INDECENTE 'ALÓ, VICEPRESIDENTE' EN TVE

Se agotan las rodilleras en TVE: la entrevista-felación de Franganillo a Pablo Iglesias insulta la memoria de 13.055 muertos por coronavirus

Tomar nota. El chavista Pablo Iglesias no sabe de Pactos de la Moncloa y se ha dado una vuelta por TVE para que le hagan una entrevista con rodilleras. Se ha permtido decir que el Gobierno trabaja para que el «ingreso mínimo vital sea una realidad lo antes posible» porque «ya era una necesidad» antes de la crisis del coronavirus, y ha mentido como un bellaco diciendo que hay 10 millones de ciudadanos en riesgo de pobreza y un 30% de pobreza infantil en España.

Lo hizo con el permiso del periodista Carlos Franganillo, que honró a la profesión con una entrevista norcoreana en la que no hubo como cabía esperar ni una pregunta incómoda. Iglesias se echó un mitin en el que casi no hubo autocrítica —»claro que cometimos errores»— pero no dijo cuales porque el entrevistador no se lo preguntó.

El vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, cargo que suena casi bananero, ha dicho que «este virus no entiende de territorios, pero sí entiende de clases sociales». No sabemos si lo dijo por el Carlos Falcó, marqués de Griñón, muerto por coronavirus o por su mujer Irene Montero, que tuvo el privilegio de que le hagan todos los test que sean necesarios, a diferencia de muchos españoles a los que no se les hizo ningún test y de los cuales muchos de ellos murieron en sus casas sin atendidos.

Le podría haber preguntado por qué el ministerio de Sanidad mintió al decir que tenían material suficiente para hacer frente al coronavirus,  cuando casi 10.000 sanitarios están contagiados por el coronavirus. O mentir cuando se afirma en medios de comunicación internacionales que en España no cesan de aterrizar aviones con ayuda sanitaria esencial. O mentir cuando se oculta a los españoles que eran 640.000, y no 9.000, los tests inútiles adquiridos para la detección rápida del virus. Pero ninguna de estas cuestiones le pareció a Franganillo que merecían la pena preguntárselo a Iglesias.

La entrevista tuvo un momento viral. Al acabar la entrevista y despedirse de Iglesias, que dio las gracias trabajadores de TVE por su desempeño, intentó seguir con el Telediario. «Queremos detenernos en la cifra que cada…”, comenzó a decir, pero se detuvo por la entrada de un vídeo que le interrumpió. Después de este pequeño error, el periodista mostró un gesto de rabia pensando que las cámaras no lo grabarían.

«Felicitaciones por el trabajo que están haciendo en TVE», se despidió Iglesias. No era para menos después de semejante masaje.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído