estado.

Sabino Méndez comenta que a Sánchez le tienen cogido por los presupuestos y de ahí que al final golpistas presos y fugados puedan disfrutar de la libertad:

A perro flaco, todo son pulgas. El perro flaco es, claro, el presidente Pedro Sánchez. Como si fuera poco el ridículo de anteayer con la parodia de mesa Acacias 38, ahora va a la cárcel de Lledoners y le pone en la calle también a Oriol Junqueras. Ahora la chiquillería vuelve a casa; a su cunita, su peluche y su biberón. Nos alegramos de ello, pero todos sabemos que esa salida anticipada no significa otra cosa que el retorno a la época de las concesiones, la primera de las cuales fue el gesto del Tribunal Supremo al desatender las demandas de la fiscalía sobre beneficios penitenciarios. Unos conceden por magnanimidad y otros por necesidad. El perro flaco disimulará todo lo que pueda, pero todos sabemos que lo tienen cogido por los presupuestos y Esquerra Republicana ya ha empezado a apretarlos y retorcerlos.

El editorial de El Mundo relaciona la aprobación del techo de gasto con el apoyo pasivo de ERC con la sospechosa salida de Oriol Junqueras de la cárcel tres veces a la semana:

El mismo día en que el separatismo más radical mostraba su respaldo presupuestario a Sánchez en el Congreso, la Junta de Tratamiento de la cárcel de Lledoners acordaba aplicar el artículo 100.2 del reglamento penitenciario a Oriol Junqueras y a Raül Romeva. Los dos saldrán seis horas al día tres veces por semana para trabajar en tareas de voluntariado, en virtud de esa suerte de medida de gracia o indulto gradual que puede aplicarse porque el Supremo, en su sentencia condenatoria, no quiso estimar la petición de la Fiscalía de que los condenados no pudieran acceder a un régimen de semilibertad hasta cumplida, al menos, la mitad de la condena. Así que Junqueras, en virtud de la transferencia de las competencias penitenciarias a la Generalitat que ahora el PNV va a arrancar a Sánchez para el País Vasco a cambio de su apoyo a los Presupuestos, saldrá próximamente de prisión para poder pilotar la precampaña con mayor comodidad, sin haber mostrado signo de arrepentimiento –más bien de reafirmación en el desafío– y ni siquiera dar garantías a Sánchez de un voto a favor de sus cuentas.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído