¡A las barricadas, periodistas!

El Gobierno Sánchez inicia su ‘Operación Mordaza’ intentando silenciar a Periodista Digital con un burofax de puño y letra de Pablo Iglesias

Lo que se busca, y basta echar hoy un vistazo a la portada del ‘ABC’ o a los periódicos y medios online que todavía conservan una pizca de decencia y cierto orgullo profesional, es asustar y provocar la autocensura

El Gobierno Sánchez inicia su 'Operación Mordaza' intentando silenciar a Periodista Digital con un burofax de puño y letra de Pablo Iglesias
Pablo Iglesias y la censura que trata de imponer a los periodistas el Gobierno Sánchez. PD

Al alba y con cielo nuboso, empezó este 16 de abril de 2020 la ‘Operación Mordaza’.

El burofax, firmado de puño y letra por Pablo Iglesias Turrión, y dirigido al director/a de Periodista Digital, que soy yo, nos conmina de entrada a reproducir la nota que insertamos debajo, con relación al artículo titulado ‘El rumor del divorcio de Iglesias y Montero, con amante incluida, agita la cuarentena de Podemos’, que publicamos el pasado 4 de abril.

Dice textualmente en su mensaje previo el vicepresidente Iglesias, subrayando la frase: «Entiendo que su divulgación únicamente pretende causarme perjuicio a mí y al resto de personas mencionadas en el artículo».

Basta leer la pieza, para comprobar que nada más lejos de nuestra intención, como alejado está este chusco burofax, que su protagonista remite desde su mansión de Galapagar en lugar de hacerlo desde el edificio del INIA, donde ha sentado sus reales con sus 10 asesores personales, del deseo de Iglesias de defender su derecho a la intimidad.

Lo que se busca y basta echar hoy un vistazo a la portada del ‘ABC o a los periódicos y medios online que todavía conservan una pizca de decencia y cierto orgullo profesional, es asustar y provocar la autocensura.

El burofax de Pablo Iglesias al director de PeriodistaDigital.

Queda feo citarse, pero fue ya hace ocho días cuando expliqué con detalle en un largo ‘Mensaje a Sánchez, Iglesias y cuadrilla’ que estaban ajustando los detalles y que, en una estrategia de comunicación con peste al nazi Goebbels, iban a retorcer la ley, montar una inquisición ‘progre’ en la Fiscalía y a poner en marcha la táctica del burofax.

En los 44 años, 4 meses, y 25 días, transcurridos desde que se murió en la cama el general Franco, ningún Gobierno español ha acumulado tanto respaldo mediático como el engendro de 22 ministros montado por Sánchez e Iglesias, con apoyo de los proetarras de Bildu, el PNV, los golpistas catalanes y algún otro zarrapastroso.

Cuenta Sánchez con RTVE, todas las cadenas de televisión privadas y públicas -incluyendo por supuesto a Telemadrid-, todos los diarios en papel con excepción del ‘ABC’  y ‘El Mundo’ –La Razón‘ de Marhuenda dependerá siempre de lo que manden los de arriba-, la Agencia EFE y un batallón de tertulianos, muchos de los cuales salían en pantalla en tiempos de Rajoy, de cuya interesada obediencia a las consignas de La Moncloa es imposible dudar.

La criminal irresponsabilidad, las pifias, errores y la falta de previsión del Gobierno Sánchez, nos otorga el sonrojante récord de ser el país del mundo con más muertos por millón de habitantes.

Con el objetivo de seguir durmiendo en La Moncloa y continuar disfrutando de sus puestos y privilegios, Sánchez y los suyos necesitan solapar está inmensa tragedia en un baile de estadísticas y sustituir los entierros por guateques de balcón y series cutres en TVE.

Y para lograrlo, no les basta con la opulenta ‘Brunete Pedrete, a la que han dado ya 15 millones de euros y a la que han prometido regar con otros 1.000 en publicidad institucional, porque la gente confinada en sus casas se ha lanzado a las redes sociales, a buscar en Internet y a intercambiar mensajes.

Tienen que silenciar como sea a medios online como Periodista Digital y dificultar al máximo que los españoles, enclaustrados domiciliariamente puedan difundir información en grupo.

De lo que este miércoles emergió del ultimo Barómetro del CIS, que preside el militante socialista José Félix Tezanos, lo de menos son los datos de intención de voto, porque Sánchez siempre gana o la opinión de la ciudadanía sobre la economía, porque les ha salido un chiste siniestro.

Lo relevante de verdad es la pregunta de si habría que ‘prohibir’ la difusión de bulos e ‘informaciones engañosas y poco fundamentadas’ por las redes y los medios de comunicación, de modo que bastasen solo las ‘fuentes oficiales’ para hablar de la pandemia.

La respuesta, abrumadoramente mayoritaria a favor del aparato de propaganda de La Moncloa, se daba por descontada, y va a servir al socialista Sánchez y al chavista Iglesias para sumar a los actuales 22 ministerios uno más, el de la Verdad, cuya sede podría estar en el Palacio del Marqués de Fontalba, en 17 del Paseo de la Castellana de Madrid, donde tiene su despacho Dolores Delgado, la del ‘Marlaska maricón.

Asistida la señora fiscal, sin reticencias, por los ministros de Interior y Justicia.

De ahí, a los que no pueden comprarnos con dinero público -porque no estamos dispuestos a aceptarlo-, nos van a empezar a llegar las demandas como confeti, firmadas por los que empujaron al contagio a decenas de miles de españoles instándoles a ir a las manifestaciones del 8M, los que hicieron oídos sordos por sectarismo a los avisos de la OMS o la UE, los que racanearon a policías, guardias civiles y sanitarios las mascarillas de protección y han condenado a morir asfixiados sin respiradores ni test a más de 10.000 ancianos españoles.

Hoy nos ha llegado el burofax de Pablo Iglesias, pero vendrán muchos más y cualquiera que conozca por dentro los medios de comunicación sabe el efecto que produce la llegada de uno de esos sobres de Correos, anunciando una demanda, una querella o una denuncia, firmada por un bufete de abogados.

Mucho más si se trata de Abogados del Estado, que es de lo que van a tirar, porque les salen gratis.

Si vives en el alambre, cuando terminas de pagar las nominas de los redactores, los costes del servidor de Internet, la línea de fibra óptica, los seguros sociales, la calefacción y todo lo cuelga, lo último que te apetece es empezar a provisionar fondos, contratar procurador, adelantar dinero a tu letrado y asumir la posibilidad- aunque sea remota- de que te caiga una condena.

En España, la Justicia tiene mucho de lotería y siempre existe el riesgo de que el expediente caiga en un juez que, además de aceptar la demanda, te imponga ‘cautelarmente’ una fianza descomunal, que te deja las finanzas patas arriba.

Si el asunto no llega a nada, pero no condenan en costas a los que te han empapelado, termina saliéndote la cosa por un ojo de la cara.

Así que lo aconsejable, lo razonable, lo conservador es eludir el peligro.

¿Y cómo se hace eso? Pues callándote, evitando ciertos temas, esquivando a ciertos personajes y autocensurándote.

No lo vamos a hacer en Periodista Digital, porque sabemos que al final, después de muchos sudores, llega el Tribunal Supremo y en eso confiamos.

Decía Voltaire, hace ya tres siglos, que ‘la política es el camino para que los hombres sin principios puedan dirigir a los hombres sin memoria’.

No se si esta panda tienen ‘principios‘ dignos de ese nombre, pero deberían saber ya que nosotros sí tenemos memoria.

Y parafraseando a Quevedo, viene al pelo esta estrofa escrita hace 400 años:

  • ”No he de callar por más que con el dedo,
    ya tocando la boca o ya la frente,
    silencio avises o amenaces miedo”.

¡A las barricadas periodistas!

ALFONSO ROJO

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Alfonso Rojo

Alfonso Rojo, director de Periodista Digital, abogado y periodista, trabajó como corresponsal de guerra durante más de tres décadas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído