PARA EL DIARIO DE PRISA, TODA OPINIÓN QUE CRITIQUE AL GOBIERNO ES EXTREMA DERECHA

‘El País’ suelta que el «ultranacionalismo español» se sirve del programa ‘Estado de alarma’ para difundir sus bulos

"El ultranacionalismo español ha aprovechado la situación excepcional creada por la pandemia de SARS-CoV-2 para desplegar toda una batería de técnicas propias de un manual de manipulación informativa que, en última instancia, busca el beneficio de su propia agenda política"

'El País' suelta que el "ultranacionalismo español" se sirve del programa 'Estado de alarma' para difundir sus bulos

Manual de la ultraderecha para desinformar. Con este titular se descuelga el diario El País, conocido despectivamente por sus críticos como ‘Lo País‘ por su indisimulado servilismo al poder y a La Moncloa desde que llegó Pedro Sánchez a ocuparla.

El diario de PRISA considera que «la estrategia de desinformación orquestada por la ultraderecha sobre la crisis del coronavirus va mucho más allá de la difusión de bulos».

El rotativo dirigido por Soledad Gallego-Díaz cree que, en definitiva, todo lo que sea salirse de los cauces informativos tradicionales, como la prensa escrita y digital, y las subvencionadas televisiones, donde hacen fortuna gracias a la ayuda del gobierno laSexta y otras, es «manipulación informativa» para el beneficio «de la propia agenda política» de ese ‘ultranacionalismo‘.

Una pena que su reportaje no alcance cotas de mayor seriedad o amplitud si recogiese a su vez los mecanismos de los que ha hecho gala el Gobierno de Sánchez para intentar moldear el mensaje a su gusto. Tenían varios ejemplos. Tanto el CIS de Tezanos, con su polémica pregunta 6, como la polémica protagonizada por el general Santiago, jefe de Estado Mayor de la Guardia Civil, sobre la predisposición de su cuerpo a perseguir «noticias negativas» sobre el Gobierno.

El País pone en la diana el programa de YouTube ‘Estado de alarma’

Este diario ha puesto en su diana al programa ‘Estado de alarma’, que se emite con gran repercusión en YouTube y donde colaboran el director de Periodista Digital, Alfonso Rojo, y el redactor-jefe, Luis Balcarce.

Según esta información, en él colaboran «comunicadores y políticos vinculados a la extrema derecha«. Es decir, todo lo que sea salirse de su cauce tradicional y que además critique la gestión gubernamental en esta pandemia es «extrema derecha». Y así todo. Si diéramos por buena esta afirmación, entonces ‘La Tuerka’, ‘Otra vuelta de Tuerka’ y ‘En la Frontera’, que presentan Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero y otros afines podemitas sería extrema izquierda. Pero esto ni El País ni otros lo dicen.

El País sale en defensa de las plataformas de ‘verificación’

En este cóctel, no podía faltar la defensa de dos plataformas que según esta información son atacadas por la extrema derecha, Newtral y Maldita.

Si una parte de la sociedad concluye que su método de verificación es muy aleatorio, cuando no sesgado, y hasta ellos mismos admiten, como fue el caso de Maldita, que necesitaban ampliar su espectro ideológico para no caer otra vez en los mismos errores, eso es extrema derecha. Para El País, insistimos, todo es extrema derecha.

El investigador italiano Giovanni Sartori, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en el año 2005, afirma que de nada sirve en una democracia tener elecciones libres si la opinión no lo es.

«Las elecciones libres con una opinión que no es libre no significan nada. El pueblo debe ser soberano sí, pero un soberano vacío que no tiene nada que decir, sin opiniones propias, es un mero sancionador, alguien que se limita a ratificar algo, un soberano de nada», dejó por escrito.

El País, con todo su potencial, se empeña en denigrar la opinión que de la realidad y la vida política puedan tener los más de doscientos mil suscriptores del canal ‘Estado de alarma’ (ha superado en suscriptores por ejemplo, a El Mundo) bajo la infantil pataleta de «todo esto es extrema derecha».

Sartori decía que las opiniones no se expresan solo en las eleciones, dado que colectivos como los medios de comunicación (junto a los grupos de interés económicos y los grupos ideológicos) emitían opiniones continuamente y con mayor convencimiento que los electorados.

Pues por tanto, vamos a dejar que todos opinen y que la opinión, cuanto más libre sea, consiga arrojar un resultado electoral que refleje de verdad lo que ha querido el electorado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído